El Popular recupera la normalidad operativa, pero los accionistas estudian demandas

Madrid, 8 jun (EFE).- El Banco Popular ha recuperado hoy la “normalidad” en su operativa tras ser intervenido ayer por las autoridades europeas y adjudicado al Banco Santander, una operación que supondrá la pérdida de toda la inversión para accionistas y titulares de bonos que ya estudian acciones legales.

Pese a que parte de los más de 300.000 accionistas de la entidad financiera han comenzado a movilizarse y organizarse para intentar recuperar su dinero, fuentes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) han descartado que, como ocurrió con Bankia, se pueda poner en marcha un arbitraje que les permita recuperar sus ahorros.

Las mismas fuentes han precisado que una posible compensación dependerá enteramente de la voluntad de su nuevo propietario, el Banco Santander, ya que el Mecanismo Único de Resolución (MUR) no contempla ni ayudas ni indemnizaciones.

Tal y como han recordado, el Banco Central Europeo (BCE) decidió la intervención del Banco Popular, una operación que organizó la Junta Única de Resolución, y ejecutó el FROB.

Esta era la primera vez que Europa aplicaba esta resolución (intervención y liquidación) de una entidad financiera sin que fuera necesaria la aportación de dinero público.

Las nuevas normas imponen pérdidas a accionistas y acreedores, pero protegen a los depositantes.

La intervención del Popular se produjo ayer ante los problemas de liquidez y solvencia que sufría, como ha reconocido el vicepresidente del BCE, Vítor Constancio.

De la misma manera, fuentes del FROB han añadido que el volumen de depósitos del Popular también fue determinante para que el BCE se decidiera a intervenir, ya que el pasado 5 de junio el banco tenía un total de depósitos cubiertos y no cubiertos de 60.347 millones de euros, de los que 35.863 millones correspondían a personas físicas y 8.280 a pymes.

No obstante, de estas cifras, sólo 35.410 millones estaban garantizadas por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) al ser de menos de 100.000 euros.

Pese a toda esta situación, 24 horas después de anunciarse la venta, el Banco Popular “ha recuperado la normalidad” y sus empleados siguen atendiendo a sus clientes como hasta ahora, según ha afirmado el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez.

“Conseguir la estabilidad era lo importante y se ha conseguido”, ha dicho Álvarez durante su participación en el Encuentro Bancario Iberoamericano, organizado por la patronal bancaria AEB y la Federación Latinoamericana de Banca (Felaban).

Álvarez no ha querido pronunciarse sobre las demandas que previsiblemente, presentarán accionistas y bonistas del Popular, aunque ha precisado que Europa tomó las resoluciones “que quiso tomar” al respecto.

“Hemos sido compradores del banco en unas determinadas condiciones que estableció” la autoridad europea, ha añadido Álvarez, quien se ha felicitado por el buen funcionamiento del MUR, que nunca antes se había testado, y alabó la rapidez del proceso.

Una opinión que ha compartido el director adjunto de la Representación de la Comisión Europea en España, Juergen Foecking, que ha considerado que la operación de Popular es “una señal” de que el MUR europeo “funciona”.

En este sentido, y preguntado también por accionistas y tenedores de deuda del Popular, ha recordado que esto “es parte de las reglas del mecanismo de resolución”.

Sobre el Popular también se ha expresado hoy el presidente de la AEB, José María Roldán, al señalar que los problemas que atravesaba “eran conocidos desde hace tiempo”, pero que el entorno y “una estrategia parsimoniosa” no permitieron solucionarlos.

“Seguimos en un entorno que sigue siendo duro para los márgenes bancarios, y eso también ha podido impedir la solución”, ha explicado Roldán, que ha añadido que la principal lección de la crisis para España es que “el mero paso del tiempo no soluciona los problemas. La solución es atajarlos”.

Roldán ha destacado que la operación, que se ha llevado a cabo “con una rapidez inusitada”, “no ha supuesto ni va a suponer ningún coste para el contribuyente, ni para el Estado”, ya que se resolverá mediante medios privados.

“Los bancos de la AEB no han costado ni un duro al contribuyente español, y eso lo podemos seguir diciendo”, ha asegurado Roldán, que ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los clientes.

Acerca de ProfesionalesHoy 14929 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy