La CE refuerza el control de las cámaras de compensación ante el brexit

Bruselas, 13 jun (EFE).- La Comisión Europea (CE) propuso hoy reforzar la vigilancia comunitaria sobre las cámaras de compensación, intermediarios clave en las operaciones con derivados en euros de terceros países, lo que le permitirá supervisar este negocio concentrado en Londres tras el “brexit”.

La propuesta del Ejecutivo comunitario, anticipada en mayo, prevé dar nuevos poderes de supervisión a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA), con sede en París, pero no exige que todas las entidades de relevancia establezcan su sede en el territorio de la UE, una posibilidad que estaba sobre la mesa.

Las cámaras de compensación o casas de contrapartida central (CCP) actúan como intermediarias de las operaciones entre entidades y responden en caso de impago de una de las partes, lo que hace de ellas un actor clave para la estabilidad del sector financiero, como se hizo patente durante la última crisis.

El 75 % de actividades de compensación de derivados en euros a nivel mundial se llevan a cabo en el Reino Unido, donde diariamente se gestionan transacciones por valor de 927.000 millones de euros.

Esto hace de la City el centro neurálgico de la actividad y explica el interés de Bruselas y del Banco Central Europeo (BCE), emisor de la moneda única, por mantener la vigilancia cuando la ley comunitaria deje de aplicarse en el Reino Unido.

“Los números hablan por sí solos. El volumen de negocio con derivados en euros en el Reino Unido es importante y al final el BCE es el banco de emisión y tiene que lidiar con los problemas de liquidez en cualquier país dónde se sitúe la CCP, incluido el Reino Unido”, dijo un alto funcionario europeo.

La propuesta, que aún debe ser negociada con los países y el Parlamento Europeo, prevé crear una unidad de supervisión en el seno de la ESMA que se encargará de analizar qué CCP son relevantes para todo el sistema, es decir, podrían desestabilizarlo si quiebran o tienen problemas.

Las que no lo sean podrán seguir operando en la UE bajo las reglas actuales, mientras que aquellas que sí tengan importancia sistémica deberán, en función de su grado de relevancia, cumplir ciertos requisitos adicionales o trasladarse a algún país de la UE.

Las CCP de terceros países con importancia sistémica deberán cumplir todas las reglas comunitarias así como los requisitos adicionales -de capital o liquidez, por ejemplo- que impongan los bancos centrales nacionales de la UE, algo que estos deberán verificar.

Asimismo, deberán comprometerse a proporcionar información relevante a los supervisores europeos y permitirles realizar inspecciones en sus oficinas.

En última instancia, si la importancia de la CCP es tal que la ESMA considera que los requisitos citados no son suficientes, la Comisión puede exigirle además que obtenga una autorización para operar en la UE y, por tanto, que se establezca en alguno de sus Estados miembros.

Aunque ESMA aún no ha hecho sus evaluaciones, en esta última categoría podría entrar la London Clearing House (LCH), la compañía más importante del mercado en Europa, que gestiona prácticamente la totalidad de las transacciones con swap denominados en euros (468 de los 479 millones de euros diarios) y tiene sede en Londres.

La propuesta se enmarca dentro de la revisión del reglamento relativo a los derivados extrabursátiles, las entidades de contrapartida central y los registros de operaciones (EMIR).

Acerca de ProfesionalesHoy 14134 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy