CCOO afronta su Congreso con nuevo líder y el reto de afiliación y prestigio

Madrid, 25 jun (EFE).- CCOO afronta su XI Congreso Confederal con un relevo generacional en la Secretaría General y el reto de recuperar sus afiliados, tras el desplome del empleo durante la crisis, y también su prestigio tras los casos de corrupción que han salpicado a las organizaciones sindicales en los últimos años.

Tras ocho años al frente del sindicato, su actual secretario general, Ignacio Fernández Toxo, deja atrás una CCOO adelgazada, tras una profunda reestructuración que ha dejado el número de federaciones sectoriales en siete, tras un proceso de fusiones lento que ha durado varios años.

Una vez culminado el proceso de renovación profunda, CCOO pondrá el foco a partir de ahora en la acción sindical, luchando por una redistribución más justa de la riqueza y la recuperación de los derechos laborales perdidos en estos años de crisis.

Bajo el lema “CCOO se mueve”, el Congreso comenzará el próximo 29 de junio con la prioridad de recuperar los más de 250.000 afiliados que perdió durante la crisis, relegándole a la segunda posición, por detrás de UGT, como la central sindical con mayor representación entre los trabajadores.

En 2008, cuando Toxo se puso al frente de CCOO, el sindicato sumaba 1,2 millones de afiliados, una cifra que en la actualidad se ha recortado a 913.000, por detrás de los 931.558 que tiene UGT, un recorte directamente afectado por la caída del empleo y el incremento del paro.

Además de a su afiliación, la dureza de la crisis de los últimos años ha dejado una CCOO con su imagen dañada, consecuencia del desencanto de la sociedad por los casos de corrupción que han salpicado a las dos grandes organizaciones sindicales y la campaña de desprestigio lanzada desde algunos medios de comunicación, según han denunciado los propios sindicatos.

En concreto, el supuesto uso irregular de los fondos para la formación o la utilización de las tarjetas opacas que Caja Madrid daba a los consejeros de la entidad, caso en el que están implicados seis sindicalistas de CCOO, está detrás del descrédito que ha afectado al sindicato.

Para incrementar el número de afiliados y mejorar su imagen, CCOO va a abrir las puertas del sindicato a la sociedad, impulsando al máximo su participación, fortaleciendo la unidad de acción sindical y emprendiendo una ambiciosa política de alianzas sociales, según consta en la memoria de actividad.

El sindicato quiere poner el foco en los jóvenes y en las mujeres, reforzando estructuras en los centros de trabajo, impulsando la figura del “sindicalista de referencia” y dando más formación.

Y comienza dando ejemplo de ese rejuvenecimiento desde la Secretaría General, con la salida Toxo, que deja paso a las nuevas generaciones para que dirijan el proceso de transformación del sindicato.

Le sustituirá Unai Sordo, secretario general de CCOO en el País Vasco y veinte años más joven, que salvo sorpresa será el único candidato y que ha sido respaldado por todas las organizaciones, que lo consideran la persona con las mejores condiciones para seguir fraguando el consenso interno.

Sordo ha manifestado que, una vez esté al frente del sindicato, tratará de “vincular de una forma muy intensa sus recursos a la realidad de los centros de trabajo, a la nueva composición de la clase de trabajadora, así como al nuevo marco normativo y económico en el que se desenvuelven las empresas”.

El candidato ha subrayado además la importancia de adaptar la organización “a las nuevas percepciones de los trabajadores de lo que es el sindicalismo y de lo que es la acción colectiva, que ha cambiado radicalmente”.

Acerca de ProfesionalesHoy 16343 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy