La OMC identifica al “brexit” como uno de los desafíos principales del bloque

Ginebra, 5 jul (EFE).- La Organización Mundial del Comercio (OMC) identifica el “brexit”, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), como uno de los principales desafíos que deberá enfrentar este bloque comunitario, y advierte que del resultado de las negociaciones dependerá el efecto que éste tenga en los intercambios comerciales.

La OMC comenzó hoy a analizar las políticas comerciales de la UE, su implementación y sus efectos, y para ello ha elaborado un informe, en el que especifica que durante los últimos dos años “hubo varios problemas o riesgos que afectaron a la economía de la Unión y que es probable continúen en el futuro próximo”.

El primer riesgo es el del “brexit”, y si bien los economistas de la OMC explicitan que “aún no están claras las consecuencias del referéndum” ni para el Reino Unido ni para la UE, señalan que “del resultado de las negociaciones sobre la salida dependerá en gran medida su repercusión en las corrientes de comercio e inversión”.

Asimismo, el informe identifica el desafío que supuso para muchos países europeos la llegada de un elevado número de refugiados, “que ha provocado que “se incrementen los desembolsos fiscales en muchos países y que aumenten los controles en las fronteras”.

El documento señala además las variaciones de los precios del petróleo, el terrorismo y la incertidumbre electoral y política como otros factores “que han tenido una repercusión” en los intercambios de bienes y servicios de la UE.

Otro problema identificado por la OMS es la baja tasa media de crecimiento de la Unión y las importantes diferencias entre los Estados miembros, lo que puede tener una repercusión en el comercio.

La OMC subraya que las políticas de comercio e inversión de la UE son importantes para otros países y para el sistema multilateral de comercio, “e interesa a la organización en su conjunto la forma en que la Unión afronta las dificultades actuales”.

El vicedirector general de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea (CE), Joost Korte, quiso aprovechar precisamente la ocasión para hacer una reflexión sobre la OMC, dado que considera que hace falta un “esfuerzo serio y concertado para reforzarla”.

“Nos preocupa que haya una desconexión creciente entre los principios que forman la base del sistema (…) y la realidad, entre la teoría y la práctica y entre lo que hace esta organización y lo que debería hacer realmente”, señaló.

El alto funcionario de la CE se refirió a la función de deliberación de la OMC, dado que diferencias sobre cómo discutir ciertas cuestiones han llegado a bloquear el trabajo del Consejo General, y al hecho de que cuestiones “infinitas” sobre el procedimiento han dejado encallado temas importantes.

Tampoco el trabajo regular de la OMC es tan efectivo como debería, afirmó Korte, sobre todo ante la falta de cumplimiento de las notificaciones de los Estados miembros, por ejemplo en el apartado de los subsidios, y la consecuente falta de transparencia.

Incluso la función de la resolución de disputas de la OMC, la joya de la corona de la organización se encuentra bajo presión, lamentó el vicedirector general de Comercio de la CE.

Ante este escenario, recalcó, el esfuerzo individual “no es suficiente para impulsar a esta organización y salvaguardar el sistema multilateral”, especialmente ante tendencias proteccionistas y el descontento expresado por parte de la población mundial ante un comercio global que no beneficia a todos por igual.

Acerca de ProfesionalesHoy 15807 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy