La OPEP aumenta la producción pese a la extensión del recorte para impulsar precios

Viena, 12 jul (EFE).- La producción petrolera de la OPEP volvió a subir en junio, impulsada por Libia, Nigeria y Arabia Saudí, pese a extender hasta marzo de 2018 un recorte del bombeo que tenía por objetivo estabilizar y hacer subir los precios.

Según el último informe del mercado petrolero de la OPEP, la producción del grupo ascendió a 32,6 millones de barriles diarios (mb/d) en junio.

Eso son 393.000 barriles más que el mes anterior, sobre todo por el incremento de extracción de Libia y Nigeria, exentos del recorte por sus conflictos internos.

Pero también aumentaron su producción Angola e incluso Arabia Saudí, el mayor productor de la OPEP con unos 10 mb/d y, por tanto, el líder natural del grupo energético.

Es el tercer mes en el que la producción del grupo se incrementa, desde los 31,9 mb/d de abril hasta los 32,6 mb/d de junio.

La propia OPEP calcula que la demanda de su crudo en 2017 es de 32,3 mb/d, o sea, por debajo de su actual producción.

Los socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros diez productores independientes, entre ellos Rusia y México, acordaron retirar del mercado 1,8 mb/d del mercado a partir de enero pasado.

Ese pacto se extendió hasta finales de marzo de 2018 con el objetivo de impulsar los precios del petróleo, que, pese a ello, cayeron en junio porque el descenso de los inventarios sigue siendo más lento de lo esperado por el mercado.

Los países de la OPEP han cumplido con un recorte de 1,2 mb/d, aunque el incremento de la producción de sus socios exentos de aplicar el acuerdo ha aguado la política de cerrar los grifos para alentar los precios.

Según el informe de la OPEP, la producción de Libia aumentó en 300.000 barriles diarios entre abril y junio, y la de Nigeria en otros 237.000 barriles diarios durante el mismo periodo.

El propio informe señala que la tendencia bajista de los precios se debe al persistente exceso de producción, a la que contribuyen sus propios socios, y al lento drenaje de los inventarios.

La OPEP recuerda que su crudo se abarató en junio un 8 % pese a la extensión de un recorte que pretendía apuntalar su cotización.

A principios de febrero el barril de la OPEP tocó su máximo de 2017 con 54,24 dólares, mientras que el pasado 22 de junio se hundió en su mínimo anual con 42,58 dólares.

La OPEP también difundió por primera vez sus cálculos sobre la demanda mundial para 2018, con un incremento esperado de 1,26 mb/d hasta un total de 97,6 mb/d, equivalente a una subida del 1,29 %.

Este aumento es ligeramente inferior al que se espera este año, de 1,27 mb/d hasta los 96,4 mb/d, y que equivale al 1,31 %.

Los países en desarrollo consumirán la mayor parte del aumento de producción en 2018, con 1,06 mb/d, mientras que los países ricos, pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), aumentarán su consumo sólo en unos 200.000 barriles diarios, señalan los analistas de la OPEP.

El incremento del consumo en 2018 será cubierto en su mayor parte por países ajenos a la OPEP, que aumentarán su bombeo en 1,14 mb/d, con una expansión de la producción en Estados Unidos, Brasil, Canadá, Rusia y Kazajistán.

En 2018 liderará el aumento de producción EEUU, donde el petróleo de esquisto sigue en auge, con 860.000 barriles más por día, seguido de Brasil, con 220.000 barriles más por día; por el contrario, México producirá 170.000 barriles diarios menos, según los cálculos publicados hoy por la OPEP.

El incremento del bombeo de los competidores de la OPEP en 2018 se suma a los 800.000 barriles diarios que producirán más este año, lo que añade producción petrolera a un mercado ya sobreabastecido.

Con estos datos, el grupo petrolero prevé perder algo de mercado en 2018 respecto a 2017.

“La demanda de crudo de la OPEP en 2017 se estima en 32,3 mb/d, un aumento de 0,3 mb/d respecto a 2016. En 2018, la demanda de crudo de la OPEP se proyecta en 32,2 mb/d”, señala el informe.

La expansión de la demanda petrolera se sustenta en el “sólido” crecimiento económico mundial que se prevé tanto este año como el que viene en un 3,4 %.

Este crecimiento refleja, según los expertos de la OPEP, “un continuo fortalecimiento de la recuperación global que se está volviendo más equilibrada, con la estabilidad en el mercado petrolero como un elemento clave”.

Los países industrializados crecerán en 2018 un 1,9 %, algo por debajo del 2 % previsto este año.

Entre los países en desarrollo destaca el crecimiento de India en 2018, con un 7,5 %, mientras que China avanzará ese año un 6,2 %.

Rusia, con un crecimiento estimado el año próximo del 1,4 % y Brasil con el 1,5 % apuntalarán su recuperación después de una recesión, vaticina la OPEP.

Acerca de ProfesionalesHoy 15852 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy