China divulga mañana el PIB semestral con perspectivas de desaceleración

Pekín, 16 jul (EFECOM).- China publicará mañana los datos de su producto interior bruto (PIB) del segundo trimestre, que según los analistas crecerá un 6,8 %, cifra mayor a las previsiones gubernamentales para el año (6,7 %) pero menor al avance registrado en los tres primeros meses, del 6,9 %.

Los analistas consideran que las cada vez más restrictivas políticas financieras aplicadas por el Gobierno podrían lastrar las importaciones y la inversión, frenando así el crecimiento económico del país y el cambio de modelo que persigue Pekín.

Las medidas del Ejecutivo para luchar contra la especulación inmobiliaria y la deuda corporativa, así como la desaceleración del crecimiento crediticio, son algunos de los factores que pueden lastrar el dato del PIB, que en el primer trimestre superó a los seis anteriores gracias a la fuerte inversión pública en infraestructuras.

Los datos semestrales de comercio, publicados el pasado jueves, revelaron que las importaciones chinas aumentaron un 25,7 % interanual, mientras que las exportaciones lo hicieron en un 15 %, algo que los analistas vinculan a una fuerte demanda externa y a una interna relativamente resistente.

Precisamente son las exportaciones las que, según los expertos, evitarán una caída brusca de la economía del país asiático, que estaría entrando en una nueva fase de desaceleración paulatina.

Sin embargo, algunos analistas creen que es posible que el crecimiento de las exportaciones se desacelere ante la incertidumbre de la demanda externa debido al aumento de los riesgos geopolíticos y a la apreciación del yuan frente al dólar estadounidense en el primer semestre.

Asimismo, las reservas chinas de divisas invitan al optimismo después de aumentar en junio por quinto mes consecutivo.

En el sector industrial, las principales empresas chinas incrementaron sus beneficios en un 22,7 % interanual entre enero y mayo, cifra que se dispara al 53 % en el caso de las estatales.

Por su parte, la inflación en China aumentó de media un 1,4 % interanual en la primera mitad de 2017, dato bastante alejado de los objetivos del Gobierno, que fijan una subida de cerca del 3 %.

Sin embargo, no todos los datos invitan al optimismo: según la agencia de calificación Fitch, el enfriamiento del mercado de la vivienda en China -propiciado por las autoridades para evitar la formación y el estallido de un burbuja inmobiliaria- tendrá consecuencias negativas para la economía durante la segunda mitad del año y en 2018.

La inversión en vivienda supone aproximadamente el 10 % del PIB del país asiático, incluso algo más si se incluyen los sectores relacionados, por lo que Fitch prevé que en 2018 el crecimiento de la economía china sea inferior al 6 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 15807 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy