Glas advierte de la persecución política tras siete horas en la Fiscalía

Quito, 9 ago (EFE).- El vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, advirtió hoy de una eventual persecución política en su contra, por parte de la oposición y de “ciertos actores políticos”, tras siete horas en la Fiscalía General del Estado en la que prestó declaración por dos posibles casos de corrupción.

Glas centró su acusación en la Contraloría (juez de cuentas) del Estado, de la que dijo busca perjudicarlo con denuncias sobre su supuesta vinculación en un contrato petrolero en el llamado Campo Singue, en la Amazonía, y sobre el que se habrían detectado presuntas irregularidades.

En declaraciones a los medios de comunicación tras terminar su largo testimonio ante dos fiscales, uno por el caso Singue y otro por el Odebrecht, Glas defendió sus decisiones durante la que llamó la “década ganada”, el período de instauración de la Revolución Ciudadana que encabezó el anterior presidente Rafael Correa.

Las denuncias sobre el campo Singue, es un “caso claro de persecución política por parte de la Contraloría General del Estado”, sostuvo al precisar que su única vinculación fue pertenecer, como alta autoridad, del directorio de la petrolera nacional.

Ese era “un campo que estaba cerrado, que no tenía producción, considerado marginal, que ha recibido en inversiones más de 122 millones de dólares, mucho más de los 27 millones de dólares previstos y que ha generado renta para el Estado por más de 120 millones”, añadió.

El Vicepresidente se lamentó que, pese a esas cifras, la Contraloría considere “que ha habido perjuicio para el Estado” con ese campo que se encontraba “cerrado” y cuya negociación, para reanimarlo, fue hecha por técnicos de la Secretaría de Hidrocarburos.

“Mi rol fue únicamente ser (parte) del directorio”, añadió Glas tras insistir en que “hay una agenda política” de grupos opositores y personajes políticos que no quiso revelar, pero que “se irán desvelando con el tiempo”.

Según él, “se vienen más ataques” en su contra en el marco de la supuesta “agenda política orquestada por la oposición”.

Sobre su comparecencia, “libre y voluntaria”, ante la Fiscalía para rendir su versión en el caso de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, dijo que ésta busca que “se aplique la justicia sin presiones mediáticas”.

Glas volvió a calificar a la firma brasileña como una empresa “corrupta y corruptora”.

“Corruptos confesos se inventan ofrecer algo a cambio de rebajar sus penas y atacan a un Gobierno y a un proceso político revolucionario que por diez años cambió la patria”, acotó mientras a unas decenas de metros un grupo de seguidores le expresaba su apoyo a gritos de: “¡Jorge, amigo, el pueblo está contigo!”.

Convocados desde primera hora de la mañana, los seguidores del movimiento Alianza País, algunos llegados de la provincia costera de Manabí, manifestaron su apoyo al vicepresidente y a la Revolución Ciudadana, con duros cargos contra el actual presidente Lenín Moreno.

Glas, que llegó a la fiscalía a las 8.15 hora local (13.15 GMT), aseguró que “la verdad brillará”, a pesar de que su nombre apareció en versiones de exdirectivos de Odebrecht que han delatado sobre la trama de sobornos en varios países de América y Africa, con el objetivo de reducir las penas por los delitos cometidos.

El pasado viernes, Glas rechazó una nueva versión del exdirector de la firma Odebrecht en Ecuador José Conceicao Filho, en la que asegura que, entre 2012 y 2016, la multinacional le habría entregado 14,1 millones de dólares, según publicó el diario O Globo de Brasil.

“Nueva denuncia, es un refrito burdo del mismo delator y corrupto confeso, que además ahora usa espionaje político. ¡No nos derrotarán!”, escribió entonces en su cuenta de Twitter.

El pasado jueves, el presidente ecuatoriano retiró las funciones a Glas por considerar ofensivas unas críticas de éste a su gestión, lo que ha causado una fractura en el movimiento oficialista Alianza País (AP).

Glas, que también fue vicepresidente del expresidente Correa, antecesor y correligionario de Moreno, aseguró la semana pasada que los problemas que le agobian formaban parte de una supuesta “venganza de Odebrecht” para dañarle. “Saben que somos el escollo a sus actos corruptos”, afirmó.

Hoy, afirmó que la presunta persecución política contra él se debe a que sólo tuvo el atrevimiento de manifestar la verdad, y aseguró que su “función pública ha sido transparente” y que “siempre ha dado la cara”.

Acerca de ProfesionalesHoy 14913 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy