Director de Commonwealth Bank de Australia anuncia su retirada tras escándalo

Sídney (Australia), 14 ago (EFE).- El Commonwealth Bank de Australia (CBA) anunció hoy la jubilación de su director ejecutivo, Ian Narev, a finales del presente año fiscal, en junio de 2018, en medio de la investigación a la entidad por presuntos delitos de lavado de dinero.

Narev, de 50 años, fue nombrado en diciembre de 2011 director del Commonwealth Bank, una de las cuatro grandes entidades bancarias del país oceánico.

La presidenta del consejo del CBA, Catherine Livingstone, señaló en un comunicado que darán detalles del proceso de sucesión para evitar conjeturas que desestabilicen el mercado.

“El momento exacto (de la jubilación) dependerá del resultado del proceso de búsqueda interna y externa” de un sucesor, apuntó Livingstone.

La Comisión Australiana de Valores e Inversiones confirmó la semana pasada que investigará al CBA por su gestión de las máquinas de depósitos inteligentes presuntamente usadas por grupos criminales para lavar dinero, por la que Narev ha sido duramente criticado.

Las pesquisas surgen tras la denuncia hecha a principios de mes por la agencia australiana contra el lavado de dinero AUSTRAC, al considerar que la entidad financiera incumplió la ley contra el lavado del dinero y la financiación del terrorismo en unas 53.700 transacciones entre noviembre de 2012 y septiembre de 2015.

Las autoridades calculan que el valor de los supuestos movimientos bajo investigación ascienden a 624,7 millones de dólares australianos (cerca de 495 millones de dólares estadounidense o 418 millones de euros).

Según la demanda civil de AUSTRAC, el Commonwealth Bank usaba dispositivos de depósitos inteligentes en los que se podía transferir, en cheque o efectivo, cantidades de hasta 20.000 dólares australianos (15.800 dólares o 13.400 euros) sin límite de operaciones al día.

El organismo gubernamental asegura que la entidad no informó de los movimientos superiores a 10.000 dólares australianos (7.900 dólares o 6.700 euros) tal y como estipulan las leyes contra el lavado de dinero.

La sanción máxima por cada una de las 53.700 transacciones es de hasta 18 millones de dólares australianos (menos de 14,3 millones de dólares o 12 millones de euros), aunque los expertos vaticinan que el castigo será menor.

Acerca de ProfesionalesHoy 15859 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy