La mayor central obrera de Argentina se moviliza y amenaza con una nueva huelga

Buenos Aires, 22 ago (EFE).- La Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera de Argentina, protagonizó hoy una masiva movilización en Buenos Aires para protestar contra las políticas del Gobierno de Mauricio Macri y amenazó con convocar a una nueva huelga nacional.

Miles de integrantes de los sindicatos que forman parte de la CGT, a los que se sumaron miembros de gremios de otras centrales obreras y de organizaciones sociales y políticas, marcharon hasta la Plaza de Mayo, frente a la sede del Ejecutivo argentino, donde se montó un acto, con fuertes reclamos al Gobierno.

“Esta CGT ha resuelto llamar el 25 de septiembre a su Comité Central Confederal para reiniciar un plan de lucha que incluya un paro general, plenarios regionales, reuniones con los legisladores y todas las medidas que sean necesarias para defender el interés de todos los trabajadores”, anunció Juan Carlos Schmid, uno de los tres secretarios generales de la central.

De finalmente convocarse, esa sería la segunda huelga general que la CGT realice contra el Gobierno de Macri, tras la organizada en abril pasado, y podría producirse pocas semanas antes de las elecciones legislativas, pautadas para el 22 de octubre.

Schmid, único orador en el acto y parte del ala más dura de la CGT, expresó la lista de demandas de la central, entre ellas un aumento de “emergencia” para los jubilados, el fin de las intervenciones en los gremios, no avanzar con reformas laborales y del sistema de pensiones que lesionen los derechos de los trabajadores.

Tras recordar que en Argentina hay 14 millones de pobres y que uno de cada tres ciudadanos “no llegan a fin de mes”, también reclamó al Gobierno un control de precios sobre alimentos y medicamentos y que se declare la “emergencia social alimentaria” para los “sectores populares más desprotegidos”.

“No venimos a levantar la bandera de ninguna candidatura ni venimos detrás de ninguna conspiración. Venimos simplemente con una demanda central para el movimiento sindical: trabajo digno, y salario justo”, dijo Schmid, cuya central ha estado ligada históricamente al movimiento político iniciado por el tres veces presidente argentino Juan Domingo Perón.

El dirigente rechazó las acusaciones contra los gremios de “atentar contra las empresas, de ser un freno para las inversiones y de representar el atraso en el país”.

Advirtió que “siempre va a haber conflictos en las calles de este país” si no se garantizan derechos fundamentales, como el trabajo, la vivienda y la salud.

“Lo que se ha multiplicado es la pobreza y a los pobres que no tienen trabajo les tenemos que agregar los millones de trabajadores en negro (informal), hombres y mujeres perdidos en un laberinto de injusticia”, denunció.

En medio de la protesta sindical, Macri, quien asumió la Presidencia argentina a finales de 2015, se reunió en la tarde de este martes en la sede del Ejecutivo con jóvenes del programa gubernamental “Primer trabajo”.

En tanto, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, sostuvo que la movilización de la CGT realizada hoy es “innecesaria”, “inoportuna” y que tiene “tufillo político” y subrayó que la tasa de desempleo se mantiene estable desde los últimos meses.

En declaraciones a la radio local Mitre, el ministro dijo que no queda muy claro “el motivo” de la movilización, que acontece, recalcó, “en el medio de un proceso electoral”.

“Acá lo que hay es una voluntad de ver de qué manera podemos condicionar a un gobierno”, concluyó.

De acuerdo a los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Censos, la tasa de desempleo en el primer trimestre del año fue del 9,2 %. EFE

nk/aoj/dmt/amd

(foto)(audio)(vídeo)

Acerca de ProfesionalesHoy 15833 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy