Ayerdi cree que la “injustificada” decisión de Fomento es por “presiones” de UPN

Pamplona, 14 sep (EFE).- El vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno Foral ha afirmado que la decisión del Ministerio de Fomento de asumir la gestión integral del proyecto del TAV en Navarra es “injustificada” y responde a las “presiones” realizadas en ese sentido por UPN al Ejecutivo central.

Ayerdi ha señalado en conferencia de prensa que, a juicio del Gobierno de Navarra, el convenio de 2010 sobre el tramo navarro del TAV sigue vigente y por ello va a convocar hoy mismo a la Comisión de Seguimiento y Coordinación de ese acuerdo, encargada de dirimir las discrepancias entre ambas administraciones, con el objetivo de “llevar el interés general de Navarra por delante”.

El vicepresidente se ha preguntado si UPN y PP han sido conscientes de que, según el convenio de 2010, Navarra tiene “claramente” la competencia de licitar las obras del TAV y ha subrayado que los informes técnicos concluían que licitar obras del tramo Villafranca-Olite este mismo año era “enormemente improbable”, sobre todo porque el proyecto básico está aún sin aprobar.

Por ello, el Gobierno de Navarra estaba valorando la opción “realista” de licitar obras en el primer trimestre de 2018, y esa previsión “ya era valiente”, una previsión que no hubiera necesitado dotación presupuestaria el próximo año.

Además, el vicepresidente ha considerado que la decisión de Fomento está “especialmente poco justificada” y en su opinión no se ha dado ninguna de las razones recogidas en el convenio de 2010 para la ruptura del mismo.

Ayerdi ha reconocido que el Gobierno de Navarra no envió una respuesta a la propuesta de nuevo convenio realizada por Fomento dentro del plazo, que terminó el pasado día 10, pero ha resaltado que el 7 de septiembre remitió una carta al ministro comunicándole que el Ejecutivo Foral ya tenía lista su propia propuesta.

Asimismo, ha agregado, el pasado día 12 habló con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, al que informó de nuevo de que Navarra ya tenía preparada su propuesta de convenio y le comunicó no obstante que antes era necesario “ordenar la casa”, en referencia al acuerdo pendiente sobre el Convenio Económico, cuya actualización del quinquenio está pendiente desde 2015.

Una vez que Fomento ha decidido asumir la gestión integral del proyecto, ha dicho Ayerdi, el Gobierno de Navarra ha decidido convocar la Comisión de Seguimiento del convenio de 2010, ya que “donde había un contrato, una de las partes lo quiere romper” y es necesario que “hablemos sobre esto”, teniendo siempre en cuenta, ha insistido, “la perspectiva del interés general”.

Esa perspectiva, ha comentado, pasa por aclarar cuestiones como la conexión con la “Y vasca”, el bucle ferroviario de Pamplona, el tramo Campanas-Castejón y los plazos de ejecución del proyecto.

Ayerdi, que ha afirmado desconocer cuándo se podría reunir esa comisión, a la que él tiene previsto asistir, ha indicado que la pretensión del Gobierno de Navarra es que se celebre esa reunión para “hablar y conversar” sobre las discrepancias existentes y que la Comunidad Foral tenga capacidad de “influir” en un proyecto ferroviario que es competencia del Estado.

Tras admitir que el Gobierno de Navarra ha recibido “muchas presiones” en este asunto, al igual que el Gobierno central, Ayerdi ha apuntado que el convenio de 2010 recoge que, en última instancia, las discrepancias pueden ser dirimidas por los tribunales contencioso-administrativos, pero “nadie se plantea” llegar a ese extremo, ha asegurado.

La consejera portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, ha declarado que la decisión de Fomento ya estaba tomada en el mes de junio en el marco del acuerdo presupuestario de UPN con el PP y ha entendido que la misma “responde a un ejemplo de ventajismo político” de UPN y PP “para reeditar aquel tren de ningún sitio a ninguna parte”.

Solana, que ha aseverado que les deja “mal sabor de boca” que el Gobierno español haya “priorizado” su acuerdo con UPN al interés general de Navarra, ha recordado que, en todo caso, la propuesta que tenía preparada el Gobierno Foral debía ser negociada porque “dista mucho” de la del Ministerio, ya que propone “otro modelo de tren”.

La consejera portavoz ha asegurado que “no corresponde a UPN marcar la agenda del Gobierno” y ha acusado a los regionalistas de “renunciar” al interés general de Navarra.

Acerca de ProfesionalesHoy 15304 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy