Indigentes, prostitutas y bótox en la primera semana del juicio a Fórum

Madrid, 24 sep (EFE).- El juicio de Fórum Filatélico ha cumplido su primera semana con el expresidente Francisco Briones como correoso protagonista y testaferros con antecedentes por prostitución, y un acusado en busca y captura refugiado en Isla Margarita tras haberse sometido a cirugía estética como secundarios.

Once años y cuatro meses después de la intervención judicial, en mayo de 2006, ha comenzado el juicio en la Audiencia Nacional, en el que casi una treintena de acusados se enfrenta a penas de cárcel que superan los 180 años por delitos de estafa continuada, insolvencia punible, falseamiento de cuentas anuales y blanqueo.

Todos ellos deberán resarcir de forma solidaria con 3.707 millones de euros a los 268.804 titulares de los 393.754 contratos suscritos por Fórum.

El expresidente Francisco Briones, que se enfrenta a una petición de 27 años de cárcel, acaparó todo el protagonismo durante las primeras cuatro sesiones del juicio, y frente al minucioso interrogatorio al que le sometió el fiscal Juan Pavía se mostró escurridizo y desmemoriado.

Su estrategia consistió en “contextualizar” la catarata de documentos presentados por la Fiscalía, que el acusado aseguraba no recordar o no reconocer ni siquiera en el “contexto” que él mismo intentaba delimitar.

Desde su entrada en Fórum a instancias de su hermano a finales de los años 70, “como chico de los recados”, directamente del servicio militar como cabo primero, hasta su ascenso a la presidencia, en 2001, Briones no contaba con formación alguna, ni financiera ni contable, más allá de la experiencia como comercial.

Tras la intervención sí ha cursado estudios de Trabajo Social y sopesa la posibilidad de cursar Psicología, según relató al tribunal.

Esta ausencia de formación no le impedía fijar él mismo el precio de los sellos, “trimestralmente y tras los estudios oportunos, serie por serie a partir de unos precios históricos”, una valoración que no convenció, por ejemplo, a la casa de subastas Sotheby’s, que se negó a tasar los sellos al considerar que estaban “sobrevalorados”.

Junto con otro de los acusados, Carlos Llorca, actualmente en busca y captura y supuestamente refugiado en Isla Margarita (Venezuela) tras haberse sometido a varias operaciones de cirugía estética para no ser reconocido, Briones no se limitó a “comprar y vender sellos”, como ha reiterado ante el tribunal, sino que embarcó a Fórum en numerosas inversiones.

Entre ellas destacan varias en la Costa del Sol, pues había que aprovechar “el momento histórico que se vivía en Marbella”, aunque la Fiscalía sostiene que ambos disponían del dinero de los inversores de Fórum para realizar operaciones inmobiliarias; los inmuebles se pagaban con fondos procedentes de los inversores de Fórum, previamente desviados a cuentas bancarias de sociedades controladas por Briones y Llorca.

En una de ellas, una sociedad fue traspasada a dos ciudadanos austríacos, Ratko Rajic y Hildegard Grävendieck, ésta última declarada en 2002 persona “sin techo” con domicilio “en una estación de metro de Viena” y con antecedentes penales por prostitución y tráfico de drogas.

Otra operación, también en Marbella, e incluida en un proyecto urbanístico con ese ayuntamiento, se realizó con Luigi Protani, en ese momento ingresado en la prisión madrileña de Valdemoro por narcotráfico.

Con total sinceridad, Briones declaró al tribunal que la intervención “nos trajo la hecatombe”, algo con lo que están de acuerdo numerosos afectados, que se concentraron en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares para pedir responsabilidades -y el dinero invertido y perdido- al Tesoro Público, al Gobierno y al Banco de España.

Algunos, al grito de “nuestro dinero lo tienen los banqueros” y “el Tesoro nos robó”, aseguraban que la intervención judicial fue fruto de la presión de los grandes bancos, que veían en Fórum a un competidor peligroso.

El lunes se reanuda el juicio en la sede que la Audiencia Nacional tiene en San Fernando de Henares, con Briones y el resto de acusados, responsables civiles y partícipes a título lucrativo como protagonistas.

Acerca de ProfesionalesHoy 15831 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy