China destaca la importancia del sector privado en su crecimiento económico

Pekín, 21 oct (EFECOM).- China destacó hoy la creciente importancia del sector privado en su economía, que este año se dirige a superar su previsión de crecimiento de alrededor del 6,5 %, gracias en buena parte a la inversión y dinamismo de la iniciativa privada.

“Las compañías privadas se han convertido en un componente significativo para la economía china”, aseveró un vicepresidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (CNRD), Zhang Yong, en una rueda de prensa durante el XIX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh).

Zhang destacó que, a pesar de que el crecimiento se ralentizó el año pasado, la inversión privada aumentó un 6 % en los nueve primeros meses de este año, 3,5 puntos porcentuales más que el año anterior.

También subrayó que la inversión privada fue el 65,4 % del total en los nueve primeros meses del año y que significa ya el 60 % del producto interior bruto (PIB) y el 50 % de los ingresos fiscales, además de generar el 80 % de los nuevos empleos.

Además, las autoridades chinas están seguras de que la inversión extranjera va a incrementarse debido a las medidas de apertura que se han aprobado recientemente o se prevé lanzar en el futuro.

“Estamos convencidos de que más y más inversión extranjera llegará a China”, dijo Zhang.

Este empuje del sector privado a la economía china ha contribuido, entre otros factores, a alcanzar con éxito los pronósticos de crecimiento del 6,5 % y confiar en la posibilidad de poderlos mejorar, aseguró el presidente de la CNRD, He Lifeng, durante la rueda de prensa.

El jueves, las autoridades chinas anunciaron que el crecimiento del PIB había alcanzado el 6,9 % durante los tres primeros trimestres del año, mientras que la pasada semana el Fondo Monetario Internacional también mejoró ligeramente las perspectivas de crecimiento del país asiático al situarlo en el 6,8 % para este año, una décima por encima de su previsión anterior.

Entre otros factores que han permitido este crecimiento sostenido, He destacó la estabilidad de los precios y la creación de nuevos empleos, ya que en los últimos cinco años se han generado más de 65 millones nuevos puestos de trabajo.

“No es fácil pero nos movemos en la dirección correcta”, aseveró el responsable del principal organismo planificador económico del Gobierno comunista.

Para mantener el nivel de inversión privada, Zhang subrayó la importancia de seguir con la implantación de políticas de apoyo a la iniciativa privada, como la simplificación de los procedimientos administrativos y la reducción de la burocracia.

En este sentido, recordó que el Consejo de Estado (Ejecutivo) había adoptado medidas específicas en los últimos meses para fomentar este tipo de inversión y que permitirán que los mercados sean más abiertos, efectivos y justos.

“El entorno empresarial de China ha seguido mejorando y las políticas de apertura de China no han cambiado”, añadió el subdirector del CNRD, el principal organismo planificador económico del Gobierno comunista.

La entidad reconoció los retos a los que se enfrenta en estos momentos la inversión gubernamental, aunque puntualizó que gran parte de la modernización de las infraestructuras del país ya ha tenido lugar en los últimos treinta años, con lo que dio a entender que es lógica una reducción de este aspecto del gasto público.

Otro vicepresidente del organismo, Ning Jizhe, apostó porque las empresas nacionales y extranjeras compitan en igualdad de condiciones, y que el Gobierno guíe a las compañías chinas a la hora de emprender negocios en el extranjero.

Preguntado por cómo afectará a la economía la nueva ley para lograr el objetivo de reducir la contaminación hasta un 5 %, Zhang se mostró convencido de que el efecto no será negativo.

Además, recordó que la filosofía del Gobierno para lograr el desarrollo es “poner a la gente primero”, por lo que el control de la contaminación es una de sus prioridades.

En este sentido, aseguró que continuarán los esfuerzos de las autoridades para reformar las empresas estatales, así como los sectores del acero y del carbón, a fin de reducir el fuerte exceso de capacidad y lograr una reducción de la contaminación que ahoga a las principales ciudades chinas.

Entre las últimas medidas adoptadas figuran la reducción de la capacidad de producción de acero en 100 millones de toneladas y de la de carbón en 400 millones de toneladas.

Acerca de ProfesionalesHoy 16328 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy