El Banco de Japón mantiene intacta su política monetaria

Tokio, 21 dic (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) mantuvo hoy intacto su programa de flexibilización monetaria para lograr que la economía nipona se fortalezca y alcanzar su meta de una subida estable de precios de en torno el 2 % que acabe con su deflación crónica.

En una decisión prevista por los analistas, el BoJ no consideró necesario modificar su programa de flexibilización, complementado con la adopción de una tasa negativa a corto plazo del -0,1 % para los depósitos de los bancos y un control de la curva de rendimientos para mantener en torno al 0 % los tipos a largo plazo.

El BoJ apostó tras su reunión de dos días por seguir tratando de adquirir deuda soberana japonesa por valor de unos 80 billones de yenes (594.000 millones de euros) al año para que el rendimiento del bono nipón a 10 años -principal referente de los tipos a largo plazo en el país asiático- permanezca en torno al 0 %.

Las compras masivas de activos del banco central nipón seguirán centrándose en la adquisición de fondos cotizados e inmobiliarios para que su cartera engorde a un ritmo anual de 6 billones y 90.000 millones de yenes (44.557 y 668 millones de euros), respectivamente.

También seguirá incrementando el valor de su portafolio en lo que respecta a bonos corporativos a corto y largo plazo a un ritmo anual de 2,2 y 3,2 billones de yenes (16.338 y 23.764 millones de euros).

Las exportaciones y la producción industrial “continuarán con su tendencia de incremento”, al tiempo que el gasto de capital de las empresas sigue aumentado gracias a “la mejora de los beneficios corporativos” y el buen ánimo empresarial, señaló en un comunicado.

Pese a que el BoJ destacó que la tercera economía mundial sigue su “expansión moderada”, el índice de precios de consumo (IPC) nipón se situó en octubre en el 0,8 % (si se excluyen los precios de los alimentos frescos por su alta volatilidad), muy por debajo de la meta del 2 % que la entidad quiere lograr hacia 2019.

El BoJ puso en marcha en 2013 un agresivo programa de flexibilización monetaria para lograr la citada meta inflacionista, aunque la caída de los precios del crudo y la ralentización global han obligado a la entidad a retrasar su plazo de consecución y a activar otras medidas adicionales.

El plan continuista del banco central japonés contrasta con otras entidades de referencia sobre política monetaria como el Banco Central Europeo (BCE) o la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que han emprendido recientes cambios de rumbo respecto a las medidas de estímulo que empezaron a aplicar tras la crisis global de 2008.

La Fed ha incrementado en tres ocasiones los tipos de interés en lo que va de año y ha anunciado otras tres subidas similares para 2018, mientras que el BCE comenzará a reducir desde enero las compras de deuda pública y privada en la zona del euro.

Acerca de ProfesionalesHoy 18999 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy