Las 5 características cruciales de las organizaciones de éxito en la nueva realidad laboral

Por Fernando Guijarro, director general de Gestión del Talento de Hudson

Por Fernando Guijarro, director general de Gestión del Talento de Hudson.

Las cambiantes condiciones del mercado, el impacto de la tecnología y las diferentes  expectativas de las cinco generaciones que conviven en el actual mercado laboral son los factores que han contribuido al gran cambio ocurrido en las organizaciones de todo el mundo. Como resultado, las nuevas organizaciones son más planas, ágiles y orientadas hacia un fin común. En ellas, los empleados tienen el poder y la colaboración es la norma.
Estas son las cinco características cruciales que definen a las organizaciones en este nuevo entorno:

1) Propósito
Para atraer y retener el talento adecuado, las empresas de la nueva realidad laboral se mueven por un propósito claro y unificado. Una visión clara y un propósito que compromete no sólo a los empleados, sino también a los clientes y a los stakeholders.
Las empresas se están cuestionando: ¿qué nos convierte en una empresa en la que la gente desea trabajar?, ¿cuál es nuestra filosofía?, ¿cuál es nuestra contribución al mundo en general?
Las nuevas generaciones de profesionales en particular se sienten atraídas por los valores que las empresas comunican y demuestran. Las organizaciones de esta nueva realidad laboral son conscientes de ello y por eso establecen sus valores y su finalidad como señas de su identidad.

2) Ágiles
Las empresas de este nuevo entorno reaccionan rápidamente a las necesidades de los clientes y a los cambios en el mercado. Haciendo uso de los datos y de estructuras de decisión internas más planas, los asuntos importantes se resuelven con rapidez.
En cambio, la planificación anual se está convirtiendo en algo del pasado. A medida que el mundo empresarial se va volviendo más ágil y propenso a cambios repentinos, las organizaciones que operan dentro de él han de evolucionar en la misma dirección.
Las empresas de la nueva realidad laboral actúan con rapidez también a la hora de ejecutar sus planes y aceptan el error como algo posible, ya que contemplan una actitud de “fallar rápido-aprender rápido”.

3) Colaborativas
El antiguo liderazgo definido por jerarquías piramidales, se está volviendo cada vez más ineficaz e ineficiente. Las decisiones ya no las toma una única persona.
Los líderes del nuevo entorno han evolucionado hacia la “flatocracia” y las relaciones lineales y fluidas, erradicando las estructuras basadas en silos. De este modo consiguen una mayor colaboración, apertura y transparencia.
El compartir información, tomar decisiones y definir el desarrollo se hace en conjunto, poniendo de manifiesto que el liderazgo puede ejercerse a todos los niveles de la organización. Los líderes saben quiénes son las personas influyentes y los líderes informales.

4) Poder
Las nuevas organizaciones dan poder a su equipo para que puedan tomar decisiones en tiempo real, sin necesidad de guiarles constantemente.
Además, a los empleados se les anima a que busquen nuevas y atractivas experiencias en el entorno laboral, en lugar de buscar simplemente un nuevo cargo. Las trayectorias profesionales ya no deberían contemplarse como una escalera con peldaños ascendentes. Una analogía más apropiada al nuevo entorno laboral sería la de una red, en la que los empleados pueden desplazarse hacia arriba y hacia abajo y lateralmente, en la búsqueda de experiencias que fluyen de manera sucesiva.
Adicionalmente, los empleados están facultados para tomar decisiones y las riendas de sus propios proyectos en lugar de ceñirse a la rígida jerarquía de informar a un superior.

5) Conectadas
Las organizaciones en el nuevo entorno laboral se dedican a crear un ecosistema de relaciones que se desarrollan, no solo dentro de su empresa, sino también fuera de ella, y se aseguran de hacerlo en lo que respecta a su propio talento. Nuestros estudios demuestran que, en oposición a sus predecesores, los jóvenes entre 16 y 34 años están mucho más abiertos a probar otro modelo de relación laboral como ser freelance o trabajar por proyectos.
Hoy en día las organizaciones de la nueva realidad laboral entienden por empleados no sólo a los que tienen en plantilla, sino también a los trabajadores freelance, externo y aquellos que trabajan por proyectos.