El 1 de enero se producirá la sexta prórroga de unos presupuestos desde 1978

Madrid, 30 dic (EFE).- El 1 de enero entrara en vigor de forma automática la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017 en ausencia de nuevas cuentas para 2018, lo que supondrá la sexta prórroga presupuestaria desde que se aprobó la Constitución en diciembre de 1978.

En estos 40 años se han prorrogado los presupuestos de 1978, 1982, 1995, 2011, 2016 y 2017 por motivos diferentes y mediante fórmulas distintas, ya que aunque la Constitución establece la prórroga automática, el Gobierno de turno puede optar por hacerlo mediante un real decreto ley para adoptar decisiones urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera.

Este año se producirá conforme a lo establecido en el artículo 134.4 de la Constitución: “si la Ley de Presupuestos no se aprobara antes del primer día del ejercicio económico correspondiente, se considerarán automáticamente prorrogados los Presupuestos del ejercicio anterior hasta la aprobación de los nuevos”.

No obstante, el Gobierno ha acordado en el último Consejo de Ministros del año tomar medidas para evitar incurrir en un elevado gasto mientras dure la prórroga, lo que materializará en los próximos días a través de una orden del Ministerio de Hacienda, que previsiblemente obligará a los ministerios a pedir autorización previa para determinados desembolsos.

Además, y al igual que ocurrió en 2016, la prórroga no afecta a la revalorización de las pensiones de la Seguridad Social y de clases pasivas (funcionarios), que aumentarán un 0,25 % en virtud del real decreto aprobado al efecto.

A la prórroga de este año se ha llegado después de que al Gobierno de Mariano Rajoy le fuera imposible recabar los apoyos parlamentarios necesarios para sacar adelante las cuentas de 2018, en medio de la crisis desatada por el desafío soberanista del Ejecutivo catalán.

Aunque el Gobierno no parece trabajar en otro escenario que no sea el de aprobar unos nuevos presupuestos, Rajoy ha restado importancia al tema durante su balance anual del viernes al afirmar que, si no se consiguen sacar adelante, se continuará con la prórroga de los actuales.

La firme negativa del PNV a apoyar al Gobierno, dada su oposición a la actuación del Ejecutivo central en Cataluña, hace posible que pueda llegar a pasarse el año sin nuevas cuentas.

El problema vendría si tampoco se lograra un acuerdo para los presupuestos de 2019, ya que una prórroga de la prórroga -aunque legalmente posible- dejaría a Rajoy en una situación muy difícil para seguir gobernando.

Algo parecido ocurrió en 1995, cuando el rechazo del Congreso a los PGE para 1996 presentados por el Gobierno de Felipe González obligó a prorrogar las cuentas mediante decreto ley a la espera de que se celebraran las elecciones generales adelantadas a marzo del año siguiente.

A finales de 1982 se prorrogaron también por decreto ley, ya que las Cortes se habían disuelto en agosto y las elecciones se celebraron en octubre, sin tiempo material para presentar el proyecto de presupuestos.

De igual forma, los de 1978 se prorrogaron ante la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones sin que se hubieran aprobado unas nuevas cuentas para 1979.

Las elecciones adelantadas a noviembre de 2011 también hicieron que José Luis Rodríguez Zapatero dejara el Gobierno sin presupuestos para el año siguiente.

En este caso los presupuestos de 2011 fueron prorrogados por el nuevo Ejecutivo de Rajoy, pero lo hizo mediante un decreto ley de medidas urgentes para la corrección del déficit que incluyó una subida del IRPF y recortes por importe 8.900 millones de euros.

En 2016 el Gobierno venía de una situación de interinidad que obligó a una segunda cita electoral que impidió formar nuevo Gobierno hasta noviembre, con lo que la prórroga de las cuentas fue automática hasta que el 31 de marzo de 2017 se presentaron las nuevas cuentas que entraron en vigor a mitad de año.

Acerca de ProfesionalesHoy 17352 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy