La banca española elevó el 23 por ciento sus peticiones a largo plazo al BCE en 2017

Madrid, 12 ene (EFE).- La banca española cerró el pasado ejercicio con un incremento del 23 % en sus peticiones de financiación a largo plazo en la ventanilla del Banco Central Europeo (BCE), aunque redujo considerablemente las de fondos a corto plazo tras rebajarse la tensión en Cataluña.

Según los datos de cierre de año publicados hoy por el Banco de España, las entidades españolas habían pedido 170.445 millones de euros a largo plazo a cierre de diciembre, el 23 % más que un año antes pero el 0,2 % menos que el mes anterior.

Por su parte, las solicitudes de liquidez a corto plazo se situaron en diciembre en 96 millones de euros, casi 15 veces menos que un año antes, y más de 4.000 millones menos que en octubre, cuando se recrudeció la situación tras el intento de referéndum del 1-O, la fuga de empresas y todo lo que vino después.

Los analistas consultados por Efe atribuyeron el incremento de las peticiones a corto de octubre -que alcanzaron los 4.271 millones- a la alarma provocada por la situación catalana en algunas entidades, que juzgaron necesario disponer de más liquidez ante una posible retirada masiva de depósitos.

Sin embargo, la situación se normalizó en diciembre pese a la situación que se vive en Cataluña tras las elecciones del 21 de diciembre, que ganó Ciudadanos en número de votos pero no en diputados, por lo que previsiblemente gobernarán los nacionalistas.

En el conjunto de países de la zona del euro, las peticiones de financiación a largo crecieron en casi un 45 % al cierre del año, al sumar 762.540 millones de euros, frente a los 527.317 millones de diciembre de 2016, aunque bajaron en 1.173 millones en comparación con el mes anterior.

En cuanto a la liquidez a corto solicitada en el conjunto de la zona euro, los 2.992 millones de diciembre se quedaron muy por debajo de los 35.841 millones de un año antes y se redujeron un 2,61 % respecto al mes anterior.

Asimismo, las entidades españolas elevaron el año pasado en un 39,2 % sus adquisiciones de deuda pública y bonos de bancos, como parte del programa de estímulo de la economía europea mediante la compra de activos impulsada por el BCE, y las situaron en 303.479 millones de euros.

Esa cantidad fue, por su parte, un 2,7 % mayor que los 295.448 millones de euros correspondientes al mes anterior.

Estas compras, que incluyen cédulas hipotecarias y otras titulizaciones, han aumentado todos los meses de 2017.

En total, los bancos centrales de la zona del euro habían destinado al cierre del ejercicio 2,37 billones de euros a comprar esos activos, muy por encima de los 1,63 billones de diciembre de 2016 y ligeramente más que los 2,31 billones del mes anterior.

El programa de estímulos del BCE data de marzo de 2015 y consiste en que la entidad, a través de los bancos centrales de la zona del euro, ha comprado cada mes 60.000 millones de euros en deuda pública y de bancos de la eurozona, además de bonos de empresas que no tengan la calificación de “bono basura” hasta diciembre de 2017.

A partir de este mes de enero de 2018, el BCE comprará cada mes a mitad de esa cantidad, 30.000 millones de euros, hasta septiembre de este año, según comunicó la entidad el pasado mes de octubre.

Acerca de ProfesionalesHoy 17796 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy