S&P eleva nota de la deuda soberana griega de B- a B

Atenas, 20 ene (EFE).- La agencia de calificación Standard and Poors (S&P) ha elevado la nota de la deuda griega a largo plazo en un escalafón, desde B- a B, con perspectiva estable, al considerar que las perspectivas económicas y de las finanzas públicas helenas han mejorado.

En un comunicado difundido esta madrugada, la agencia de “rating” valora asimismo como positiva la mejora del mercado laboral.

Además, adelanta que la nota mejorará aun mas si, tras la salida del rescate este verano, Grecia se asegura tener las suficientes reservas financieras para hacer frente a los próximos pagos de la deuda.

Entre las condiciones que llevarían a una calificación superior figura además una mejora de la confianza empresarial, que los acreedores adoptan medidas adicionales de alivio de la deuda y que se facilite el acceso de empresas y bancos a los mercados financieros.

Otros factores relevantes para que la nota suba es que disminuya la dependencia del sistema bancario de la financiación a corto plazo y que aumenten las exportaciones.

Standard and Poor’s prevé un crecimiento real del PIB del 2 % en 2018, tras un previsible 1,3 % en 2017.

S&P estima que los acreedores internacionales anunciarán nuevas medidas de alivio de la deuda y un programa temporal de liquidez cuando Grecia abandone el programa de asistencia financiera en agosto.

También ve probable que se acuerde un marco de supervisión para el periodo posterior al programa de rescate.

La agencia constata además que la incertidumbre política ha disminuido sensiblemente en comparación con 2015, año en que el izquierdista Alexis Tsipras accedió al Gobierno.

S&P recuerda que en los últimos meses el rendimiento de los bonos griegos ha caído sustancialmente.

Esto es positivo de cara a las emisiones a prueba previstas por el Gobierno antes del verano para poder crear la reserva en efectivo necesaria para cubrir las deudas que vencen en los próximos años

Con respecto a los bancos, la agencia señala que su dependencia de la financiación del BCE se redujo a la mitad en 2017.

Sin embargo, la financiación del sistema bancario sigue siendo en gran parte a corto plazo.

A pesar de ello y de que los créditos en mora siguen constituyendo casi la mitad de los préstamos, S&P no cree que sea necesaria una nueva recapitalización.

Acerca de ProfesionalesHoy 20002 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy