La CEPAL pide encarar la desigualdad, principal lastre del desarrollo regional

La Habana, 8 may (EFE).- Latinoamérica no es la región más pobre del mundo pero sí la más desigual, un lastre que frena el desarrollo sostenible de sus países, a los que la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (CEPAL) recomendó hoy trabajar para lograr una “globalización equitativa” que garantice el progreso.

Este fue el mensaje clave de la secretaria ejecutiva del organismo de Naciones Unidas, Alicia Bárcena, durante el inicio del 37 Periodo de Sesiones de la CEPAL, la reunión bienal más importante de la entidad, que hasta el viernes reúne en La Habana a representantes de sus 46 países miembros y 13 estados asociados.

La Comisión de Naciones Unidas prevé para este año que la región latinoamericana y caribeña crezca un 2,2 % tras dos años de recesión, pero en ella más de 187 millones de personas son pobres, 62 millones de ellos en la pobreza extrema.

Los estragos del cambio climático costarán al PIB regional entre el 1,5 y el 5 %, un problema que se ceba especialmente con los países del Caribe, en tanto los problemas de corrupción desalientan a los latinoamericanos, de los que un 57 % no confía en sus instituciones, según la CEPAL.

Por todo ello, Bárcena instó hoy a la región a “transitar de la cultura de privilegios a la cultura de la igualdad” y propuso una nueva senda frente a la probada “ineficiencia e insostenibilidad” de la desigualdad social.

“Es doloroso decirlo. Nuestra región, sin ser la más pobre del mundo y con recientes avances, sigue siendo la más desigual. Toda nuestra singular riqueza en recursos naturales y capacidades humanas sigue sin traducirse en una vida más digna para todos sus habitantes”, aseveró.

Esta discriminación “cierra oportunidades y representa la pérdida de las trayectorias de aprendizaje que favorecen la productividad”, especialmente la de las mujeres de la región, donde un tercio de la población femenina “no logra generar ingresos y son económicamente dependientes”, dijo Bárcena.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también presente en la apertura del foro de la CEPAL, reforzó en su intervención la advertencia del organismo, exhortó a conseguir una “globalización equitativa que no deje a nadie atrás” y pidió aprovechar la “cuarta revolución industrial” como fuente de bienestar.

“Nos guste o no, el aumento de la desigualdad se ha convertido en el rostro de la globalización y ha generado descontento, intolerancia e inestabilidad social, sobre todo entre nuestros jóvenes”, sostuvo el líder de la ONU.

Guterres opinó que la visión y enfoque de la Comisión “son hoy más necesarios que nunca”, la calificó de “paladín progresista y voz autorizada de la justicia social en la economía mundial” y avanzó que el organismo multilateral quiere replicar en todas sus comisiones económicas regionales el modelo de la CEPAL.

Además, el alto funcionario llamó a “redefinir el concepto de desarrollo, sobre todo en las regiones de transición y países de ingreso medio como Latinoamérica y Caribe”.

Subrayó asimismo el apoyo “fundamental” de la Comisión para ayudar a la región latinoamericana a implementar la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU que, recordó, son la hoja de ruta de la organización para la erradicación de la pobreza extrema, el empoderamiento femenino, la inclusión laboral de los jóvenes y la reducción del riesgo climático, entre otros retos.

En esta jornada, México traspasó para el bienio 2018-2020 la presidencia temporal del organismo a Cuba, cuyo recién designado mandatario, Miguel Díaz-Canel, asumió el mandato con el “alto compromiso” de continuar promoviendo la cooperación Sur-Sur.

Díaz-Canel, en su primera intervención como presidente de Cuba ante un foro multilateral tras relevar a Raúl Castro en abril pasado, comprometió el apoyo de la isla a la CEPAL en la búsqueda de la integración, el desarrollo sostenible y de un mundo “justo, equitativo e inclusivo”.

La apertura del foro regional dejó, además, una imagen poco habitual: la de Guterres, Díaz-Canel, Bárcena y otros funcionarios de alto nivel bailando la canción popular cubana “Toca Toca” junto a los niños del grupo infantil “La Colmenita” que actuaron antes del inicio de la sesión.

Las sesiones de la CEPAL se prolongarán hasta el próximo viernes e incluirán el informe del trabajo de los dos últimos años, la presentación del plan hasta 2020, varios paneles de análisis económico y de cooperación y la presentación del documento de recomendaciones “La ineficiencia de la desigualdad”.

En la última jornada tendrán lugar las intervenciones de los cancilleres y se aprobarán las resoluciones y el mandato de la Comisión para los próximos dos años.

Acerca de ProfesionalesHoy 20976 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy