La postura comercial de EEUU asienta una fractura con los otros países de la OCDE

París, 31 may (EFE).- Los países de la OCDE constataron hoy la fractura entre Estados Unidos y el resto de sus miembros, que subrayaron su defensa del multilateralismo en el comercio frente a la imposición de aranceles anunciada por Washington.

Esa fractura quedó plasmada en el comunicado final de la presidencia de la reunión ministerial de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que este año recaía en Francia y que señaló que se había alcanzado consenso “menos de uno de sus miembros”, sin nombrar explícitamente a Estados Unidos.

Los motivos de ese disenso fueron el cambio climático y, sobre todo, el comercio internacional, explicó el secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, en la conferencia de prensa final, en la que hizo una encendida defensa del multilateralismo, siempre cuidándose de toda crítica directa a Washington.

Gurría subrayó que el sistema multilateral es la única forma de afrontar los retos de la globalización, que el sistema internacional ha dado “buenos resultados” en las últimas décadas y que la OCDE ha estado y está al frente de algunas de sus iniciativas más relevantes.

Es más, recordó que es en el marco de su organización donde se ha constituido un foro para discutir de los excesos de capacidad de la siderurgia en el mundo en el que participan los principales países productores.

Un foro al que el secretario del Comercio estadounidense, Wilbur Ross, estuvo criticando ayer mismo en la sede de la organización porque tras casi una veintena de reuniones no se ha avanzado en decisiones y algunos de los implicados todavía no han presentado sus propios datos.

A la OCDE se la conoce, entre otras cosas, por ser uno de los grandes adalides del libre comercio, convencida de que hay que evitar las acciones unilaterales.

Por eso cada año reúne, durante su encuentro ministerial anual, a los responsables de Comercio y así ocurrió hoy de nuevo en París, la fecha y el lugar escogida por Ross para anunciar los aranceles que desde junio va a imponer su país a las importaciones de acero y aluminio de la Unión Europea (UE), México y Canadá.

Gurría dijo que los demás hubieran preferido que Estados Unidos no lo hubiera hecho, pero que ahora hay que esperar a que un procedo de negociación pueda permitir el desmantelamiento de esas sanciones.

En el comunicado de la presidencia francesa al que Washington no quiso dar su visto bueno, los otros 36 Estados de la OCDE dijeron estar “profundamente convencidos de que un sistema abierto de intercambios y de inversiones tiene efectos positivos para el crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleos y el desarrollo”.

Y frente a los ataques que ha recibido de Estados Unidos, respaldaron a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en su llamamiento para que haya arreglos “recíprocos y con ventajas mutuas para la reducción sensible de obstáculos al comercio y la supresión del tratamiento discriminatorio”.

Con un carácter más general, indicaron que coinciden en que “el multilateralismo es el modo de cooperación más eficaz para tratar los retos globales”, aunque también admitieron que hay que “remediar ciertas de sus limitaciones e insuficiencias”.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, confirmó que, al igual que la Unión Europea, va a tomar “acciones equivalentes” en sentido inverso a los aranceles que van a gravar sus exportaciones de acero y aluminio al vecino del norte.

Pero agregó que seguirán “abiertos al diálogo para la modernización” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) porque son dos cuestiones distintas.

Esta actitud de México se diferencia algo de la de la UE, que como dijo el responsable francés del Comercio Exterior, Jean-Baptiste Lemoyne, se niega a “entrar en negociaciones con una pistola en la sien”.

Por Ángel Calvo

Acerca de ProfesionalesHoy 19958 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy