La policía alemana detiene al presidente de Audi por el “dieselgate”

Fráncfort (Alemania), 18 jun (EFE).- La policía alemana detuvo hoy al presidente del fabricante automovilístico de gama alta Audi, Rupert Stadler, por existir peligro real de que entorpezca la acción judicial en la investigación abierta por la manipulación de emisiones de gases contaminantes en vehículos diesel.

Se trata de la primera detención de un gran ejecutivo de las compañías automovilísticas que conforman el grupo matriz Volkswagen, que señaló que la detención de Stadler es provisional y recordó que se mantiene la presunción de inocencia.

Medios alemanes han informado de que Stadler será sustituido de forma interina por Bram Schot, desde hace menos de un año director de Ventas de Audi.

La Fiscalía de Múnich, encargada del caso, ha ordenado la prisión preventiva de Stadler porque considera que existe peligro de que pueda entorpecer la acción de la justicia e intente influir en las declaraciones de algunos testigos.

Hace una semana la policía registró las viviendas de Stadler, que desde hace once años preside Audi, y de otro miembro del comité ejecutivo de la compañía alemana, y allí se incautaron de pruebas.

Ambos están acusados de engaño y falsedad de declaración indirecta en la venta en el mercado europeo de vehículos diesel equipados con un software para manipular las emisiones de gases contaminantes y nocivos.

La Fiscalía sospecha que Audi, compañía donde hay 20 personas acusadas y cuya sede se encuentra en la ciudad de Ingolstadt (sur de Alemania), vendió en EEUU y Europa a partir de 2009 unos 220.000 vehículos equipados con ese software.

Las investigaciones contra Audi, donde la policía llevó a cabo redadas en su sede central y en la fábrica de Neckarsulm en 2017 y este año, son también por publicidad engañosa.

Se sospecha que Stadler tenía conocimiento de la manipulación en Europa, después de que saliera a la luz en EEUU, pero no ordenó que se interrumpieran las ventas.

También está acusado y estuvo en prisión preventiva un antiguo directivo del desarrollo de motores en Audi y director de Desarrollo en Porsche.

La Fiscalía de Braunschweig, encargada del caso Volkswagen, impuso la semana pasada una multa de 1.000 millones de euros por la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en motores diesel al grupo Volkswagen, que la ha aceptado y que no recurrirá.

De este modo concluye el proceso para Volkswagen, que esperaba la semana pasada que esta multa tuviera “efectos positivos notables” sobre otros procesos que el grupo y sus filiales tienen en otros países de Europa.

La Justicia alemana considera probado que desde mediados de 2007 y hasta 2015 se produjeron incumplimientos de verificación que permitieron que Volkswagen equipara 10,7 millones de vehículos con motor diesel con una función de software ilegal, que se vendieran y que entraran en circulación.

El consejo de supervisión de Volkswagen se ha reunido esta tarde y las acciones de la compañía bajaron en la Bolsa de Fráncfort un 3,08 %, hasta 156,06 euros.

En septiembre de 2015 estalló en EEUU el caso de la manipulación de motores diesel para camuflar emisiones de gases contaminantes que obligó a destituir a varios directivos de Audi y de la matriz Volkswagen, incluido al entonces presidente del grupo, Martin Winterkorn.

Acerca de ProfesionalesHoy 20470 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy