Holanda, víctima y gran beneficiada del “brexit”

La Haya, 21 jul (EFE).- Holanda es uno de los países europeos más afectados por la ruptura de Londres con la Unión Europea (UE), pero también es el destino más deseado y elegido por organismos y empresas que abandonarán el Reino Unido tras el “brexit” gracias a sus ventajas fiscales y clima comercial.

Para el director de la Autoridad del Puerto de Rotterdam, Allard Castelein, el “brexit” no traer “nada bueno” a los empresarios holandeses y advierte de que una relación reducida con el Reino Unido tendrá “consecuencias negativas” para la economía de este país que involucra a unas 35.000 compañías holandesas.

Sin embargo, la secretaria de Estado para Asuntos Económicos, Mona Keijzer, enfatizó en un acto con empresas esta semana que la ruptura británica con la UE “ofrece oportunidades” al país, como es el caso de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) con sus 900 empleados, el banco japonés MUFG, la empresa Unilever o diferentes proveedores financieros.

El “brexit” se puede ver desde dos perspectivas en Holanda, ya que mientras los expertos advierten de las consecuencias de los controles fronterizos y los costes comerciales, la realidad refleja que muchas empresas, con sus decenas de miles de trabajadores, se trasladarán a Holanda después del 29 de marzo del año que viene.

Los costes de esta ruptura podrían alcanzar el 1,2 % del PIB holandés en 2030, unos 10.000 millones de euros, si no se negocia una salida británica en condiciones, según cálculos de la Oficina holandesa de Análisis de Política Económica (CPB).

El comercio holandés con el Reino Unido representa más del 3 % de su Producto Interior Bruto (PIB) y el 8 % de su volumen comercial, que por el “brexit” está en juego, añade la Oficina Central de Estadísticas (CBS).

Los productos más importantes de exportación son las frutas y verduras, frescas y procesadas, por valor de unos 2.000 millones de euros; también las carnes por más de 1.300 millones, la floricultura por 1100 millones, los productos lácteos por 250 millones, las patatas por 200 millones y el azúcar por 154 millones.

En caso de un “brexit” duro, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este jueves de que Holanda es uno de los países que más se verá afectado por la falta de un acuerdo comercial entre ambas regiones, ya que una ruptura radical supondría la reducción en un 0,7 % del ingreso holandés por exportaciones.

Sin embargo, un escenario “suave”, con el Reino Unido fuera de la unión aduanera pero manteniendo el acceso al mercado único y accediendo a cumplir con las normas de la UE, podría “implicar un coste casi de cero para la Unión en su conjunto”, según el FMI.

La Comisión Europea no es tan positiva sobre un acuerdo y afirmó este jueves en un comunicado que la probabilidad de un “brexit” sin acuerdo aumenta y las empresas y los trabajadores privados deberían “prepararse para cualquier eventualidad”.

Mientras siguen las negociaciones políticas, los empresarios holandeses prefieren prevenir y han empezado a buscar nuevos socios en Europa del Este, como Polonia, Rusia o Ucrania, porque “la otra opción es arriesgarse a crecer menos y nadie quiere eso”, subrayó el director de la compañía de flores Dekker Chrysanten, Cees Dekker, en declaraciones al diario holandés “NU”.

A través de la Agencia de Inversión Extranjera de los Países Bajos (Nifa), brazo oficial del Ministerio de Asuntos Económicos, el Gobierno holandés está “en contacto con más de 200 compañías”, según su portavoz Michiel Bakhuizen, para vender este país como el destino estrella.

Holanda ofrece a los empresarios que buscan hogar tras el “brexit” acuerdos impositivos favorables, un 30 % de sueldo libre de impuestos, población de habla inglesa, clima comercial idóneo, el buen nivel de educación, alta calidad de vida y la localización en el centro de Europa.

La campaña de la Nifa ha dado sus frutos: en 2017, 18 compañías eligieron los Países Bajos para establecerse tras el “brexit”, y en 2018 les han seguido otros como el gigante de productos de consumo Unilever, quien decidió poner fin a su doble estructura legal, rompiendo su base en Londres y reagrupándose en torno a su sede central en Rotterdam.

A ellos se unieron, entre otros, el grupo financiero Cboe Global Markets y el megabanco japonés Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG), que eligieron la capital holandesa como la sede europea de sus actividades, en detrimento de Londres.

Estas compañías se sumarán a otras de gran prestigio como Booking.com, Netflix, Facebook, Uber y Google, que tienen sus oficinas en Ámsterdam, sede y sucursal de más de 50 bancos europeos e internacionales.

Acerca de ProfesionalesHoy 20938 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy