Home / Empresas / DNV GL adapta su tecnología de inspección de buques utilizando drones

DNV GL adapta su tecnología de inspección de buques utilizando drones

Desde que DNV GL llevó a cabo su primera inspección de drones de producción en junio de 2016, se ha convertido en el proveedor líder en este campo. “Cuando comenzamos, queríamos encontrar una manera más segura, más eficiente y más barata de cumplir con los requisitos de ls inspecciones técnicas. Por ello, durante las mismas, el inspector debe poder ser capaz de supervisar el entorno para verificar el estado del mismo”, ha explicado Cezary Galinski, topógrafo principal y jefe del escuadrón de drones DNV GL. Este equipo global tiene su sede en Gdynia, pero también trabaja en Dubai, Shanghai, Singapur y Houston. “De esta forma, optamos por llevar el componente a la personas encargada de la inspección en cuestión, en 4k con vídeo de alta definición”, ha explicado.

Hasta el momento, el equipo ha realizado más de 25 inspecciones de buques con drones en todo el mundo. Los buques típicos incluyen desde petroleros hasta graneleros, plataformas elevadoras y, más recientemente, semisumergibles. “Estos son los que requieren estudios más detallados con primeros planos”, ha continuado Galinski.

Para realizar cada inspección, DNV GL tiene cuatro tipos de drones: el dron Custom, el DJI Phantom, el dron Mavic y el dron Flyability Elios, cada uno con diferentes capacidades y áreas de aplicación. Lo que todos tienen en común es que fueron modificados en el taller de Leszek Alba donde DNV GL personaliza drones listos para usar para que sean aptos para fines de inspección.

“Los drones que están disponibles en el mercado están diseñados para usuarios que los utilizan al aire libre en espacios abiertos y graban secuencias de objetos a continuación. En esta línea, una de las primeras cosas que hacemos es cambiar la configuración del software del dron para ajustar el ángulo de la cámara, lo que nos permite grabar objetos que están delante o encima del dron”, ha detallado Galinski.

El siguiente paso es incorporar el equipo de protección. “Tenemos que probar los drones cerca de las estructuras de los barcos, por ello, hemos desarrollado una jaula especial para el dron DJI Phantom. Así, se ha equipado el dron personalizado con un cable de protección para proteger sus hélices, la cámara y los sistemas de iluminación que le adjuntamos para que pueda operar en espacios oscuros”.

Además, el equipo de Galinski ha personalizado el dron con una cámara con zoom. Esto significa que, en lugar de tener que sobrevolar a distancias tan cortas de la estructura, el dron puede tomar imágenes de alta definición desde más lejos. Esto es particularmente importante cuando los topógrafos manejan el dron en mar abierto. Prueba de ello fue la primera prospección de drones costa afuera de DNV GL, que se llevó a cabo en el buque “Safe Scandinavia” en julio de 2017. Este buque auxiliar de apoyo (TSV), propiedad y operado por Prosafe, apoya las operaciones de perforación de Statoil en la costa de Noruega. “Fue una gran oportunidad para nosotros de demostrar la capacidad de nuestro dron para verificar el estado de los componentes externos en condiciones marinas desafiantes. Sobrevolamos el dron aproximadamente 25 metros debajo de la cubierta principal para verificar el estado de los pasacables y sus conexiones a las columnas que sostienen el TSV. Con velocidades del viento de alrededor de 15 nudos, el resultado fue muy favorable”, ha explicado Galinski.

“La innovación es uno de nuestros valores centrales. Estamos muy contentos de haberlo probado ya que nos ha ayudado a optimizar los requisitos de nuestras inspecciones y nos ha permitido ahorrar cantidades significativas de tiempo y dinero. Normalmente, este tipo de operación causaría una interrupción de varios días a nuestro cliente. En este caso, solo tuvimos que disponer de unas pocas horas y fue igual de efectiva”, ha afirmado Ian Young, director de operaciones de Prosafe.

Para llegar a este punto, el equipo de Galinski ha pasado por años de experimentos, modificaciones y carreras de práctica. Incluso después de optimizar la tecnología, sobrevolar drones en estructuras marítimas continúa siendo todo un desafio. “Al inspeccionar la bodega de un gran petrolero, por ejemplo, debes volar el dron a unos 30 metros de distancia en la oscuridad. Además, los pilotos están rodeados por muchas toneladas de acero, lo que significa que el GPS y la brújula magnética del dron, que generalmente lo ayudan a identificar su posición, no funcionan, ni su apoyo de posicionamiento. Esto hace que su comportamiento sea algo impredecible “, dice Galinski. “Si vuela un dron en su jardín con la función de mantenimiento de posición activada, puede empujarlo y volverá automáticamente a donde estaba antes.

Sin embargo, en un barco, durante una inspección en alta mar, los pilotos deben maniobrar el dron a lo largo de estructuras a distancias de hasta 180 metros. “En este tipo de entorno, el viento es el mayor factor de riesgo. Elegimos el dron DJI Phantom para el estudio “Safe Escandinavia”, ya que se puede equipar con una jaula. Proteger el dron ha sido importante, ya que se operó cerca de obstáculos como cadenas de anclaje y cables. Lo mejor de DJI Phantom es su tamaño compacto. Se adapta a una mochila, por lo que es conveniente llevarlo a la costa en helicóptero”.

El futuro de las inspecciones con drones

De cara al futuro, Galinski espera que los drones revolucionen el régimen de inspección. “Estoy seguro de que veremos la introducción de drones autónomos. Esto abriría muchas nuevas posibilidades en compartimentos donde los humanos no podemos acceder “, ha explicado. El inspector podría quedarse en el exterior mientras el dron siguiera una trayectoria de vuelo predefinida para verificar el estado del compartimento. “Esto nos permitiría llevar a cabo inspecciones sin largas preparaciones, a la vez que mantendríamos seguros a los topógrafos”, agrega Galinski. En el futuro, incluso podría ser posible que un dron autónomo equipado con inteligencia artificial inspeccione de forma independiente, supervisado por el inspector de la oficina de la costa con un casco de realidad virtual.

Por el momento, la funcionalidad autónoma aún requiere un mayor desarrollo. “Los drones externos pueden seguir una trayectoria de vuelo predefinida usando una señal de GPS. Pero para los compartimentos de acero confinados necesitamos encontrar un enfoque alternativo”, ha dicho Galinski. En un proyecto de investigación conjunto DNV GL y la Universidad de Trondheim, Noruega, están desarrollando un dron autónomo. Con varias opciones en consideración, Galinski espera ver las primeras encuestas autónomas de compartimentos inertizados en un futuro cercano. “Dos de nuestros pilotos de drones han completado la certificación BVLOS (Beyond Visual Line of Sight), lo que les permite operar drones fuera de la línea de visión. Por lo tanto, aunque las inspecciones con drones siguen siendo un nicho por ahora, los modelos más avanzados con capacidades de inteligencia artificial podrían transformar pronto las inspecciones de barcos. Queremos estar listos para esto”.

About ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

España estrecha lazos con Iberoamérica

El Clúster Marítimo Español apadrinó la presentación de la Declaración Iberoamericana para la creación del Clúster Marítimo Azul en el buque escuela Juan Sebastián El Cano.

Publicidad

Unihak
Volvo
Hempel
Bender
Econor
Schottel
Chorronaval
La-Parrilla
Northgate

Actualidad sobre el sector energético

Actualidad sobre obra pública