World Efficiency

Ghesa
Home / Energía-Nov / Siemens crea tres nuevas soluciones para reutilizar el excedente de energía renovable

Siemens crea tres nuevas soluciones para reutilizar el excedente de energía renovable

En los próximos años, uno de los principales desafíos a los que se enfrentarán las ciudades de todo el mundo es cómo poder cubrir el creciente aumento de la demanda de energía, que se estima será un 50% superior a la actual en 2030. Esto, unido al objetivo de la UE de conseguir generar energía sin combustibles fósiles en el futuro y la necesidad de alcanzar un mix energético sostenible, ha llevado a Siemens a desarrollar tecnología para ofrecer soluciones a estos retos.

El aumento del uso de fuentes renovables para la generación eléctrica se convierte, por tanto, en uno de los principales fines para los países que pretendan alcanzar estos objetivos. Sin embargo, uno de sus principales problemas es su generación impredecible y dependiente de las condiciones meteorológicas ya que, en ocasiones, hace que se desperdicien miles de megavatios en momentos de máxima producción debido a la imposibilidad de almacenarla. Por ello, Siemens ha centrado todos sus esfuerzos en desarrollar, a través de un equipo de expertos de su división Siemens Corporate Technology, tres nuevas soluciones capaces de almacenar el excedente de energía procedente de parques eólicos y solares: Siestorage, Silyzer 200 y FES (Future Energy Solutiones).

Baterías que almacenan grandes cantidades de electricidad

Uno de estos novedosos sistemas de almacenamiento es el que se realiza a través de las baterías modulares de Siemens denominadas Siestorage. Este sistema es capaz de actuar tanto como un productor de energía como un consumidor y esta combinación ayuda a mejorar la estabilidad de la red y permite una mayor integración de las fuentes de energía renovables en el sistema.

Transformar el excedente de energía en hidrógeno

Otra de las tecnologías de Siemens es capaz de producir grandes cantidades de hidrógeno a partir del excedente de energía renovable de parques eólicos y solares. Se trata de Silycer 200, una máquina que extrae hidrógeno casi puro a partir del agua y la electricidad como materias primas, con un rendimiento alto (75%).

Esta tecnología funciona a través de la técnica de la electrólisis PEM, que emplea agua, electricidad y una membrana de intercambio de protones para almacenar el excedente en forma de hidrógeno. Además, ejerce como regulador de la corriente para que se mantenga constante a pesar de los cambios bruscos de agua, permitiendo mejorar el rendimiento de las instalaciones. La membrana de protones permite aprovechar toda la capacidad de energía generada, incluso en los picos de producción.

El hidrógeno generado a partir de la electrólisis puede convertirse para crear calor o puede ser corriente eléctrica por medio de una pila de combustible.

Electrólisis también para generar productos químicos

La electrólisis también permite transformar el excedente de energía renovable en calor, combustible y productos químicos, como por ejemplo, monóxido de carbono. Según Maximilian Fleischer, encargado de los desarrollos de sistemas de almacenamiento químico de Siemens Corporate Technology, “debido a su alta densidad de potencia, las formas de almacenamiento de sustancias químicas son la mejor manera de conseguir el mayor uso del excedente de electricidad”. Su equipo trabaja en los procedimientos de electrólisis para convertir la electricidad procedente de energía renovable en sustancias químicas necesarias, como el monóxido de carbono, el etileno o los alcoholes.

Piedras naturales para guardar la energía en forma de calor

Por último, Siemens está desarrollando en colaboración con la Universidad de Tecnología de Hamburgo y la compañía local de energía Hamburg Energie, un nuevo sistema de almacenamiento denominado Future Energy Solution (FES) capaz de almacenar el exceso de energía durante varias horas o incluso durante un día entero. En este caso, el superávit de energía se almacena en piedras naturales que guardan la energía en forma de calor para, posteriormente, volver a transformarla en electricidad. El diseño es sencillo, rentable y puede utilizarse como complemento para los sistemas de almacenamiento ya existentes.

Esta tecnología se está probando a pequeña escala en una fábrica de Hamburgo, aunque Siemens Corporate Technology también cuenta con su propia planta experimental en el campus de Siemens en Erlangen.

Sobre ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

Expobiomasa concede el Premio a la Innovación 2017 a la empresa Biocurve por su caldera de condensación de astilla

Expobiomasa ha otorgado el Premio a la Innovación 2017 a la empresa aragonesa Biocurve, por …

Publicidad

Northgate
Iguazuri
La-Parrilla

Actualidad de la eficiencia energética en la construcción

Actualidad de la minería energética

Actualidad de la construcción naval