World Efficiency

Ghesa
Home / Energía-pro / Contra el cambio climático, democratizar la energía

Contra el cambio climático, democratizar la energía

Por: Javier García Breva

El balance energético del verano en España indica que la caída en más de un 50% de la producción hidráulica por la sequía se ha cubierto con un incremento similar de la generación con gas y carbón, con una demanda eléctrica que apenas supera el 1% y sin la aportación de más renovables al sistema desde 2013, como ha revelado REE. A falta de otra política energética, la meteorología determina el precio de la electricidad y las emisiones de CO2.

La tendencia mundial es otra. Con datos de 2016, como refleja el “Anuario BP 2017”, la producción renovable creció un 14,1%, sólo un 0,5% lo hizo la producción con gas, un 1,3% la nuclear y el carbón retrocedió un 6,2%, con una demanda energética que creció un 1% y las emisiones de CO2 un 0,1%. Las renovables son la energía primaria que más y más rápido crece en todo el mundo y que frena las emisiones; y así seguirá durante las próximas décadas.

La razón de tal distancia entre las tendencias de España y el resto del mundo se explica por 4 hechos:

-España carece de estrategia para cumplir los objetivos europeos de renovables y emisiones

-Mantiene los incentivos a las empresas que más contaminan,

-No tiene en cuenta la depreciación de los activos energéticos fósiles y nucleares frente al abaratamiento de las renovables y

-No existe evaluación del daño ambiental que en el futuro producirán los impactos del cambio climático.

Hacia un modelo energético 100% renovable

La Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Stanford ha actualizado su informe de 2015 para una transición energética a un sistema 100% renovable en 2050 en 139 países. Para España se propone una hoja de ruta cuyo objetivo más importante es la eficiencia energética que se estima en un 45% con un mix centrado en un 47,1% de eólica terrestre (33,5%) y marina (13,6%) y un 44,9% de energía solar repartida entre fotovoltaica residencial (17,2%), termosolar (11%), fotovoltaica comercial (8,3%) y fotovoltaica a gran escala (8,4%).

La rápida maduración de las tecnologías renovables, de las baterías de almacenamiento, dispositivos inteligentes y microrredes ha hecho que ante propuestas como las de la Universidad de Stanford se haya pasado de la hilaridad a la certeza. Las señales que aparecen en los mercados así lo atestiguan:

-Dinamarca ha decidido vender su industria petrolera (Maersk) para alcanzar una cuota del 50% de renovables en 2020 y prescindir de los combustibles fósiles en 2050.

-Australia ha alcanzado una potencia de 6 GW de fotovoltaica instalada en los tejados de las viviendas. Uno de cada cinco hogares australianos dispone de energía solar a través de 2,8 millones de pequeñas instalaciones que representarán el 24% de toda la electricidad en 2040.

-EE.UU asiste a un crecimiento de la generación distribuida mediante pequeñas instalaciones fotovoltaicas en hogares y empresas que hará que más de 2.000 millones de dólares de la producción de electricidad en 2025 pasen de los generadores tradicionales a la generación distribuida a pequeña escala.

-Reino Unido ha conseguido reducir la demanda eléctrica máxima en un 13% a través de la generación fotovoltaica distribuida y el Gobierno conservador de Theresa May prepara un plan energético basado en el autoconsumo con energía solar, baterías de almacenamiento y gestión de la demanda con tecnología digital para que los consumidores puedan ahorrar en su factura de la luz más de 44.000 millones de euros en 2050.

Nueva York está debatiendo un objetivo del 50% de almacenamiento para todo el Estado, como ya hiciera antes California (1,3 GW), para expandir las energías renovables y aprovechar los activos más baratos de energía distribuida. Nueva York ya ha superado el millón de hogares con autoconsumo. El almacenamiento combinado con fotovoltaica permitirá a los consumidores compartir mediante microrredes la generación solar para cubrir sus necesidades energéticas de forma independiente del sistema eléctrico.

-Alemania permite compartir el autoconsumo fotovoltaico a través de las baterías que almacenan la energía que producen los paneles solares de manera descentralizada y conectada digitalmente. En Alemania existen más de un millón y medio de productores privados de energía solar que a través de cooperativas y plataformas digitales contribuyen a estabilizar la red eléctrica, ahorrar costes al sistema y disfrutar de una tarifa plana de cero euros.

La potencia fotovoltaica instalada duplicará en 2022 a la nuclear en todo el mundo. Más de 871 GW solares con precios por debajo de los costes de los combustibles fósiles y la energía nuclear. La aceptación creciente del autoconsumo entre los propietarios de viviendas y edificios reducirá la necesidad de plantas térmicas de carbón y gas.

Los 5 falsos mitos de la energía centralizada

El mejor indicador de la transición energética en el mundo es el desplazamiento de la inversión desde los combustibles fósiles y nucleares a las renovables por su mayor rentabilidad. Este hecho transforma el modelo energético convencional al poner en primer lugar la preocupación por la gestión de la demanda sobre la gestión de la oferta, la eficiencia energética sobre el consumo de energía, el beneficio para el consumidor sobre la rentabilidad del dividendo y la economía productiva sostenible sobre la economía especulativa.

La transición energética se hace posible a través de la generación distribuida, al convertir cada centro de consumo en generador de su propia energía y a millones de consumidores en nuevos actores en el sistema energético. A partir de ahora habrá que tener en cuenta que los mitos del modelo energético centralizado han caído definitivamente:

1-La capacidad instalada de energías renovables seguirá creciendo a mayor ritmo que el resto de fuentes de energía y supondrán el 72% de toda la inversión energética mundial. Pero no será suficiente para alcanzar los compromisos climáticos del Acuerdo de París de 2015.

2-Los precios de las energías renovables están por debajo de los costes equivalentes de los combustibles fósiles y de la energía nuclear. El coste de la energía solar caerá un 66% hasta 2040, la eólica terrestre un 47% y la eólica marina un 71%.

3-La integración masiva de energías renovables no necesita energía de respaldo ni mayor capacidad de interconexiones. La combinación de renovables con almacenamiento, el vehículo eléctrico, las microrredes, las redes y contadores inteligentes proporcionan la suficiente flexibilidad y gestión de la demanda para equilibrar la generación variable, optimizar y reducir costes del sistema.

4-Es viable un modelo 100% de la generación de electricidad basado en las fuentes renovables por razones tecnológicas, económicas y ambientales.

5-Las fuentes renovables son determinantes para descarbonizar la energía y eliminar las emisiones de CO2 en 2050. La electrificación de la demanda en la edificación y el transporte será decisiva. La edificación de alta eficiencia y el vehículo eléctrico es la palanca que transformará el sistema energético.

La mayor integración de renovables abarata los precios de la energía en el mercado mayorista. A más renovables son mayores los ahorros en el recibo de la luz. Facilitar la generación distribuida y la participación de los consumidores en la gestión de su propia energía es la única medida que puede reducir los precios de la energía.

Sobre ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

Si gestionamos bien, no deberíamos hablar de “eficiencia” energética

Por: Hernando Gutiérrez Angel, gerente de IFMA España Desde hace unos cuantos años, venimos acuñando …

Publicidad

Northgate
Iguazuri
La-Parrilla

Actualidad de la eficiencia energética en la construcción

Actualidad de la minería energética

Actualidad de la construcción naval