ChemPlastExpo

Home / AA Noticia principal / “El potencial de ahorro de las empresas españolas implementando medidas de eficiencia energética es muy alto”

“El potencial de ahorro de las empresas españolas implementando medidas de eficiencia energética es muy alto”

Entrevistamos a Remigio Abad, Director de Marketing de Empresas de Endesa, con motivo del lanzamiento del II Informe de Comportamiento Energético. Abad nos habla de las tendencias de consumo energético de las empresas y su comportamiento en este ámbito, además de cómo pueden conseguir ser más eficientes.

Desde las patronales y colectivos empresariales la principal reclamación en el ámbito energético es el elevado coste que conlleva, ¿Supone el coste energético un problema de competitividad o tenemos que mirar otros aspectos más importantes?
Es una realidad que el coste energético puede tener un peso importante en la cuenta de resultados de muchas empresas. Por ello, actuar en esa partida es clave para el incremento de la competitividad de cualquier empresa.

Algunas empresas se pueden mostrar reticentes al cambio ya que, especialmente para las pymes puede suponer una inversión algo elevada. Sin embargo, según el II Informe de Comportamiento Energético que hemos elaborado, con las medidas adecuadas una pyme puede amortizar en dos años y medio, de media, las inversiones que realice en eficiencia energética y conseguir un ahorro medio neto del 26% en el consumo energético, lo que se traduce en una reducción de los costes interesante y por tanto mayor rentabilidad.

Es por ello por lo que la tendencia en cuanto a inversión en medidas de eficiencia energética es ascendente. Por ejemplo, el sector industrial es uno de los que tiene mayor concienciación sobre la eficiencia energética debido precisamente a su alto consumo, aun así todavía posee un elevado potencial de mejora y debe seguir trabajando en la eliminación de consumos fantasma (no productivos), que se presentan en casi un 40% de las empresas,  la mitad del sector industrial podría ajustar y optimizar la potencia contratada, una sencilla medida cuyo ahorro es inmediato y que requiere de poca inversión.

En términos generales y por los datos que maneja, ¿podría decirse que en España las empresas consumen mucho? ¿Qué sectores empresariales son los que más consumen y/o demandan energía?
La mitad de las empresas españolas se encuentran en un tramo de consumo anual menor de 100.000 kWh. No obstante, evidentemente, el consumo depende del sector en el que cada empresa desarrolla su actividad, de manera que los sectores en los que más energía se emplea sería el sector industrial en el que un 21% de las empresas aún consume más de 250.000 kWh al año, junto con el sector terciario en el que un 12% de la empresas superan este límite, seguidos de lejos por el comercio, la hostelería y la residencia y la agricultura con un 8, un 7 y un 5% de las empresas respectivamente. Por tanto, en el ámbito hostelero y residencial, el consumo es significativamente más moderado, por debajo de los 11.000€ anuales, mientras que el 57% de las organizaciones se encuentra entre los 11.000 y los 30.000 € anuales.

¿Se está haciendo un consumo energético racional por parte de las empresas españolas?
Lo que trasciende de nuestro estudio es un desconocimiento del propio consumo energético por parte de muchas empresas españolas, lo que en ocasiones, se puede traducir en un consumo no tan racional como debiera serlo. De manera que, aún es necesario que las compañías españolas se planteen medidas que le permitan conocer y analizar los consumos reales en sus instalaciones. Esto se consigue gracias a un diagnóstico energético que ofrece un mapa energético sobre cómo y dónde se llevan a cabo los consumos de una instalación con recomendaciones sobre medidas a implementar con los ahorros potenciales que conllevan. Por ejemplo, cambiando el sistema de iluminación convencional por uno más eficiente se pueden obtener ahorros del 70% sobre el consumo o instalando una batería de condensadores se  compensa la energía reactiva desde ese mismo momento, por no mencionar el ahorro que supone eliminar malos hábitos como el mantener en modo stand-by los equipos de la empresa.

Cuando se habla de energía parece que lo único que importe sea el precio, ¿no le preocupa a las empresas otros aspectos como ser más eficientes en el consumo o utilizar fuentes renovables? ¿La empresa española está concienciada de los beneficios que aporta la eficiencia energética, uso de energías renovables o conservación medioambiental?
Sí, en España existe una concienciación sobre la necesidad de ser más eficientes en el consumo, pero, tal vez, todavía sea necesario ponerlo mucho más en práctica.

Lógicamente, existen sectores en los que es más sencillo evidenciar el compromiso con el medio ambiente, como el sector hotelero, en el que se suele hacer partícipe a los clientes de la gestión responsable de los recursos, y otros en los que resulta más complicado. Por ello, desde Endesa trabajamos en esa labor didáctica y práctica desde hace años y recalcamos continuamente que, con las medidas que proponemos, las empresas pueden reducir sus emisiones de CO2 hasta en un 23%, una de las ventajas medioambientales que los clientes valoran cada día más.

¿España está en condiciones de cumplir con los objetivos del H2020? ¿Dónde tendríamos que poner más el acento, como país, para conseguir los objetivos del H2020 para el sector energético
Es necesario un cambio de comportamiento energético que permita un desarrollo sostenible y competitivo a las empresas. Por lo que el vector energético debe tenerse en cuenta en los planteamientos estratégicos, y la eficiencia energética tiene que ser contemplada como un parámetro más para medir la competitividad de cualquier sector económico.

Para llegar a cumplir con los objetivos H2020 las estrategias deben basarse en la reducción de consumo de combustibles fósiles y la independencia de la importación de recursos.

Así mismo, es fundamental poner el foco en los edificios, alrededor de los cuales la UE ha creado un marco normativo extenso sobre eficiencia energética. En él se promueve la incorporación de numerosas mejoras, tanto en edificios nuevos como en los ya existentes.

De este modo, si se sigue este camino, se prevé que para 2020 la mayoría de modelos de consumo puedan llegar a ser casi cero, como resultado de las fuertes políticas de ahorro energético que se están implementando.

Por el contrario, ¿qué sectores están mostrando un comportamiento más eficaz en el consumo a lo largo del tiempo?
El sector industrial, es uno de los que mayor progreso está demostrando, porque a pesar de ser un ámbito en el que el porcentaje de empresas con medidas de mejora de la eficiencia energética no es tan alto como en otros sectores, cuenta, como comentaba anteriormente, con un alto nivel de concienciación y profesionales centrados en la mejora de los procesos productivos.

Por otro lado, en el sector terciario existe un largo recorrido de mejora, ya que la necesidad de una figura experta en energía dentro de las organizaciones conlleva un desconocimiento de los datos energéticos reales y, consecuentemente, de las posibilidades de mejora. No obstante, es importante destacar que este sector es objeto de normativas y se está posicionando como un referente para otras áreas, por lo que también se le considera uno de los sectores clave.

¿Cuál es la tendencia de consumo?
A nivel europeo, estamos evolucionando hacia un modelo energético basado en la generación energética sostenible y en un consumo más eficiente y responsable. En el consumo energético en la Unión Europea entre los años 2005 y 2014 se produjo un descenso que llegó a ser del 18%, no obstante en los últimos años se ha producido un leve aumento, aunque el consumo sigue siendo mucho inferior que en 2005.

Por otro lado, las emisiones de CO2 se redujeron hasta en un 26% entre los años 2008 y 2013, pero, debido en parte al aumento del consumo, recientemente están volviendo a aumentar.

¿Es un problema la inversión que supone la implantación de sistemas y/o estrategias que mejoren la gestión energética de las empresas? ¿Cuál es la situación en España en este sentido?
Para las empresas más pequeñas la inversión en sistemas de mejora de la eficiencia energética puede suponer un desembolso inicial nada despreciable. Sin embargo, para ayudarlas a implementar  estas medidas, Endesa ofrece formas de pago flexibles para ayudar a acometer la inversión. El Servicio de Gestión Energética Integral de Endesa, permite a las empresas externalizar todos los procesos destinados a generar la energía que consume a través de un servicio “llave en mano”.

La realidad es que el potencial de ahorro de las empresas españolas implementando medidas de eficiencia energética es muy alto.

Además, la implementación de las medidas que he ido comentando supondría un ahorro directo en las facturas, algunas de carácter inmediato como el ajuste de la potencia, otras a medio plazo, menos de dos años, como los equipos que compensan la energía reactiva, y otras a largo plazo, como la tecnología LED, que suele amortizarse en un plazo de cuatro años, pero que conlleva un ahorro de hasta el 70% en el consumo de iluminación, sin perder calidad lumínica.

Sin duda, los datos avalan que invertir en eficiencia energética es totalmente rentable para cualquier empresa, y el retorno de la inversión es relativamente rápido.

¿Qué papel juega la Administración Pública?
Desde la Administración Pública se plantean programas de ayudas y subvenciones para empresas que quieran introducir medidas de eficiencia energética en sus instalaciones. No obstante, la asesoría y las medidas que nosotros ofrecemos a las compañías ya suponen ahorros en la factura, por lo que no dependemos de las ayudas de la Administración, pero, evidentemente, siempre contribuye que haya un respaldo económico por su parte.

Continuando con este asunto, ¿que se propone desde Endesa? ¿cómo pueden mejorar las empresas? ¿Cuáles son las necesidades que habéis detectado en las empresas? Supongo que hay similitudes, pero también habrá diferencias entre sectores.
En Endesa proponemos diversas medidas que podrían aplicarse a todos los sectores, y que ya he venido comentando: el ajuste de la potencia, la compensación de la energía reactiva, el cambio a iluminación LED y la eliminación de consumos stand-by. Para el propietario de un negocio no es fácil identificar sus necesidades, por lo que en Endesa ofrecemos un servicio de asesoramiento que les ayuda a encontrar la mejor solución, tanto en nuevas instalaciones como en la ampliación o reforma de las ya existentes.

En cuanto a instalaciones de gas podemos lograr ahorros de un 25 a 45%, cambiando calderas obsoletas que trabajan con gasóleo o propano por otras de nueva tecnología de gas natural.

También podemos actuar en instalaciones de climatización y refrigeración, consiguiendo ahorros de hasta un 30%, cambiando equipos por otros más eficientes y que aportan mayor confort.

Dependiendo del sector, los datos pueden variar pero, adoptando tan solo alguna de estas medidas, por ejemplo el ajuste de potencia, para el 23% de las empresas industriales y del sector terciario representaría un ahorro superior a 2.000€. Igualmente, es importante destacar que el potencial de ahorro de la industria intensiva térmica es considerablemente superior al resto. De la misma manera, los fabricantes de equipos de transporte, así como de papel o impresión, también presentan un potencial de ahorro significativo.

Por otro lado, promovemos el uso de energías renovables, al que algunas empresas españolas ya empiezan a sumarse.

Teniendo en cuenta la tendencia energética actual de las empresas, ¿cuál será el panorama que les espera en un futuro próximo? ¿Cuál es la apuesta de futuro de Endesa?
Las empresas aún tienen un potencial de ahorro elevado, por lo que, desde Endesa se seguirá trabajando en el asesoramiento a empresas para que, en la medida de lo posible, y en parte también gracias al Servicio de Gestión Energética Integral que ofrecemos, sean capaces de implementar las medidas anteriores. Además, por supuesto, continuaremos potenciando las energías renovables.

El informe sobre la evolución en el último año arroja datos positivos en cuanto a la transformación de las empresas, cada día son más las compañías que adoptan de algún modo medidas de eficiencia energética. El sector terciario y el hostelero y residencial han reducido su consumo energético notablemente, como resultado de la implantación de medidas. Así mismo, respecto al informe anterior se observa una disminución significativa de las emisiones de CO2, siendo del 16% en el sector industrial, del 23% en el sector terciario, del 6% en el sector agrario y del 14% en el sector hostelero y residencial. No obstante, aún existe un amplio margen de mejora en el que seguir esforzándonos.

Sobre José Henríquez

Te puede interesar

Paloma Sevilla, nueva directora general de Unesa

Paloma Sevilla ha sido nombrada directora general de UNESA, un cargo de nueva creación que …

Publicidad

Unihak
Northgate
La-Parrilla

Actualidad de la eficiencia energética en la construcción

Actualidad de la minería energética

Actualidad de la construcción naval