Entrevista con Paloma Pérez, secretaria general de la ANFFE

ANFFE, Asociación Nacional de Fabricantes de Fertilizantes, es una organización profesional sin ánimo de lucro, constituida en 1977, que agrupa a las principales empresas españolas fabricantes de fertilizantes así como a empresas productoras extranjeras con representación en el territorio español. Su misión es, entre otras, el fomento de un abonado de calidad y de una agricultura productiva sostenible. La asociación promueve y colabora en el desarrollo de la industria de los fertilizantes y la viabilidad de las empresas del sector. Paloma Pérez, secretaria general de la ANFFE nos habla en esta entrevista sobre los objetivos de la asociación y sus acciones más destacadas, del trabajo coordinado con las empresas asociadas, así como de los retos del sector o los avances en normativa, entre otros aspectos.

¿Qué objetivos se fija la Asociación a corto o medio plazo?

Los objetivos prioritarios de la Asociación son el aseguramiento de la calidad de los productos, la adecuada aplicación de los fertilizantes al campo y en especial preservar la supervivencia de las empresas y la viabilidad del sector. La Asociación vela en todo momento para que las nuevas disposiciones, tanto técnicas como legales, permitan que se cumplan estos objetivos.

En este sentido, actualmente se está debatiendo en el Consejo y el Parlamento Europeo una propuesta de la Comisión sobre un nuevo Reglamento relativo a productos fertilizantes.  El objetivo de la misma es armonizar a nivel europeo las disposiciones relativas a varios tipos de productos relacionados con la nutrición de las plantas: fertilizantes, tanto inorgánicos como orgánicos y organominerales, enmiendas, medios de cultivo, aditivos agronómicos y bioestimulantes. ANFFE está manteniendo una serie de reuniones y contactos con los representantes de ambas instituciones, con la finalidad de que se apruebe finalmente un texto que permita la puesta en el mercado de productos seguros, de calidad y eficaces agronómicamente, con los que se pueda continuar realizando una fertilización racional de los cultivos y que se asegure el adecuado abastecimiento de fertilizantes en el mercado de la UE.

¿Cómo valoraría el apoyo que reciben por parte de la Administración?

Las relaciones con la Administración son en general excelentes, existiendo una plena colaboración y un  mutuo entendimiento, así como un continuo intercambio de información y de puntos de vista con todos aquellos departamentos ministeriales con los que se tiene contacto, principalmente del MAPAMA, en relación con asuntos tales como nuevos proyectos legislativos o modificaciones de la legislación sobre fertilizantes, fomento de buenas prácticas agrícolas, imagen de los fertilizantes, calidad y seguridad, etc.

Por su parte, la Asociación informa puntualmente a la Administración Española sobre los temas sectoriales de interés y solicita su colaboración para resolver diferentes problemas relacionados, entre otros, con la política comercial de la Unión Europea (derechos arancelarios, medidas antidumping, etc.).

En base a su experiencia, ¿cómo coordina ANFFE en el trabajo con las empresas asociadas?

ANFFE, que integra tanto a fabricantes nacionales de fertilizantes químicos inorgánicos como a extranjeros con representación en el territorio español, así como a empresas que ejercen actividades afines a la fabricación de fertilizantes, está constituida actualmente por 13 empresas: Fertiberia, Fertinagro Nutrientes, ICL Fertilizers, Eurochem Agro Iberia, Repsol, Timac Agro España, UBE Corporation Europe,  Yara Iberian, Asturiana de Fertilizantes, Fertisac, Incro, Mirat Fertilizantes y Profersa.  Este sector proporciona más de 1.600 empleos directos y en el entorno de 15.000 indirectos, en comercialización, transporte, envasado, minería, etc.

La Asociación mantiene una excelente coordinación con las empresas, proporcionándoles constantemente información precisa, tanto del mercado o de aspectos técnicos de los fertilizantes como de legislación (disposiciones oficiales de interés, estadísticas sobre el mercado de fertilizantes, información sobre conferencias y reuniones internacionales, nuevos proyectos, etc.). Es de destacar el firme apoyo y soporte técnico prestado por todos los fabricantes a las actuaciones de la Asociación, lo que permite tratar y resolver diferentes asuntos y cuestiones que se plantean en los distintos campos de actuación.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta el sector de abonos y fertilizantes?

En la actualidad hay una serie de retos a los que la industria española de fertilizantes debe enfrentarse para poder desarrollar adecuadamente su actividad y para que pueda ser competitiva. En la propuesta de la Comisión sobre productos fertilizantes hay una serie de aspectos que deben ser mejorados, ya que si se aprobara en los términos actuales, se permitiría la puesta en el mercado de algunos productos de peor calidad, que podrían incluso tener graves repercusiones para los suelos a largo plazo y que además serían más caros por unidad de nutriente. La industria de fertilizantes minerales se encontraría en clara desventaja frente a los fabricantes de otros productos menos eficaces y menos seguros.
Un factor fundamental es el precio del gas natural, materia prima necesaria para la producción de fertilizantes nitrogenados.  Al ser en la actualidad el gas natural más caro en España que en el resto de Europa y dado que los costes regulados (transporte, distribución de gas, etc.) cuestan el doble en nuestro país, la industria española no puede competir en igualdad de condiciones que sus vecinos europeos.

La industria está además en clara desventaja competitiva frente a países terceros en los cuales se encuentran importantes reservas de materias primas y cuyos costes de producción son inferiores. La consecuencia de esta situación es que las importaciones procedentes de estos países están aumentando, desplazando el consumo de los productos fabricados en nuestro país.
Asimismo, las legislaciones medioambientales europeas, que son las más estrictas a nivel mundial, fijan unas limitaciones muy severas y penalizan a las industrias con unos costes añadidos que no tienen paralelismo en los países terceros. En este sentido, se debe evitar que se impongan unos límites de emisión de CO2 tan restrictivos que puedan hacer inviable la fabricación de amoniaco en la Unión Europea, pudiendo implicar la dependencia del exterior de un producto que es fundamental para la fabricación de los fertilizantes.

La industria de fertilizantes europea, que es la más eficiente del mundo en términos de producción, consumos energéticos, etc. y que se ha adaptado a las regulaciones ambientales más exigentes a nivel global, podría verse en una situación de muy difícil supervivencia. Su desaparición afectaría de manera muy significativa a la agricultura europea e incrementaría además las emisiones a nivel global, ya que lo que no se produzca en Europa se tendrá que producir fuera, y al ser la industria Europea la menos contaminante del mundo, el balance global de emisiones aumentaría.

¿Cómo imagina la evolución del sector en los próximos años?

El sector de los fertilizantes minerales seguirá proporcionando productos seguros y de calidad a la agricultura. Además, continuará apostando por la investigación y el desarrollo de nuevos productos, encaminados a una mejora de la eficiencia de la fertilización y a un mayor respeto al medio ambiente, explorando nuevas materias primas procedentes de la valorización de algunos subproductos, en línea con el futuro Reglamento europeo de fertilizantes. Estos nuevos productos coexistirán con los fertilizantes minerales tradicionales, que ya han demostrado a lo largo de muchos años su eficacia y su contribución a la mejora de la producción de los cultivos.

En el futuro se seguirá empleando el criterio de aplicación racional de los fertilizantes y se incorporarán nuevas tecnologías, enfocadas a un mejor manejo del agua y de los nutrientes. Para que el agricultor pueda seguir obteniendo productos de calidad y unos buenos rendimientos de sus cosechas y para que pueda mantener en sus explotaciones unos suelos fértiles, deberá reponer continuamente los nutrientes que han sido extraídos en las cosechas anteriores mediante una adecuada fertilización.

Además, no debemos olvidar que, para poder alimentar de manera adecuada a la población mundial, que está en constante crecimiento, hay que conseguir un aumento de la productividad agrícola. Esto se puede lograr gracias a una intensificación sostenible, para lo cual juega un papel fundamental el uso adecuado de los fertilizantes.

¿Cuál es su opinión sobre los avances que se están llevando a cabo en materia de normativa?

En ANFFE consideramos que hay una serie de aspectos de la propuesta que se deben mejorar, como por ejemplo:

A) validez agronómica: se ha priorizado la economía circular y la utilización de algunos residuos sobre aspectos tan importantes como la salud y la seguridad de los consumidores y del medio ambiente o sobre la validez agronómica de los productos. Aunque la idea de reciclar nos parece correcta, debe de hacerse con los debidos controles, de forma que se evite que determinados residuos que no sean seguros ni válidos para la nutrición de las plantas se puedan emplear en la agricultura sin ningún control.

B) reconocimiento mutuo: la Comisión ha querido eliminar los problemas con el reconocimiento mutuo de los productos que no están actualmente armonizados y que están regulados por las legislaciones nacionales, pero ha previsto un sistema en el que en el futuro coexistirá el Reglamento europeo con las legislaciones europeas, por lo que podrán seguir apareciendo problemas con el reconocimiento mutuo.

C) definición de fertilizante: no está muy clara la distinción entre los fertilizantes (que aportan nutrientes) y otros tipos de productos que mejoran la eficiencia de la nutrición (enmiendas, medios de cultivo, aditivos agronómicos o bioestimulantes), ya que la actual definición sobre productos fertilizantes incluida en la propuesta, al englobar a diversos tipos de productos, con diferentes funciones, puede producir confusión en el agricultor.

D) trato discriminatorio: en cuanto a los contenidos en nutrientes, la declaración, el etiquetado o las desviaciones que se admiten en el contenido de los mismos, así como los límites para los metales pesados, etc. son claramente discriminatorios para los fertilizantes minerales, en favor de los productos orgánicos y los obtenidos a partir de residuos, habiéndose fijado sin tener en cuenta ni criterios científicos ni el objetivo de lograr una productividad y una rentabilidad de la agricultura europea.

E) contenido de nutrientes: para que los fertilizantes sean eficaces, deben tener unos contenidos de nutrientes adecuados y no tan bajos como los que en algunos casos se han propuesto y los nutrientes deben estar en formas que sean asimilables por los cultivos. Además, es imprescindible que los productos demuestren, previamente a su comercialización, su eficacia agronómica, para evitar que los suelos agrícolas se conviertan en vertederos de residuos con escaso valor agronómico.

F) etiquetado: el etiquetado debe ser claro y exhaustivo, debiéndose incluir toda la información sobre los nutrientes disponibles y sus solubilidades, para que el agricultor pueda elegir el producto más adecuado a las necesidades de los cultivos y a las condiciones y características del suelo y del clima. Con ello se logrará una mejor eficiencia en el abonado y respeto al medio ambiente.

G) cadmio: se han propuesto unos límites que son excesivamente restrictivos para los abonos con fósforo, que son inasumibles por la industria y que no están justificados por razones de salud, seguridad y medio ambiente. Además, dejaría en manos de un país el principal abastecimiento de roca fosfórica al mercado de la UE. Esto afectaría negativamente al mercado de fertilizantes fosfatados y abonos complejos y podría tener como consecuencia unos mayores costes para los agricultores. En base a los últimos estudios científicos, consideramos que con un nivel de 90 mg Cd/kg P2O5 se puede garantizar la protección de la salud y el medioambiente, al tiempo que se pueda asegurar el adecuado suministro de abonos con fósforo en el mercado europeo. De acuerdo con el calendario previsto, los debates en el Consejo y el Parlamento Europeo terminarían en este presente año, con el fin de que se pudiera aprobar el texto a finales de 2017 y que entrara en vigor en enero de 2018. No obstante, dada la complejidad del tema y el elevado número de Estados miembros que intervienen en las negociaciones, el proceso se está alargando, por lo que es posible que el calendario inicialmente previsto pudiera retrasarse. Además, debido a la novedad que supone el esquema previsto en el Reglamento, basado en un sistema de verificación de la conformidad de los productos y ante la gran disparidad de nuevos productos, varios Estados miembros y diversas organizaciones han solicitado que se introduzca un periodo transitorio, por lo que la posible aplicación del Reglamento podría retrasarse aún más.

¿Qué acciones lleva a cabo Anffe lleva a cabo  centradas en la información relacionada directa o indirectamente con los fertilizantes, en la legislación, etc.?

  • Elaboración de las estadísticas sobre el mercado nacional de fertilizantes, con información sobre producción, ventas agrícolas y comercio exterior. Para su preparación ANFFE recibe periódicamente de sus miembros los datos de los productos que comercializan, mientras que parte de la información sobre comercio exterior de fertilizantes la obtiene de la Dirección General de Aduanas. Estas estadísticas son facilitadas periódicamente al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), para su publicación oficial.
  • Realización de diversos informes y estudios, así como folletos y posters divulgativos de los fertilizantes, cuya finalidad es dar a conocer el mercado nacional de los fertilizantes y divulgar el importante papel que dichos productos tienen en la nutrición de las plantas y en la seguridad alimentaria mundial.
  • Actividades de representación de las empresas ante diversos organismos, tales como Ministerios, Consejerías, Organizaciones agrarias, Organismos de normalización, Centros de investigación, etc. y coordinación con otras entidades (públicas y privadas, nacionales e internacionales) en actuaciones de interés sectorial, colaborando estrechamente con ellas para la consecución de sus objetivos.
  • Secretaría del Comité Técnico de Normalización sobre Fertilizantes, Enmiendas y Medios de Cultivo UNE/CTN-142, en el cual se elaboran normas nacionales sobre dichos productos y se participa en la tramitación de normas europeas e internacionales. En este Comité participan representantes de la Administración, así como de diversas entidades, asociaciones sectoriales y empresas.
  • En todas las actividades de la Asociación, se mantiene una buena coordinación con las empresas, proporcionándoles información sectorial, tanto nacional como internacional.

¿Cuáles han sido las acciones más destacadas de ANFFE el pasado año?

La Asociación ha sido muy activa en el pasado año y ha estado presente en diversos actos y reuniones que se han celebrado en relación con los fertilizantes. Ha prestado una especial atención al seguimiento de la futura legislación europea de fertilizantes, participando muy activamente en los debates sobre la propuesta de Reglamento, y ha mantenido diversas reuniones, tanto con representantes del Consejo como con parlamentarios europeos. Además, entre otras acciones:

  • Ha elaborado un video institucional, que muestra información sobre la importancia de los fertilizantes y sobre las empresas de la Asociación, que está disponible en la página web de ANFFE.
  • Ha participado en la elaboración de dos pósteres digitales sobre el almacenamiento y el transporte de los fertilizantes, en los que se recoge información práctica para realizarlos correctamente. Los pósteres, que están disponibles también en la página web de ANFFE. También incluyen buenas prácticas de manejo para los fertilizantes a base de nitrato amónico, los cuales requieren además otras especificaciones por las características del producto.
  • Ha colaborado en la celebración del Día Mundial de los Fertilizantes, fijado en el 13 de octubre, fecha que coincide con el aniversario de la patente de Haber-Bosch sobre la síntesis del amoníaco, tecnología que permite producir fertilizantes a partir del nitrógeno atmosférico. Esta invención está considerada como una de las más importantes en la historia, debido a que los fertilizantes son una solución global al problema de la escasez de alimentos en el mundo y uno de los factores clave que contribuyen a la mejora de la agricultura del futuro.