El Barómetro realizado por Asofap y Piscina & Wellness Barcelona confirma la buena salud del sector

Este 2017 será un gran año para el sector de la piscina en España, que ve afianzada la recuperación iniciada hace dos años con un nuevo y sostenido aumento de las ventas. Así, casi el 80 % de las empresas del sector cerrará el ejercicio con incrementos en su facturación y un crecimiento medio del 9,15 %, según se desprende del Barómetro sectorial realizado por la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscina (Asofap) y el salón Piscina & Wellness Barcelona que recoge las opiniones de cerca de 200 empresas.

Entre los participantes en este estudio figuran fabricantes y distribuidores de productos, equipos y tecnologías para piscinas, así como constructores, instaladores y empresas de mantenimiento repartidas por toda la geográfica española. El clima de negocio reflejado en el Barómetro es muy favorable, en línea con la recuperación económica y con el comportamiento positivo de otros mercados europeos para la piscina, al tiempo que constata la buena salud del sector y el restablecimiento del optimismo. El presidente de Asofap, Pedro Arrebola, considera que “el mercado español de la piscina ha vuelto” y ha subrayado “la homogeneidad y, sobre todo, la sostenibilidad del crecimiento, que todo apunta seguirá en 2018, y que confirma el final del período de crisis”.

En este sentido, el 90 % de los fabricantes y distribuidores prevé facturar un 11,20 % más este 2017, frente al 75,6 % de constructores, instaladores y empresas de mantenimiento que esperan crecer un 8,39 %. Por su parte, el Barómetro sitúa en 68,5 puntos el índice de confianza empresarial del sector, una cifra que ilustra también la buena marcha del negocio actual y las óptimas perspectivas para 2018.

 

Un mercado de nuevo atractivo

España es el cuarto país del mundo y el segundo de Europa en número de piscinas con un parque actual de casi 1,2 millones de unidades (concretamente 1.018.000 unidades de uso residencial y 121.070 de uso público y colectivo). Es, por tanto, un mercado maduro pero muy atractivo especialmente en el apartado de mantenimiento, equipamiento, rehabilitación o de reformas integrales de estas instalaciones, aunque se constata que la obra nueva repunta. Desde Asofap estiman que este año se construirán en España 22.000 nuevas piscinas, un 9 % más que en 2016.

Del Barómetro se desprende un equilibrio entre las tres principales líneas de negocio del sector: construcción (30,9 %), renovación (29,9 %) y mantenimiento de piscinas (39,2 %). El hecho que ahora sea el mantenimiento el ámbito predominante evidencia el proceso de transformación y saneamiento que ha vivido el sector de la piscina en España durante los últimos años, superando el protagonismo mayoritario que tenía tradicionalmente la obra nueva de piscinas (65 % aproximadamente en 2010).

Respecto al tipo de piscinas según su uso, el 61,4 % del negocio de las empresas se encuadra en la instalación o mantenimiento de piscinas residenciales, esto es las ubicadas en casas de particulares. Mientras que el volumen de negocio proveniente de las piscinas de uso público y colectivo (comunidades de vecinos, establecimientos turísticos, parques acuáticos y centros deportivos) representa casi un 40 % del mercado.

El estudio también indica que cerca de un 40 % de las empresas del sector muestra intención de incrementar su área geográfica de ventas en los próximos 12 meses. Sin embargo cabe puntualizar que, mientras las empresas especializadas en construcción, instalación y mantenimiento de piscinas esperan ampliar su radio de acción a otras Comunidades Autónomas, los fabricantes y distribuidores de productos de piscina apuntan, además, a incrementar su implantación en mercados exteriores.

 

Retos y tendencias

La mayoría de las empresas están de acuerdo en que los principales retos a abordar son todos aquellos relacionados con la profesionalización del sector como el intrusismo, la falta de profesionales cualificados y de titulaciones formativas oficiales relacionadas con la instalación y mantenimiento de piscinas. También preocupa los efectos de la venta on-line, el desconocimiento del consumidor sobre la solvencia técnica de las empresas o la disparidad de criterios normativos entre Comunidades Autónomas.

En cuanto a los productos más demandados este año, los equipos de electrolisis de sal encabezan el ranking, seguidos de los equipos de dosificación y control, la iluminación LED, los robots automáticos limpiafondos, las cubiertas y cobertores, los sistemas de análisis de agua, la climatización por bombas de calor y los revestimientos por lámina armada.

El Barómetro avanza, asimismo, el pronóstico de los empresarios sobre los aspectos que más valorarán los clientes finales a la hora de decantarse por instalar una piscina. La facilidad de mantenimiento, el bajo consumo energético, la alta calidad de los materiales y el hecho de contar con un servicio de mantenimiento asociado son, por este orden, las cuestiones que se prevé tengan mayor demanda en los próximos dos años.

Por último en cuanto a las tendencias para los servicios de mantenimiento se prevé un mayor protagonismo con todo aquello que tenga que ver con el detalle de los servicios y certificados de competencia profesional.

El presidente de Asofap, Pedro Arrebola, concluye “el sector debe seguir esforzándose por mejorar y detectar las oportunidades del mercado, apostando por la innovación y calidad de productos y servicios, la consolidación de los negocios de renovación y mantenimiento del parque, y por un mayor acercamiento al cliente final”.

Asofap ha presentado estas cifras en el marco del salón Piscina & Wellness Barcelona que se celebra hasta este viernes en el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona. Se trata de la feria más importante y representativa del sector en España y una de las más importantes del calendario internacional.

En este sentido, el director de Piscina & Wellness Barcelona, Ángel Celorrio, ha destacado que la buena marcha del sector se ha reflejado también en esta edición de la feria tanto en incremento de la oferta expositiva como en la excelente afluencia de profesionales que se está registrando.

El sector de la piscina en España está formado por 2.500 empresas que emplean a 64.000 personas directa e indirectamente. El volumen de negocio en el mercado nacional se acercará a los 1.140 millones de euros en 2017, según las previsiones de Asofap.