Nacen nuevos brotes verdes en el sector de la jardinería. Por Josep María Pitarque

Después de más de seis años de fuerte crisis económica, en 2014 se produjo una cierta estabilización del sector de la jardinería y, desde 2015, se está consiguiendo una pequeña recuperación que nos hace pensar que lo peor ya ha pasado.

Es evidente que, desde 2008, todos los centros de jardinería han sufrido en mayor o menor proporción los efectos de la crisis, pero los que mejor la han soportado han sido aquellos que han tomado medidas para contrarrestarla. Se han especializado, han ampliado surtido, han incorporado nuevas secciones que antes no trabajaban, han hecho pequeñas obras de mejora en su establecimiento, han realizado campañas de comunicación y publicidad, han formado mejor a sus empleados, han mantenido unos precios razonables, han ofrecido al cliente una agradable experiencia de compra y, sobre todo, han apostado por un trato más personalizado, procurando que se sienta importante y muy bien atendido.

En cambio, los que más han sufrido han sido aquellos que se han resignado, que se han escondido y que han esperado, sin hacer nada, a que pasara la crisis. Lamentablemente, algunos de ellos ya han desaparecido…

Pero, para que los centros de jardinería puedan enfrentarse a los difíciles retos y exigencias de un mercado cada vez más competitivo, además de las medidas que señalábamos anteriormente, la mejor solución pasa por su adhesión a una central de compras y servicios. De esta forma, podrán unir esfuerzos, beneficiarse de la fuerza del grupo, aumentar su competitividad, ganar más dinamismo y compartir desarrollos, información y estrategias para ser mejores que si estuvieran solos.

Por eso, les animamos a que pidan información de las características y forma de trabajar de cada una de las centrales que existen y que escojan la que mejor se adapte a sus necesidades. Pero que se asocien.

De hecho, ésta es una práctica muy habitual en la gran mayoría de países europeos de nuestro entorno (Francia, Holanda, Alemania, Italia…), donde la mayor parte de centros de jardinería están adheridos a alguna de las muchas centrales existentes. En España, sin embargo, aún vamos un poco atrasados en este aspecto, tan arraigado en todos estos países. Pero, poco a poco, cada vez hay más propietarios de gardens que se dan cuenta de que la pertenencia a una central es la mejor solución para crecer y luchar en igualdad de condiciones con las grandes cadenas de distribución del sector.

Por tanto, ahora, que la tormenta ha amainado y que parece que el sector de la jardinería vuelve a coger impulso, es el momento de ser valientes. Todos los actores del sector verde debemos trabajar aún más duro para volver a recuperar el optimismo, la ilusión y el entusiasmo de antaño.  Aún nos queda mucho camino por recorrer pero estamos convencidos que, ente todos, seguro que lo conseguiremos.

Texto: Josep María Pitarque, de AliatGrup