Cómo hacer que la poinsettia luzca intacta por más tiempo

En las semanas previas a la Navidad, la poinsettia es, sin duda, la planta estrella que destaca por encima del resto de plantas domésticas. Con sus brácteas en forma de estrella, sus colores brillantes y su intenso follaje verde, la poinsettia trae consigo el ambiente navideño y da un toque de viveza en el hogar en esta fría temporada de invierno. En el clima subtropical de México, país originario de esta planta, las poinsettias son arbustos que pueden llegar hasta un metro de altura. No fue hasta 1950 cuando los criadores en Alemania lograron cultivar variedades que pudieran tolerar la climatización. Hoy por hoy, estas plantas de invierno existen en una amplia gama de colores, formas y tamaños. Los cultivos de hoy en día son mucho más resistentes y mucho más fáciles de cuidar. Así pues, proporcionándoles la atención y los cuidados necesarios, estas estrellas permanecerán frescas y brillantes durante mucho tiempo.


Colocarla en el lugar correcto

Para mantener la poinsettia y que esta crezca sana y brillante, debemos colocarla en un lugar que esté protegido de las corrientes de aire. La temperatura ambiente debe estar preferiblemente entre 15 y 22 grados centígrados. En los fríos meses de invierno, esta planta agradece recibir un punto de luz. Colóquela en una ventana orientada al sur en la que reciba algo de luz natural. Las poinsettias sacan un gran provecho de la luz diurna que reciben en invierno. Pero, tenga cuidado: antes de abrir la ventana para ventilar la habitación, debe trasladar la planta a un lugar protegido de las corrientes de aire, ya que estas pueden causarle daños permanentes.

 

Un riego moderado

A la hora de regar la poinsettia debemos aplicar la regla de menos es más. Estas plantas pueden soportar un poco de sequedad pero, sin embargo, no toleran el exceso de agua. Bajo ningún concepto debe regar en exceso su poinsettia. Por lo tanto, debe retirarse cualquier exceso de agua antes de los 15 minutos después del riego. La poinsettia no se debe regar hasta que quede poca humedad en el fardo de raíz. La forma más fácil de averiguarlo es levantándola: La prueba del peso de la planta ayudará a determinar si es hora de regar o no. Por norma general, una poinsettia debe recibir una pequeña cantidad de agua a temperatura ambiente cada dos o tres días. Sin embargo, si está ubicada en una habitación muy cálida o cerca de un calefactor, puede ser necesario regarla todos los días. Por otra parte, si opta por un riego inferior, es decir, sumergir la planta en agua durante unos minutos, puede que no necesite regarla de nuevo en una semana entera. Consejo: Cuanto más pequeña sea la planta, más frecuencia de riego necesitará. Las miniaturas de Poinsettia deben regarse todos los días, ya que sólo tienen una pequeña cantidad de tierra como depósito de agua.
Prestar atención al comprarla

A veces es posible que al poco de tenerlas en casa, las poinsettias pierdan algunas hojas. Esto puede ser porque la planta no ha recibido el cuidado que necesitaba en tienda. Para evitar este tipo de sorpresas desagradables, debemos asegurarnos de que la poinsettia ha estado en un sitio protegido de las rachas de viento y del frío y envolverla bien durante el trayecto a casa. Deberíamos evitar elegir aquellas plantas que se encuentren en entradas con corriente de aire o en el exterior. También es recomendable echar un vistazo al abono de la maceta antes de comprar cualquier poinsettia. No debería estar ni demasiado mojado ni extremadamente seco. Una planta fresca y sana debería presentar un follaje abundante y equilibrado sin ningún daño aparente y capullos amarillentos-verdosos.

Fuente: Stars for Europe (SfE)