Entrevista con Mª Dolores Boix, presidenta Aptys

 

Aptys, Asociación de Preparadores de Tierras y Sustratos para Cultivo es una entidad de ámbito nacional, ubicada en Barcelona, que tiene por objeto fomentar las sinergias entre las empresas relacionadas con la extracción, preparación, envasado o comercialización de tierras y sustratos para el cultivo agrícola, viveros, áreas verdes, jardinería, horticultura y floricultura, ya sea en el sector profesional como en el doméstico. Interactuar con profesionales con objetivos, intereses, retos y problemas similares ofrece un valor añadido. Esta realidad es bien conocida por Mª Dolores Boix, destacada profesional a la cabeza de esta entidad, que trabaja en equipo con el objetivo de que cada eslabón de la cadena obtenga ventajas, incrementando su competitividad, así como su nivel de diferenciación. Boix nos habla en esta entrevista sobre los logros de la asociación, la situación del mercado y las dificultades que este afronta, la legislación actual, así como la proyección y objetivos del sector.

Hace un año nos informabais desde la asociación sobre la inclusión en el Grupo 5 de los “Sustratos de mezcla a demanda”, una reivindicación del sector que Aptys planteó en varias ocasiones a los responsables del MARM y que finalmente fue escuchada. ¿Cuáles podría decir que han sido a día de hoy los resultados sobre el terreno?

La modificación de los anexos del RD865/2010 publicada en diciembre del 2016, y en especial la inclusión de los “sustratos de mezcla a demanda” ha sido un gran acierto para el sector. La mayoría de las producciones de sustratos a granel para profesionales responden a este tipo de sustratos. Nuestros clientes son verdaderos especialistas y nos piden sustratos a la carta que van variando según las épocas del año, los cultivos que realizan, las innovaciones que aparecen en el sector, etc.  No se trata de productos estándares y repetidos a lo largo del año. Con esta modificación legislativa, los requisitos en cuanto a análisis físico-químicos, documentos de acompañamiento y contratos entre las partes, quedan perfectamente claros y se adaptan mucho mejor, en cuanto a costes y posibilidad de cumplimiento, a la realidad.

¿Cuál es la situación del mercado de tierras y sustratos en la actualidad?

Podemos hablar de una recuperación significativa del sector en este último ejercicio, y de unas perspectivas muy esperanzadoras para la campaña de este primer semestre del 2018. Ya apuntábamos el año pasado que se había empezado a recuperar el consumo privado, tanto a granel como ensacado. El año 2017 ha venido marcado por el reinicio, tímido, pero reinicio, al fin y al cabo, de la construcción pública y privada en nuestro país. El sector, ha reaccionado con ganas de crecer, invirtiendo en renovación de maquinaria, infraestructuras, nuevos productos y procesos.

¿Cuáles son las mayores dificultades a las que han tenido que enfrentarse los miembros de  la asociación el pasado año?

Uno de los impactos negativos más importantes ha sido el incremento de los fletes. En el año 2017 el coste de algunas materias primeras  muy utilizadas en nuestro sector, como es la fibra de coco, y que llegan a nuestro país por vía marítima, ha aumentado debido al incremento del coste para este tipo de transporte.

Siguen las dificultades para exportar a determinados países y en especial, siguen siendo muy difíciles los trámites para subministrar sustratos y abonos orgánicos a las Islas Canarias.

¿Cuál es su opinión sobre la normalización y la regulación del sector? ¿Cree que existe una regulación apropiada a las características y tipología de gran parte de los productos?

La legislación sobre sustratos y abonos orgánicos española es muy específica y garantista para el consumidor final. En otros países ni siquiera existe una legislación concreta para nuestro sector.  Regular un sector siempre es difícil y los primeros años de adaptación  a una normativa pueden resultar confusos. España ya tiene una trayectoria importante en la aplicación de su RD865/2010 y RD 506/2013. El sector se ha adaptado, profesionalizado y entiende que la correcta aplicación legislativa actual ha contribuido a mejorar productos, procesos y a dar garantías del trabajo bien hecho.  Solo cabe exigir que los productos que vienen  de mercados exteriores, comunitarios o no, cumplan los mismos requisitos que le son de aplicación a nuestras empresas, para garantizar con el mismo énfasis  la calidad al consumidor final y no competir deslealmente con las empresas que están haciendo bien los deberes.

¿Cómo se plantea la proyección y objetivos de Aptys  en un futuro próximo?
El principal objetivo de APTYS actualmente es el incremento de su peso específico dentro del sector mediante la incorporación de nuevos asociados.

Su segundo objetivo es la realización de un estudio de mercado en profundidad para saber los volúmenes y el impacto en nuestra economía del sector de los sustratos y abonos orgánicos. Dicho estudio no existe en la actualidad y creemos es de vital importancia invertir todos nuestros esfuerzos en conocer las características, estructuras y volúmenes de nuestro mercado. Dichos datos pueden ser de gran utilidad a nuestros asociados para la toma de decisiones de inversión o comercialización. Estamos definiendo la estructura del estudio y buscando la financiación para su realización.

¿Cómo camina la legislación europea en cuanto a la introducción de normativas independientes para sustratos y fertilizantes? ¿Cuál es hoy en día la posición de Aptys en cuanto al tipo de certificación externa que se exige a los sustratos?

La nueva legislación europea, actualmente en tramitación, es menos específica que la española e incorpora muchos conceptos relacionados con la economía circular. Pero es bastante injusta para los sustratos, pues está incluida en la legislación general de fertilizantes,  que como APTYS viene denunciando, tiene unos requisitos muy diferentes en cuanto a peligrosidad y contaminación medioambiental, respecto  a la que plantean nuestros productos. Sin embargo, se pretende exigir lo mismo a unos que a otros.

En cuanto a la exigencia de una certificación externa para cada uno de nuestros productos, esperamos prevalezca el sentido común y no aparezca en el redactado final de la ley europea.

¿Qué evolución ha tenido la obra pública en 2017 y qué previsiones se manejan desde Aptys?

La licitación pública en España ha crecido este 2017 por encima de lo estimado y se prevé siga esta misma tendencia en el 2018. Los entes locales y  autonómicos están liderando esta recuperación, que esperamos se traduzca en muchos jardines y zonas verdes.  2019 es año de elecciones municipales, momento siempre favorables a la construcción pública  y por consiguiente a nuestro sector, esperamos empezar a notar estos réditos en el 2018.