El Congreso Aecoc de Ferretería y Bricolaje reúne en Madrid a 300 profesionales del sector. Por Marc Daro

La verdad que ha sido un gran congreso, con ponencias muy interesantes, mucho más ameno que en otras ocasiones, con un cierre muy divertido.

Hay cientos de conclusiones posibles, de temas a comentar, de cosas en las que pensar, pero sobre todas, entre ellas, cabe destacar una muy clara: o nos adaptamos a los nuevos tiempos, a los nuevos hábitos de los consumidores, o estaremos totalmente fuera del mercado.

Podemos preguntarnos si este mercado, tal y como lo conocemos, durará así cinco, ocho, diez años… posiblemente no mucho más allá. Pero lo que es seguro es que, en ese mismo tiempo, los cambios que se van a originar, profundizarán la brecha entre el mercado tradicional y el digital mucho más grande.

Hoy en día “El 83 % de la población ha comprado algún producto del sector de la ferretería y el bricolaje en los últimos seis meses”, según ha señalado el responsable de ShopperView de Aecoc, Xavier Cros. Comprar por internet artículos que están en una ferreteria o un bricolaje, ya es una realidad muy cotidiana. Ya no es una opción de futuro, es que si no lo tienes presente está en el pasado más remoto. La velocidad del cambio puede borrarte del mercado futuro, de la realidad más cotidiana.

“Según las cifras compartidas en el punto de encuentro de Aecoc por Cros, el grupo de edad que mayor porcentaje representa entre estos compradores es el de aquellos que tienen entre 35 y 44 años (el 26 %), seguidos por los de 45 a 55 años (el 23 %) y los de 25 a 34 (19 %). Por el contrario, los mayores de entre 65 y 75 años son únicamente el 14 % de los compradores”.

Con estos datos, la pregunta que nos planteamos es ¿a dónde queremos llegar con nuestro negocio?, ¿a un ámbito local, de dos calles de nuestra población?, ¿a toda el área de nuestra comarca, a nivel más global? Hoy en día, aquella famosa pregunta que surgía cuando ibas a una tienda de un pueblo determinado, ¿y esto a quién se lo vendes por aquí?, es algo más que casposa resulta anacrónica.

Hoy en día, por medio de una web, desde una esquina, desde un garaje, puedes vender al mundo entero. Las exclusivas de dos calles a la redonda de un sector de población, no sirven para nada. Hemos de despertar, entrar en la era digital, solos o en compañía de nuestra agrupación, cooperativa, o de un socio digital. Pero o nos hacemos mayores digitalmente hablando o seremos ancianos analógicos. No hay vuelta atrás, aquellos que no quieran entenderlo no van a llegar muy lejos.

A pesar de vivir en la era de la tecnología, algunas pymes todavía no han entrado de lleno en ella. Según algunos informes, existe una gran brecha digital entre las grandes compañías y las pymes cuanto a su adaptación y uso de tecnologías para la gestión de sus procesos.

Es cierto que hay una evolución lógica por parte de las empresas a incorporarse al mundo online, pero es un proceso lento y poco eficiente. Omnicanal no es una cosa del futuro, es algo que o lo tienes ya, o puede que no lo tengas nunca.

Las ventas de internet son nuevas oportunidades para atraer a clientes que puede que no sepan ni que existimos. Las bolsas de plástico, como estrategia de marketing, no son ya una opción eficiente, teniendo en cuenta el binomio inversión-retorno, a no ser que las busques en los contenedores de reciclaje. Además, esta publicidad ambulante o publicidad con piernas no permite la promoción de ofertas por muy especiales que estas sean.

Según dicta la actualidad, las estrategias corporativas deben estar siempre pendientes de un ingrediente clave: la demanda del consumidor. Es la principal razón por la que las compañías diseñan y redirigen sus estrategias. De hecho, el 85 % de las empresas a nivel internacional cree que podrá aumentar los beneficios en un año gracias a cambios en su estrategia para adaptarse al consumidor. Los consumidores están expuestos a diario a cientos de estímulos hacia la compra de productos cada vez más avanzados y atractivos. El entorno es cada vez más rápido y, con ello, los consumidores son más propensos a modificar sus gustos en un breve periodo de tiempo, adoptando nuevos comportamientos. Aecoc bajo el lema Adaptarse al consumidor: el único camino lo contó muy claro. Adaptarse o morir.

Hemos de buscar el socio tradicional que nos ayude a evolucionar, o bien el nuevo socio digital para llegar lejos. Hemos de hacerlo con conocimiento, con ayuda, con la valoración exacta de qué necesitamos y de qué queremos conseguir. Salir por salir al mundo exterior de cualquier manera y con cualquier medio no es una garantía. Más bien puede ser un hasta siempre.
Adaptémonos a la demanda del consumidor. En ese camino no olvidemos elaborar una estrategia de marketing integrado, llevar a cabo estudios de mercado, analizar datos de manera detallada, implementar labores de investigación y desarrollo, adaptarnos al entorno y disponer de un equipo competitivo con grandes capacidades que esté en constante desarrollo. En definitiva, adaptémonos, porque el cliente no se va a adaptar a nosotros, simplemente, no nos tendrá presente y comprará en cualquier otro lugar. Subamos al tren del futuro, porque si no seremos un pasado muy actual.

Texto: Marc Daro

Acerca de ProfesionalesHoy 4831 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy