Aidimme e ITC instalan un banco urbano multifunción en Valencia como prototipo para las “ciudades inteligentes”

La Marina de València, ubicada en la zona portuaria de la ciudad, se ha convertido en centro demostrador de las posibilidades que ofrece la Internet de las Cosas y los dispositivos inteligentes conectados a través de la nube, como respuesta a la creciente demanda y uso de estas tecnologías aplicadas. El objetivo es validar su funcionamiento y atraer al ciudadano y turista con un reclamo atractivo y útil, en el marco del “turismo inteligente”, definido como aquel que cuenta en sus destinos con una infraestructura tecnológica basada en tecnologías de la información y la comunicación.

El prototipo se ha desarrollado dentro de la iniciativa de I+D Nodos-Turismo (Nuevos objetos para ciudades conectadas y sostenibles: investigación y desarrollo de un prototipo de objeto urbano inteligente orientado al turismo, y está financiado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), cofinanciado por el Programa Operativo Feder de la Comunidad Valenciana 2014-2020 y coordinado por el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidimme).

Cuenta con la participación del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC-AICE), la cooperación de empresas de varios sectores (mobiliario urbano, madera, cerámica, construcción con madera y domótica/sensórica) y la colaboración de los especialistas externos Kiyanshid Hedjri y Antoni Castells Sanabra

Prototipo inteligente

El prototipo, fabricado con materiales sostenibles como son la cerámica y la madera, se configura como un banco solar autónomo que permite conectarse a Internet por Wifi, cargar por inducción dispositivos electrónicos móviles y acceder mediante una pantalla táctil antivandálica a apps de interés para turistas y ciudadanos. Incluye iluminación LED inteligente y una placa solar que genera energía para alimentar todos sus componentes electrónicos.

La cerámica de Grespania ha sido desarrollada con propiedades fotocatalíticas, autolimpiante y anticontaminante, que descompone gases tóxicos como los óxidos de nitrógeno (NOx), de forma menos dañina para la salud, y la madera está tratada con barnices especiales para aumentar su durabilidad en condiciones externas agresivas, así como su resistencia al rayado y a la radiación ultravioleta.

Banco solar que permite conectarse a Internet por Wifi, cargar por inducción dispositivos electrónicos móviles y acceder mediante una pantalla táctil a apps de interés para turistas y ciudadanos.

Los factores medioambientales han sido claves en el diseño y desarrollo, integrando el ecodiseño, las materiales renovables, como la madera y la cerámica, así como la energía solar como fuente de alimentación de los componentes electrónicos del prototipo.

 

Una de las cuatro macrotendencias tecnológicas y sociales detectadas por AIDIMME e ITC-AICE en el proyecto ha sido la sostenibilidad, que incluye la eficiencia energética, la iluminación inteligente, el aprovechamiento de recursos naturales, y la generación de electricidad, entre otras. El diseño del prototipo también responde a la ergonomía y la necesidad de crear sombra en zonas turísticas mediterráneas.

Para definir las características que debe cumplir el prototipo se ha contado con la colaboración desinteresada del Ayuntamiento de Castellón, de Marina D´Or, Casual Hoteles, Hotel Voramar y de las entidades INVAT.TUR (Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas), la Fundación Turismo VLC, la fundación InnDEA Valencia, el Instituto Tecnológico Hotelero y la Agencia Valenciana del Turismo.

Nodos-Turismo

El objetivo general de NODOS-TURISMO consiste en la investigación y desarrollo de un prototipo de objeto urbano orientado al turismo, integrable en plataformas de comunicaciones propias de Ciudades Inteligentes o Smart Cities, en el cual se utilizan materiales inteligentes derivados de la madera y la cerámica. Algunos ejemplos de objetos urbanos son el mobiliario, las paradas de transporte, el alumbrado, las señales, paneles informativos, fuentes, pérgolas, lavabos públicos, pabellones pequeños, estructuras decorativas, barreras y bolardos, kioscos y exoesqueletos de edificios, entre otros.

Nodos-Turismo se plantea como una oportunidad para que las empresas de las industrias madera-mueble y cerámica accedan al mercado emergente de las Ciudades Inteligentes, que supondrá un mercado de alto valor añadido en los próximos años. También está planteado para mejorar la calidad de los servicios turísticos, especialmente importantes para la economía.

El prototipo desarrollado en el proyecto de I+D Nodos-Turismo está financiado por el Ivace y el Programa Operativo Feder, y coordinado por Aidimme.

La Marina de València Living Lab

Uno de los motivos para probar el prototipo en un entorno abierto es mostrar públicamente las posibilidades que ofrece para el turismo inteligente. El turismo inteligente es un mercado incipiente que aumentará mucho en los próximos años y que se relaciona con las ciudades inteligentes.

Las TIC’s que se emplean en el prototipo y, en general, en las Smart Cities, pueden usarse para la gestión sostenible de los destinos turísticos, que a menudo resulta difícil por la intrínseca estacionalidad del turismo, que impacta fuertemente en la población y en los servicios (hostelería, etc.), muchas veces de forma poco predecible en la actualidad.

La Marina de València Living Lab es un ecosistema experimental abierto, basado en los procesos de creación colectiva para diseñar un espacio público inclusivo e innovador que promueve el intercambio de ideas y procesos y donde participan usuarios y colectivos procedentes de todos los sectores y edades, y por tanto, un banco de pruebas real que permite descubrir los usos emergentes que el mercado y los usuarios plantean.