Jardines de Hampton Court, elegancia y sobriedad

Si en algo se destaca la la organización de la spoga+gafa es por su exquisito trato a la prensa, a que se informa cada año con todo lujo de detalles sobre previsiones y detalles de este evento que cada año suma más visitantes y expositores. Su concepto de comunicación se ha consagrado como un referente con una filosofía propias a caballo entre la información corporativa y sectorial y el disfrute. De las síntesis de todos estos elementos este año se ha configurado un programa con un viaje a Londres donde los periodistas fuimos informados sobre los preparativos de la feria, así como sobre novedades y tendencias del sector. Pero además pudimos disfrutar de tres visitas guiadas a centros de jardinería y disfrutar de un paseo por los jardines del Palacio Hampton Court, al suroeste de la ciudad de Londres.

Visitados por miles de personas cada año, estos jardines fueron en su origen un lugar de recreo exclusivo de reyes y reinas. Pasear por ellos lleva a impregnarse de la historia de Gran Bretaña, con la marca de los Tudor, Estuardo y Orange y sus paisajistas y grandes jardineros. El palacio fue la residencia del ostentoso rey Enrique VIII. Él amplió y desarrolló este gran palacio tras adquirirlo en la década de 1520 y sus muchos inquilinos reales lo han ido amueblando con cuadros y tapices majestuosos a lo largo de los siglos.

Diversos reordenamientos
Los jardines de Hampton Court son una obra maestra de horticultura digna de admirar. El parque tiene una extensión de más de 303 hectáreas y los jardines formales cubren una superficie de más de 24 hectáreas. Con el paso del tiempo fueron sometidos a diversos reordenamientos que hoy le dan múltiples aspectos arabescos de bojes enanos o matojos de tomillo, fuentes, alfombras de césped, delicadas estatuas, grandes emparrados, el laberinto triangular de 3,5 ha de superficie, arboledas, paseos de castaños, frondosos tejos podados de forma preciosista y que datan en su mayor parte de 1707. Hoy en día en los jardines de Hampton Court florecen más de 200 000 bulbos durante la primavera.
Dentro de los jardines de la corte, se encuentra, entre otros, el jardín privado, un gigantesco viñedo, la gran fuente, Tiltyard Walls y el laberinto y mucho más, con más de 283 hectáreas de parque de ciervos con estanques y pájaros salvajes.

Jardín privado
La avenida central no contiene un camino ni un paseo, sino un gran canal conocido como Long Wate, que fue excavado durante el reinado de Charles II en el año 1662. En la parte sur del palacio está el Jardín Privado rodeado por unas verjas forjadas de hierro semicirculares. Este jardín, originariamente el jardín privado de Guillermo III, creado en 1702, fue replantado en 1992 con un sistema de caminos geométricos.

Gran fuente
En este palacio dejó de vivir la familia real británica en el siglo XVIII. Destaca su Gran Fuente, creada por Guillermo III y María II (1689-1702) para complementar esta construcción barroca, con una influencia reconocible de Versalles. La explicación está en que fue realizado por alumnos de André Le Nôtre, el jardinero de Luis XIV.

Picnics informales
En un lugar del terreno dominando el Támesis, hay una pequeña construcción, el Banqueting House. Esta pequeña construcción fue levantada alrededor del 1700 para celebrar picnics informales y actividades al aire libre.

Laberinto
Una curiosidad del terreno del palacio es el laberinto de Hampton Court, el cual fue realizado alrededor del año 1690 por George London y Henry Wise para William III de Orange. Cuenta con casi un kilómetro de pasadizos serpenteantes entre altos tejos de dos metros de altura. Es posible que el diseño actual reemplazara al antiguo laberinto plantado, y se hayan utilizados diferentes tipos de setos. Se trata del laberinto aparentemente más famoso del mundo, según Ernest Law. Es el único superviviente de hasta cuatro laberintos que decoraban los jardines de Hampton Court. Estos laberintos son posteriores a la época de los Tudor, el primer laberinto data de 1702.

El gran viñedo
Plantado en 1769, por Lancelot Capability Brown, este viñedo es un punto de atracción perenne del palacio de Hampton Court. Su nombre original es «Shiva Grossa», que significa Hamburgo Negro. El viñedo aún se cultiva siguiendo el método de extensión victoriano, dentro de un invernadero. Las uvas suelen madurar después del festivo de agosto y se suelen vender durante las primeras tres semanas de diciembre (en el pasado, las uvas se enviaban al castillo de Windsor para la reina Victoria). Se trata de la variedad moscatel de Hamburgo, una uva tinta de vino fruto de un cruce Produce vinos de postre muy aromáticos y con mucho color.

El Tiltyard
Originalmente era lo que su nombre sugiere, una zona de justas y torneos caballerescos, trazado por Enrique VIII con cinco torres. Posteriormente se convirtió en zona de huertas amuralladas. Tras Jorge III, algunos de estos jardines fueron arrendadas a los horticultores locales para crecer y vender productos ellos mismos. A comienzos del siglo XX, se convirtió en zona de instalaciones para visitantes, incluyendo una casa de té, un precursor de la actual Tiltyard Café, una pista de tenis y un campo de golf.

El Jardín Mágico
Este increíble jardín y zona de juegos infantiles se abrió formalmente por la Duquesa de Cambridge en marzo de 2016. Diseñado por Robert Myers Associates junto con los principales expertos de juego, el Jardín Mágico sigue de una larga lista de nuevos jardines instalados en Hampton Court lo largo de los siglos.
Construido en el sitio de Campos del Torneo Henry VIII, este jardín de un acre se inspira en motivos Tudor y legendarias criaturas heráldicos. Contiene torres y pasarelas adaptadas para los niños y un anfiteatro para juegos y espectáculos, e incluso un dragón con aliento de vapor.