Entrevista con Juan García Barbero, responsable de Jardinería de Rain Bird  

La mejora de las técnicas de riego y las nuevas tecnologías han traído al mercado sistemas inteligentes que aportan a jardines y cultivos la cantidad de agua necesaria contribuyendo así al ahorro de agua y a una adecuada gestión del tiempo.
El sempiterno avance tecnológico lleva a los Departamentos de I+D+i de las empresas a una carrera imparable en la búsqueda de los mejores productos y soluciones que aporten la máxima eficiencia y rentabilidad. Una de estas empresas es Rain Bird, que cada año se reinventa con innovaciones que ayudan a optimizar el uso de agua, energía y fertilizante.

¿Cuáles son las últimas tendencias en sistemas de riego?
La tendencia está focalizada en el desarrollo de sistemas cada día más “ahorradores” de agua. Tanto en el capítulo de emisores de agua (difusores, aspersores, goteo…) como en el de automatismos (programadores, válvulas, sensores…).

¿Cuál son los productos más demandados hoy en día?
Programadores sencillos de manejar y con conectividad WiFi, BlueTooh, 3G, etc. De hecho, creo que se está focalizando demasiado en esta línea y se están descuidando otros aspectos como toberas de alta eficiencia o de caudal proporcional a la superficie de riego para conseguir pluviometrías ajustadas y lo más homogéneas posible.

¿Cuáles son las novedades estrella de Rain Bird?
Hemos presentado el módulo WiFi, que se puede acoplar a nuestros programadores residenciales y poder así gestionarlos desde cualquier parte utilizando la red WiFi de la vivienda. Se realiza a través de una aplicación gratuita, es muy fácil de manejar y nos permite adaptar los tiempos de riego en función de las condiciones climáticas reales del lugar donde está ubicado el jardín. Además cuenta con un precio asequible.
Seguimos desarrollando productos en riego localizado, como la tubería con goteros integrados con válvula de retención para evitar escorrentías en zonas con pendientes. Y, por supuesto, seguimos trabajando con nuestra tubería de goteo para enterrar con nuestro innovador sistemas “anti-raíces” basado en la colocación de un escudo de cobre en cada gotero.

¿Cuáles son a su criterio los sistemas de riego más eficientes?
Aquellos que cumplen el objetivo que considero fundamental de un sistema de riego automático: mantener los jardines saludables con el menor consumo de agua posible. Para ello, además de conocer las necesidades hídricas de las plantas que vamos a regar, es imprescindible contar con sistemas que nos permitan aplicar de manera precisa la dosis de agua calculada. Tenemos que utilizar emisores cuyos rendimientos sean fiables. En este sentido, el riego por goteo enterrado es una de las técnicas que más estamos desarrollando con muy buenos resultados. Entendiendo como “sistemas de riego” todo el conjunto de los componentes, también debemos considerar, dentro del capítulo de los automatismos, programadores con funciones que nos permitan adaptarnos a las condiciones meteorológicas reales y poder así aplicar el agua de riego de una manera más eficiente.
Pero tenemos que tener en cuenta el papel clave que tienen los usuarios de los sistemas de riego. Los fabricantes desarrollamos productos que ayudan a ahorrar agua, pero es el que maneja los sistemas el que luego debe hacer un uso adecuado de los mismos. Pocos productos ahorran agua “por sí mismos”, aunque en este sentido caben destacar los aspersores y difusores equipados con “PRS”, sistema que ahorra agua cada minuto de funcionamiento sin intervención del usuario.

¿Qué podemos aprender de otros países a la vanguardia respecto a su apuesta por jardines hídricamente sostenibles?
Tenemos recorrido en este sentido: aplicación de normativa concreta sobre riego de jardines, tanto en el ámbito público como privado, ayudas a la hora de implantar sistemas de riego más eficientes, primar el empleo de plantas mejor adaptadas a la zona y con menores requerimientos hídricos, etc.

¿Qué tipo de instalaciones recomienda a la hora de diseñar un jardín sostenible?
El término sostenible debemos emplearlo con mucha prudencia en el ámbito de la jardinería. Yo recomendaría ser muy meticulosos en los tres capítulos que considero claves: suelo, elección de plantas y sistema de riego lo más eficiente posible.

El mercado demanda soluciones de vanguardia a las que los fabricantes de sistemas de riego se tienen que ir adaptando, ¿cómo se logra una óptima adaptación?
Estando cerca del instalador, del técnico municipal, de la empresa de mantenimiento… Debemos escuchar lo que demandan los usuarios de nuestros sistemas para poder dar respuesta a las necesidades que se puedan plantear.

Los sistemas de riego requieren de una tecnología especializada, ¿qué papel juegan las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) en el sector del riego?
Cada vez tienen más presencia. Como he comentado anteriormente, los usuarios demandan cada vez más el uso del smartphone y la tablet para cualquier actividad.

¿Qué peso tienen los avances tecnológicos en nuestro país si los comparamos con nuestros vecinos europeos?
No tenemos nada que envidiar en este sentido. De hecho, en algunos desarrollos, se ha avanzado más en este país.

¿Cuál es la evolución del sector en los últimos años? ¿En qué momento cree que nos encontramos?
Llevamos unos años de crecimiento moderado, pero constante. El momento es muy propicio, ya que nuestro sector tiene una importante influencia en la conservación del agua.