Jardibrico o bricojardinero. Por Marc Daro, especialista en bricolaje

Jardibrico o bricojardinero. Estamos ante una interesante cuestión, un buen dilema para todos aquellos que tienen que mantener una casa, pero que además cuentan con una terraza, porche, jardín o piscina y desean sacar el mayor provecho de cada rincón. Al fin y al cabo, esa labor es la que hará del espacio indoor o outdoor un lugar especial y con encanto.

Y a la hora de acudir a comprar, muchas veces surge la pregunda de ¿dónde podría acudir para adquirir los artículos para el cuidado del jardín y bricolaje?, ¿dónde encontrar el personal adecuado y la voz experta que nos pueda orientar adecuadamente?, ¿me podrán atender en un centro de jardinería sobre un tema que tenga que ver con el mantenimiento del hogar? Interrogantes como estos surgen porque la mayoría de los propietarios de una casa no son expertos jardineros ni profesionales del bricolaje, sino personas que, simplemente, desean poder optimizar sus trabajos en el cuidado y mantenimiento de sus casas y jardines.

No tenemos mucho tiempo, queremos hacerlo todo en una misma compra, ¿será posible? Somos manitas multidisciplinares; es decir, cuando entremos en faena, no hay estantería que se nos resista, ni rosal que no podamos plantar. Nos gusta cultivar plantas, cuidar del jardín, de las macetas o del pequeño o gran huerto. Nos encanta decorar el hogar, arreglar los desperfectos de cada estancia, encontrar un complemento textil que combina a la perfección o aquella innovadora barbacoa que promete amenizar las reuniones con los amigos. Algunos tenemos mascotas y necesitamos encontrar algún complemento o accesorio para su cuidado. Con todo ello, ¿habrá un establecimiento en el que podamos encontrar todo lo que necesitamos? Muchas veces tenemos claro que sí, pero se nos escapa un detalle porque seguro que, además de querer ser un jardibricos o bricojardineros, deseamos al llegar a un establecimiento y encontrar ese personal altamente capacitado que haga de nuestra visita al punto de venta una experiencia gratificante, brindándonos una atención personalizada y resolviendo cualquier duda o inquietud que nos surja durante la compra, ayudándonos a encontrar el artículo o solución adecuada, hasta, incluso, los muebles de jardín, para que una vez finalizado el trabajo podamos descansar en ellos.

En la actualidad, venimos siendo testigos de cómo se está produciendo la incorporación de referencias de bricolaje y ferretería al garden center, una convivencia que beneficia al cliente, evitándole desplazamientos innecesarios. Una realidad que está siendo testigo de cómo estas dos industrias pueden convivir y compartir sinergias, con una incorporación en alza de productos de un área a otra, así como un incremento de actividades en materia de jardinería por parte de los aficionados al bricolaje, y a la inversa.

Con todo esto, solo falta que seamos valientes, que nos sintamos bricojardineros y advirtamos que el buen tiempo ya está aquí y, con ello, la oportunidad de que embellecer nuestro hogar o jardín, renovando el ambiente para esta nueva etapa. “Voy a necesitar herramientas, tierras y abonos, fertilizantes, fitosanitarios, maquinaria, tiestos, luces de jardín… pero quiero aprovechar un mismo viaje para adquirir todos los artículos y si además los pueden enviar a casa, perfecto. No quiero comprar después de ver una foto en una pantalla de ordenador, quiero ver el producto in situ. Tengo que comprar también la piscina para los peques, las baldosas para la terraza, los enchufes para poder conectar las luces de exterior”. Parece que nuestras demandas han sido escuchadas y, en la actualidad, todo ello está muy, pero que muy cerca. Y todo en un mismo establecimiento.

Seamos decididos, vamos a ser grandes bricojardineros. Los primeros rayos del sol ya están aquí, las cenitas a la luz de la luna, esas siestas debajo del parasol… Vamos, que estamos tardando mucho, y digámosle al personal que nos atiende: “soy un bricojardinero, ayúdeme a disfrutar de una excelente experiencia de compra”.