Exposolidos

banner-11premios

Portada / Mercado / Las grandes compañías mineras recuperan la rentabilidad

Las grandes compañías mineras recuperan la rentabilidad

Las mayores mineras del mundo se recuperaron del camino descendente del año 2015 con un 2016 en el que volvieron a la rentabilidad, según el estudio Mine 2017, elaborado por la consultora Pwc. El estudio, que tiene en cuenta a las 40 mayores mineras con cotización bursátil, refleja que estas empresas obtuvieron el año pasado un beneficio neto total de 20 mil millones de dólares, frente a unas pérdidas de 28 mil millones en el ejercicio precedente.

Así, el estudio muestra un renovado optimismo en la industria, gracias en buena medida a la aumento de los precios de las materias primas, y señala los retos, oportunidades y riesgos para el futuro. 2016 fue aprovechado por las grandes mineras para reforzar sus balances, con el énfasis puesto en la reducción de la deuda. De este modo, 93 mil millones de dólares se destinaron a los pagos de deuda, frente a los 73 mil millones del año anterior. Estos frenos a la actividad para el saneamiento de las cuentas afectó severamente al Capex, que volvió a caer, en esta ocasión un 41%, alcanzando un nuevo mínimo de 50 mil millones de dólares.

Numerosas operaciones en marcha se retiraron en 2016 a la espera de mejores condiciones de mercado. La excepción a este hecho fueron las once compañías chinas del top 40, los compradores más activos del mercado. Asimismo, el estudio espera que la adquisición de activos mineros por parte de la industria china continúe como medida para reducir la fuerte dependencia exterior de este mercado.

Según el análisis de Pwc, la clave para una recuperación sostenida de la industria estriba en buena medida en no repetir los errores del último ciclo alcista con proyectos costosos y de escaso margen rentable que corren el riesgo de deteriorarse si los precios de las materias primas vuelven a disminuir.

Mayor confianza inversora

Como señala el informe, existe una renovada confianza de los inversores en el sector, que están dispuestos a pagar un mayor precio por los ingresos futuros de las compañías mineras, como señala el aumento del ratio precio/beneficio desde valores negativos en 2015 hasta situarse por encima del 35 en 2016.

Otra señal positiva del mercado es que, por primera vez desde 2010, la brecha entre el valor de mercado y el valor contable de las compañías estudiadas se ha incrementado respecto al año anterior; en este caso, la brecha positiva se sitúa aproximadamente en 220.000 millones de euros, tras situarse prácticamente en cero en 2015.

No obstante, la capitalización bursátil del top 40 aumentó en 2016 un 40%, situándose en 714 mil millones de dólares y acercándose a los niveles de 2014. Hasta abril de 2017 se ha producido un incremento de 34 mil millones, un periodo de tiempo en el que precio de las materias primas se ha mantenido relativamente plano, lo que indica que los inversores tienen un mayor confianza y que el mercado está valorando positivamente unos balances y una gestión más sólidas.

Sin embargo, hay que señalar que este incremento estuvo notablemente afectado por los precios del mineral de hierro: BHP, Rio Tinto, Glencore y Vale representaron casi el 50% del incremento de la capitalización global, las cuatro con una fuerte exposición al mineral. En cuanto a porcentaje de crecimiento de capitalización, los tres mayores incrementos los registran Anglo, Fortescue y Teck, las dos primeras con importantes activos en mineral hierro y la canadiense Teck con una importante exposición al cobre, carbón siderúrgico y zinc.

Las empresas tradicionales registraron el 86% del aumento global en la capitalización, hecho que puede explicarse por la menos sensibilidad de las empresas chinas a las variaciones de los precios y a las menores opciones de liquidez de sus inversores.

Balances más fuertes, menos inversiones

Como se señaló anteriomente, las grandes mineras se focalizaron en el fortalecimiento de sus balances en 2016, con pagos de deuda por valor de 93 mil millones de dólares. Estos reembolsos se financiaron principalmente mediante venta de activos, emisión de nueva deuda y aumento del flujo de caja de las operaciones. El pasado año se llevaron a cabo ventas de activos por valor de 8 mil millones, así como desinversiones por valor de 14 mil millones en participaciones minoritarias, muchas de ellas en negocios no mineros. Por su parte, la mayor parte de la deuda emitida se empleó para refinanciación, en lugar de reinvertir en nuevas adquisiciones o desarrollo de minas.

Con este menor endeudamiento, el top 40 de las grandes mineras cerró 2016 con un ratio de apalancamiento del 41%; se trata de una mejora significativa frente al récord del 49% de 2015, pero aún muy por encima de la media del 29% de la última década. En la misma línea, la deuda neta total como proporción de la capitalización de mercado disminuyó del 45% en 2015 al 28%. Las agencias de rating han valorado esta gestión de la deuda con un aumento de la calificación promedio de BBB- a BB+.

La contrapartida de esta gestión, como señala el informe de Pwc, es que las grandes mineras no han realizado avances sustanciales en inversión ni exploración. Por cuarto año consecutivo, la industria redujo el gasto en exploración. Los 7.200 millones de dólares destinados en 2016 (un 20% menos que 2015) apenas representan un tercio de lo asignado en 2012, año en el que se alcanzó el récord de 21.500 millones de dólares.

Esta menor inversión tuvo su impacto en los recursos. El número de reservas descubiertas el pasado año fue de 55, frente a las 44 del año 2015, pero lejos del pico registrado en 2012, con 168 anuncios.

Las compañías mineras siguen apostando por proyectos brownfield, donde los riesgos y las potenciales ganancias son menores, así como por los recursos de las geografías políticas más seguras. Canadá y Australia atrajeron más presupuesto global de exploración que cualquier otro país, con un 14 y 13% del global, respectivamente. En cambio, África sufrió uno de los mayores retrocesos en inversión, con un 13% contabilizando todo el continente.

Subida irregular de los precios de las materias primas

El mercado ofrece una serie de oportunidades y algunos riesgos, como señala Pwc en su estudio. Este viene principalmente marcado por el aumento de los precios de las materias primas, tendencia que se ha mantenido durante este 2017, aunque de forma irregular entre productos.

Así, el crecimiento fue sólido en el caso del oro (+15%), el cobre (+27%) y el níquel (+13), aunque el informe destaca el caso de los precios del carbón y del hierro: este último duplicó su precio, alcanzando un máximo de 80 dólares la tonelada. Tendencia que se mantuvo a principios de año, con un pico de 89 dólares la tonelada a mediados de febrero, para sufrir una drástica caída desde entonces (ver gráfico 1).

La evolución del precio del carbón resulta igualmente inquietante. Los precios del carbón térmico se duplicaron, alcanzando los 100 dólares por tonelada en noviembre, para sufrir a partir de entonces una caída del 20% de la que no se recuperaría hasta después de febrero de 2017. Los precios del carbón coquizable resultaron aún más volátiles; comenzó el año en 80 dólares por tonelada, y alcanzó un máximo de 300 dólares en noviembre. Pero el anuncio de China de reducir el número de días para el año, los precios cayeron a la mitad. En 2017, la interrupción del suministro causada por el ciclón Debbie en Australia impulsó temporalmente los precios hasta los 300 dólares.

El estudio de Pwc también analiza la influencia de los grandes “seísmos” políticos que tuvieron lugar en 2016, como el Brexit o la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, aunque parece que sus efectos no se alargaron más allá del corto plazo: a pesar de la promesa de aumento de gasto en el sector de los recursos y el fin de la guerra contra el carbón en Estados Unidos, el aumento de precios de este combustible apenas tuvo un efecto duradero. Del mismo modo, los precios del hierro comenzaron el segundo trimestre en caída libre. No obstante, como indica el estudio, el comportamiento de China parece tener una importancia mayor en el futuro inmediato de la industria.

China sigue siendo el gran dominador de la demanda mundial de metales, con un consumo de más del 40% del suministro mundial de cobre y como el principal importador de hierro. Sin embargo, las disminuciones previstas afectarán a los precios globales de las commodities a granel y de los metales básicos. Los precios del hierro, por ejemplo, están amenazados por la posibilidad de una reducción inminente de la producción china de acero. La duda es saber si algún país será capaz de llenar el vacío en la demanda a medida que el crecimiento de China se ralentice en los próximos años. En cualquier caso, y con la previsión no consensuada de que el crecimiento del gigante asiático se estancará en torno al 6%, China seguirá desempeñando un papel fundamental en la demanda de la de industria minera mundial.

El factor digital

Pwc se plantea en el informe Mine 2017 el peso que tendrán las nuevas tecnologías en el futuro de la minería. Así, los análisis de Pwc estiman que el uso de herramientas de optimización de activos puede ayudar a las empresas a reducir los costes de mantenimiento entre un 20 y un 40%, aumentar el uso de activos un 20% y reducir los gastos de capital entre un 5 y un 10%, además de los beneficios para la seguridad, la salud y el medioambiente que se derivarían.

Existen numeroso ejemplos de implementación de tecnología y mecanismos de gestión digital citados por el estudio. Por ejemplo, Rio Tinto ha construido una instalación de control y monitoreo remoto que puede conectarse con minas de todo el mundo tiempo real; la compañía afirma que gracias al uso de la tecnología para recopilar datos de camiones y plantas de procesamiento y su posterior análisis, ha reducido sus costes en 80 millones de dólares.

Ejemplos como este muestran que, si bien las nuevas tecnologías pueden ser costosas de adquirir, implementar y mantener, la recompensa puede ser significativa. Así, Pwc anima a las compañías a analizar el potencial riesgo y la oportunidad que ofrecen y ser ágiles al pensar cómo alinear la tecnología con sus necesidades de negocio.

Poderío de China en el “top 40”
El top 40 elaborado por Pwc, que registra siete nuevas entradas, vuelve a estar liderado por BHP Billiton. Le sigue Rio Tinto, que repite en el segundo puesto, y completa el pódium de las 40 mineras más grandes la suiza Glencore, que escala desde el sexto puesto.

El ranking de 2016 registra siete nuevas entradas, aunque cinco de ellas ya habían aparecido previamente en la lista de 2014 o 2015. La más destacada la de Alrosa, compañía rusa que se sitúa en el puesto 17 y que se ha beneficiado de la revalorización del rublo frente al dólar. Tres de las nuevas incorporaciones son chinas, país que con once empresas en el top 40 es el que más compañías incluye en esta clasificación.

Por actividad, las compañías diversificadas y de oro continúan dominando el top 40, incrementando su paso a más de la mitad.

Acerca de Lucas Manuel Varas Vilachán

Coordinador editorial de las áreas de arquitectura y construcción.

Te puede interesar

El liderazgo internacional de las constructoras españolas, protagonista en los Premios Potencia

Los Premios Potencia pretenden reconocer los proyectos y obras de ingeniería más importantes en seis categorías diferentes: Túneles, Vías terrestres, Puentes, Obras Urbanas, Demolición y Acción/Obra Minera.

Publicidad

Conexpo
Cemento-Broke
BYG
La-Parrilla
Northgate

Actualidad del sector energético

Actualidad del sector del reciclaje y la clasificación

Actualidad del sector del alquiler de equipamientos