Martes , 23 Mayo 2017
Home / Nombramiento / Objetivo: el envase perfecto. Por Nicolas Loupy

Objetivo: el envase perfecto. Por Nicolas Loupy

nicolas-loupyCinco segundos. Ese es el tiempo medio para decidir una compra. 5 segundos cruciales en los que un producto debe diferenciarse del resto del lineal. En esos segundos alcanza el éxito o el fracaso un bote champú, un paquete de pasta o una caja de helados. Por eso las empresas comienzan a planificar ese momento, con todo detalle, mucho antes de que el producto llegue a las tiendas. Buscan el envase perfecto.

El color, la forma, las texturas, todo influye en la decisión de compra. Por eso los fabricantes innovan continuamente para redefinir las características de su packaging y transmitir con ellos los mensajes adecuados. El color, por ejemplo, un factor que hace 15 años era casi aleatorio, es ahora parte esencial de las gamas de productos, un elemento que impacta notablemente en nuestra psicología y que inclina la balanza de la compra. Por eso se ha convertido en una herramienta esencial de comunicación con el cliente. Cada color evoca unos valores y transmite unos mensajes y no otros, por eso debe ser cuidadosamente elegido.

Este es solo un ejemplo de los numerosos factores que se deben manejar para diseñar y fabricar cualquier envase. Tomar las decisiones que impulsen el camino adecuado conlleva controlar numerosos datos, coordinar equipos que normalmente trabajan de manera aislada, y agilizar al máximo esa toma de decisiones para llevar al mercado los productos en el menor tiempo posible (y de la manera más rentable). Es aquí donde entran en juego las tecnologías colaborativas: plataformas digitales que unifican datos de distintas fuentes y que permiten la colaboración entre equipos con sistemas diferentes, incluso fuera de la propia empresa.

Mediante las herramientas colaborativas y de diseño 3D se puede trabajar con prototipos virtuales que permiten probar diferentes combinaciones y posibilidades para identificar el envase que de verdad se ajuste a los criterios ambientales, técnicos y económicos.  En estas plataformas, se integran equipos y decisiones de distintas áreas de la empresa, como diseño, marketing o ingeniería. Se establece una única fuente de datos, lo que evita los errores asociados a la pérdida de información y al trabajo desperdiciado sobre versiones incorrectas. Gracias a la optimización del diseño del envase, los fabricantes del producto, las agencias de diseño y los proveedores de embalajes pueden colaborar de una forma más rápida, desde la concepción de la idea hasta la exposición del envase final en la tienda.

Encontramos un ejemplo de uso de este entorno colaborativo en la marca italiana Barilla, que eligió la plataforma 3DEXPERINCE para orquestar de manera digital el etiquetado de sus productos en todo el mundo. Mediante un entorno virtual, Barilla logró reducir drásticamente el tiempo y los costes derivados del desarrollo de envases para 1.500 marcas en 100 países. Un proceso extremadamente complejo en el que se implican departamentos internos y agencias externas para asegurar que cada producto tenga el texto adecuado, la apariencia correcta y cumpla con las expectativas del usuario y con la regulación de cada país.

Así se crea un entorno virtual que reduce de forma significativa los ciclos de diseño de los envases y también los costes de los materiales. Además permite reutilizar y adaptar los diseños de una forma veloz, para ampliar los catálogos de productos o la adaptación a otros tamaños o modelos locales. Una serie de ventajas que se traducen en un envase perfecto en cada región geográfica, en menos tiempo y optimizando costes.

Nicolas Loupy, director general de Dassault Systèmes España y Portugal

 

About Marisa Sardina

Te puede interesar

Vicente Molla, nombrado director comercial de CHEP España

CHEP, especialista mundial en soluciones logísticas para la Cadena de Suministro, ha anunciado recientemente el …

Publicidad

Primera
Robatech
IMC
La-parrilla-de-Juan-Adan
Liderpack
Northgate

Actualidad de la industria de las bebidas