Lunes , 24 Abril 2017
Home / Packaging-pro / Bioplásticos superabsorbentes respetuosos con el medio ambiente. Por Alicia Rodríguez Rodríguez

Bioplásticos superabsorbentes respetuosos con el medio ambiente. Por Alicia Rodríguez Rodríguez

Web_Bioplasticos-1-(2)Cada vez es más creciente la necesidad de crear nuevos materiales que tengan características materiales óptimas y sean biodegradables, por lo que las Universidades de Sevilla y Huelva colaboran para desarrollar bioplásticos a partir de diferentes materias primas.

Durante aproximadamente veinte años, se ha planteado el desarrollo de nuevos materiales que mejoren las propiedades de los plásticos basados en petróleo, que consigan un rendimiento óptimo y una rentabilidad viable en su producción. Además, los plásticos tradicionales suponen una contaminación que cada vez preocupa más a los gobiernos, a las administraciones y a las empresas.

Lo curioso de los bioplásticos es que están creados a partir de productos naturales, normalmente vegetales, lo que los convierte en biodegradables. Esto provoca que no solo se descompongan en la naturaleza cuando su vida útil ha finalizado, sino que también produce menos daños al entorno cuando se someten a técnicas de reciclaje y eliminación.

“La forma de vida que se lleva actualmente, unida a el progresivo aumento del uso de productos desechables hacen que la gran cantidad de plásticos derivados del petróleo represente un problema medioambiental cada vez más importante, lo que nos ha impulsado a plantearnos este tipo de investigación”, explica Mª Luisa López Castejón, investigadora del grupo Tep 229 de la Universidad de Sevilla (Tecnología y Diseño de Productos Multicomponentes). El estudio, en el que participan investigadores de la Universidad de Sevilla y de la Universidad de Huelva, ha logrado la fabricación de un nuevo material a partir de un compuesto derivado de fuentes naturales, que además es respetuoso con el medio ambiente.

Biodegradable, superabsorbente y económico

El grupo investigador lleva más de diez años con su investigación sobre los bioplásticos, gracias la financiación del Ministerio de Economía y Competitividad. “Siguiendo esa línea de investigación, han sido ya varias las ayudas a proyectos concedidas. El último de ellos, en 2016, se ha concedido un proyecto de excelencia a este grupo de investigación, correspondiente al plan estatal y con duración hasta 2018, en el que se pretende el desarrollo de materiales superabsorbentes biodegradables procesados a partir de subproductos agroindustriales”, comenta López Castejón.

“El objetivo principal del proyecto es el desarrollo de nuevos materiales que tengan la capacidad de absorber agua, llamados absorbentes y superabsorbentes, y que puedan ser procesados mediante técnicas de eficacia contrastada en la industria de fabricación de plástico”, explica la experta. Además, se busca un material fabricado con fuentes naturales renovables, “tales como proteínas procedentes de subproductos de la industria agroalimentaria o sus mezclas con un polisacárido”.

Sin embargo, hay que mejorar las cualidades mecánicas del producto, “que casi siempre son inferiores a las encontradas con los plásticos derivados del petróleo. Aun así, la incorporación de aditivos podría superar en cierta medida esa dificultad”.

Los materiales superabsorbentes pueden tener potenciales aplicaciones y están fabricados con materias primas renovables, biodegradables y también más baratas. “A pesar de ello, la comercialización de productos superabsorbentes basados en materias primas de origen natural, que sean biocompatibles y biodegradables se encuentra aún bastante limitada, por lo que existe una evidente necesidad de impulsar la investigación en el sector”, asegura la investigadora del estudio.

Cada vez más cerca

La idea general del proyecto es buscar el material ideal, con las mismas características de un plástico tradicional, que además absorba y sea biodegradable. En esta materia, los avances y los resultados son satisfactorios. “En el marco de esta investigación, se ha conseguido obtener materiales que duplican su capacidad de absorción manteniendo prácticamente intactas sus propiedades mecánicas, así como materiales que consiguen la cualidad de superabsorbente al llegar a un valor de absorción de agua del 3.500 %. Los primeros resultados en cuanto a la funcionalización de una proteína para favorecer la absorción de agua también han sido bastante satisfactorios”, explica López Castejón.

El nuevo material podría tener aplicaciones en la industria alimentaria, mejorando la capacidad de absorción de los envases actuales hasta en un 100 %, así como en agricultura, para conseguir un mayor rendimiento del cultivo “Como resultado del proyecto se pretende adquirir el conocimiento científico y establecer las bases tecnológicas necesarias para conseguir matrices absorbentes y superabsorbentes biodegradables que, en función de su uso final, deben aglutinar las siguientes características: gran superficie específica y porosidad, alta capacidad de absorción, retención de agua y rehidratación, adecuada integridad mecánica y biodegradabilidad”, concluye la experta.

About Alicia Rodríguez

Te puede interesar

Entrevista a Albert Majós, administrador del Grup Maculart

El Grup Maculart, que elabora estuches y prospectos para la industria farmacéutica comienza el año …

Publicidad

Primera
Robatech
IMC
La-parrilla-de-Juan-Adan
Liderpack
Northgate

Actualidad de la industria de las bebidas