Linde

Home / Packaging-pro / Producción Ecológica, sostenibilidad desde la base

Producción Ecológica, sostenibilidad desde la base

Conseguir que la producción ecológica sea considerada una herramienta básica en las estrategias para afrontar el cambio climático es uno de los objetivos para este 2017 de Ecovalia, asociación nacional sin ánimo de lucro respaldada por una masa social de 15.000 personas y una historia de más de 25 años. La entidad trabaja en el fomento de este sistema productivo, cuya sostenibilidad radica en su propia base. De muestra, un botón: producir 1 litro de aceite de oliva ecológico mitiga la contaminación que produce un coche durante un mes.

Los consumidores son cada vez más conscientes de los beneficios de la alimentación ecológica y la importancia de la seguridad alimentaria. En paralelo, agricultores y ganaderos encuentran en la producción eco la vanguardia del sector. Todo son beneficios; incluso para el medio ambiente. Este sistema productivo es el único que garantiza la sostenibilidad de una necesidad primaria: generar alimentos. Si esto es algo de lo que no podemos prescindir, ¿por qué no convertirlo en parte de la solución al mayor problema ambiental al que nos enfrentamos y que pone en jaque la sostenibilidad del Planeta? Hablamos del cambio climático.

Según un informe elaborado recientemente por IFOAM-EU (International Federation of Organic Agriculture Movements), el sistema alimentario actual podría ser responsable del 50% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. La producción animal intensiva depende en gran medida de las importaciones de piensos de fuera de Europa, lo que contribuye al abuso del transporte y a la deforestación de extensas áreas geográficas. La producción de fertilizantes sintéticos, por su parte, genera gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero.

Transformar el manejo agrícola y ganadero puede ser la clave. En el caso de la agricultura, un beneficio ambiental básico es la capacidad que tienen las plantas para fijar carbono en el suelo. Esta acción positiva se incrementa notablemente cuando se aplican técnicas ecológicas como la rotación de cultivos, la disminución del laboreo mecánico, el manejo del agua y de los residuos del cultivo, la adecuada gestión del pastoreo del ganado, la utilización de cubiertas vegetales y setos, etc.

La aportación de la agricultura ecológica, además, contribuye a la conservación de la biodiversidad, la calidad del agua, la utilización de energías limpias, la reducción de residuos y embalajes, etc. En el ámbito social, evita el despoblamiento de las zonas rurales y posibilita el desarrollo sostenible.

En lo que se refiere a la ganadería, el modelo intensivo se basa en producir el máximo posible en una determinada superficie de tierra, utilizando una gran cantidad de insumos. Por contra, la ganadería ecológica puede disminuir de forma drástica las emisiones por kilo de alimento producido, ya que se basa en el uso reducido de insumos, cierra el ciclo de nutrientes y mantiene la fertilidad del suelo; además, proporciona bienestar animal y ofrece muchos beneficios ambientales para el suelo, el agua y la biodiversidad.

Desde Ecovalia tenemos la certeza de que la producción ecológica tiene la llave para una mejora sustancial de la sostenibilidad del planeta.

Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia

Fuente: redsostal.es

About Marisa Sardina

Te puede interesar

Entrevista con Fabrice Beynet, director comercial de Coval

Todos conocemos la frase célebre de Henri Ford: “El cliente puede elegir el auto del …

Publicidad

Aspack
Pharmalog
Primera
Robatech
IMC
La-Parrilla
Liderpack
Northgate

Actualidad de la industria de las bebidas