Page 118

Anuario TPI 2016

118 Leandro Pérez Manzanera, presidente de Autelsi as encuestas AUTELSI sobre Tendencias TIC realizadas últimos años, encuestas que se han convertido en una tradición dentro de nuestra Asociación y en las que se recoge la opinión de los responsables TIC de las principales organizaciones tanto privadas como públicas de nuestro país, ponen de relieve que estamos viviendo un tiempo de cambios disruptivos, tanto para los negocios como para los Departamentos TIC. Llama la atención que hoy en día se prioriza mucho más el uso de la información / inteligencia, para innovar en productos y servicios a través de la mejora de los procesos de negocio, que la reducción de costes TIC. En este escenario se denota la necesidad de que los CIO trabajen más de cerca de los líderes de negocio, para asegurarse de que las TIC estén dando soporte a la innovación necesario para, además de mejorar productividad y rentabilidad empresarial, puedan tener la flexibilidad necesaria para responder de forma rápida a las expectativas de unos clientes cada vez más exigentes, en definitiva, mejorar la posición competitiva de la empresa. Las disrupciones no son un nuevo fenómeno, ahora se habla de la transformación digital o digitalización, pero hace 20 años ya se hablaba de pasar de lo analógico a lo digital, aunque la única limitación para que el concepto se transformara en negocio era tecnológica: servidores, almacenamiento, comunicaciones,… que o bien era cara o no tenía las prestaciones adecuadas para alcanzarla. Lo importante es que ahora sí se puede, es una realidad y va a tener un efecto que todavía no podemos vislumbrar. Las empresas tienen ante sí el reto de transformarse y adoptar la digitalización para ser más competitivas y evitar su desaparición. Esta transformación digital que viviremos los próximos años abarcará más que una transformación tecnológica pues lo que está digitalizándose es la sociedad, la cultura, la política, los trabajadores y los consumidores. En este contexto de aceleración en la adopción de tecnología, que imprime una velocidad vertiginosa al desarrollo de nuevos negocios, y en el que no nos podemos olvidar de elementos fundamentales como la seguridad y el compliance, me gustaría destacar una pieza clave: el dato. “Internet of Things” (IoT), la utilización de dispositivos inteligentes o wearables, el Social Business, las capacidades de comunicación y almacenamiento y el análisis de la ingente cantidad de datos que generan en tiempo real, están cambiando y van a cambar el mundo. En los próximos años veremos qué uso se hace y quien lo hace, de lo que ya se ha bautizado como el “petróleo” del siglo XXI. Concluyendo, hace unos años España estaba sumida en una gran crisis, siempre por debajo en todos los indicadores europeos de digitalización. Hoy estamos revertiendo la situación, gracias no solo a las inversiones públicas, sino también a los agentes privados. Sin embargo, España necesita un impulso digital, y eso pasa por el Mercado Único Digital. En línea con la estrategia para crear un mercado único digital, es necesario que la administración Europea impulse las políticas adecuadas que agilicen esta transformación; acelerando la inversión, el despliegue de banda ancha, la aprobando una regulación facilitadora…. El futuro de nuestra economía pasa por construir este mercado único digital en el que las empresas europeas puedan demostrar sus capacidades y competir a nivel global. �� 0pinión Trasformación digital L


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above