Page 120

Anuario TPI 2016

Ignacio Prieto, Área Manager Spain and Portugal de Gartner a rapidez con la que el usuario de la tecnología está siendo bombardeado con nuevas funcionalidades, nuevas versiones que si bien no cambian mucho, generan necesidad de compra, o las nuevas exigencias en la utilización de los servicios tradicionales, a través del uso compartido o de la utilización del activo de un tercero, hace que las organizaciones tengan que evolucionar los modelos de propuesta y experiencia de cliente, más rápido, de lo que les permite su propio modelo operativo o arquitectura empresarial. Las empresas tienen que enfocarse ahora en las personas y la cultura, más que en los procesos o herramientas que les han permitido mejorar las operaciones y la propuesta de valor a sus clientes actuales, y así mejorar al mismo tiempo la colaboración interna entre equipos. Durante este año ya hemos visto que, cerca del 70% de los negocios digitales exitosos, cuenta con procesos deliberadamente inestables diseñados para variar según la situación cambia con los nuevos requerimientos de los usuarios. Las nuevas tecnologías traen cambios en el mercado al introducir variables que antes no disponíamos y no manejábamos en nuestros modelos operativos: para 2020, cerca del 40% de los empleados puede reducir sus gastos en salud, con el uso de sensores que hagan un seguimiento del ejercicio realizado, o que para 2022, la introducción de IoT (Internet of Things) producirá un de ahorro a los consumidores y empresas de cerca de un trillón de dólares americanos, al año, en mantenimiento, servicios y consumibles. Las empresas tendrán que redefinir los modelos operativos y de creación de sus servicios y productos, en base a los cambios que sus usuarios requieran, de manera dinámica, y por eso será primordial que exista una relación más directa entre las áreas de fabricación, desarrollo e innovación, con el cliente final. El modelo actual, basado en una estructura de unidades verticales deberá de convertirse en una arquitectura mucho más transversal, donde exista una comunicación y relación directa entre el que genera el producto y el usuario final, donde la información que se comparta sea directa, y exista un equipo con la responsabilidad para tomar decisiones en cada paso de la cadena de producción o servicio generado, según el feed-back del cliente. Pero ¿cómo generar mayor competitividad a través esta nueva arquitectura del negocio digital? Convertirse en una empresa digital conduce a nuevas fuentes de ingresos, con nuevas ventajas competitivas por la modernización de las operaciones existentes, como las creadas por un personal más cualificado, con una visión del cliente mejorada, liderazgo en tu ecosistema, agilidad financiera, y creación de marca. Por ejemplo, las máquinas inteligentes, redefinirán cómo las empresas podrán obtener ventajas competitivas a través de la mayor productividad, capacidad y coste del personal. Otras ventajas competitivas provendrán de fuentes completamente nuevas, como por ejemplo, la impresión 3D, que creará la capacidad instantánea de fabricación de ciertos productos que permitirán saltarse las barreras del comercio global. Desde Gartner creemos que esta ventaja competitiva vendrá de la mano de las nuevas tecnologías, como In- 0pinión La transversalidad y el negocio digital L 120


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above