Page 126

Anuario TPI 2016

El desarrollo paulatino del vehículo eléctrico tiene una implicación importante en la industria de automoción instalada en España. España es de los pocos países que fabrica cinco modelos de vehículo eléctricos, más de 30.000 unidades al año. Vehículos eléctricos que se distribuyen a más de 40 países de todo el mundo. “Las previsiones de demanda apuntan a que en el mundo se necesitarán más vehículos eléctricos y como España tiene un fuerte conocimiento industrial en este ámbito, nuestro país puede aspirar a fabricar más volumen y más modelos de vehículos eléctrico. Esto nos dará un posicionamiento a escala mundial como un país que además de fabricar vehículos, fabricamos nuevas tecnologías alternativas”, ha comentado David Barrientos, director de comunicación de anafia, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles. En este sentido, las ciudades serán las grandes beneficiadas y “cuando éstas apuesten de forma decidida por ello, será fundamental para conseguir que la gente vea que esto funciona de manera eficaz y eficiente energéticamente si el vehículo eléctrico no se asocia a una limitación de autonomía y dependencia de una infraestructura. La potente industria española de componentes es otro de los factores clave de competitividad del sector del automóvil. 1.000 empresas fabricantes de equipos y componentes de automoción pertenecientes a 720 grupos empresariales están instaladas en el país, garantizando el servicio y suministro de las plantas de fabricación. El sector de componentes factura cerca de 30.000 millones de euros, de los que el 60% corresponden a exportaciones. �� MERCADO ELECTRÓNICA visibles dadas las inversiones que se han realizado en dicho sector. Señalar que continúa el aumento en el sector de alimentación y bebidas y también el importante aumento en relación con el año anterior del sector del metal. EL VEHÍCULO ELÉCTRICO MARCA EL FUTURO El sector del automóvil ha sido hasta ahora un sector que ha experimentado pocas variaciones en sus modelos de negocio. Sin embargo, parece que la conectividad y ��a automatización van a cambiar de forma muy�� relevante este sector en los próximos años. La digitalización del sector pasa por cuatro grandes retos: El paso al�� coche eléctrico, la conectividad, la automatización y los�� servicios relacionados con la movilidad, como las herra-mientas para compartir vehículo. El automóvil eléctrico ya es una realidad y se espera que entre 2020-2030 sea una industria completamente desarrollada. Los objetivos de la legislación son claros: Llegar a 2020 con una cuota de vehículos eléctricos del 20%. El sector se muestra optimista aunque hay distintas opiniones entre los que creen que en 2018 llegará el punto de inflexión y aquellos que creen que habrá que extender diez años más el plazo para poder ver el desarrollo total de la industria en este ámbito. Pero en lo que todos coinciden es que el crecimiento, una vez se popularice esta tecnología, será exponencial. Ahora bien, los retos todavía son evidentes y habrá cambios, especialmente en demanda, infraestructuras y, especialmente, en el ámbito industrial. INDUSTRIA��4.0, HACIA��UNA��FABRICACIÓN��FLEXIBLE Los nuevos desarrollos tecnológicos, la hiperreconciliad y la globalización de la economía están planteando importantes oportunidades y retos a nuestra economía. La industria también debe abordar estas oportunidades y retos, para evolucionar y posicionarse como un sector fuerte, competitivo y de referencia internacional. La interacción entre software y hardware, la aparición de nuevos materiales, el desarrollo de sistemas operativos más potentes, el diseño de procesos más eficientes y la digitalización de los procesos y servicios están gestando el nacimiento de una Industria 4.0 que tendrá repercusión real en la sociedad. La “personalización y culturizarían” son una mercadotecnia social emergente por la cual los consumidores actuales y del futuro ponen un énfasis creciente en los productos personalizados. Esto significa que la flexibilidad de la fabricación será un factor clave en el futuro, con líneas de producción lo suficientemente flexibles como para producir una unidad a medida gracias a las tecnologías habilitadoras de la industria 4.0. 126


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above