Page 132

Anuario TPI 2016

Raúl Calleja, director de Matelec Industry. ntre las principales características intrínsecas de la industria electrónica y, en general del sector tecnológico, se encuentra la transformación continua. Una transformación que se ha acelerado todavía más en los últimos años como consecuencia de la grave crisis económica que hemos padecido. A ello hay que añadir el proceso de aceleración de cambios introducido por los últimos desarrollos y la creciente conectividad, que está multiplicando las novedades en los diferentes sectores y ámbitos económicos e industriales. No hay más que ver las cada vez mayores aplicaciones que se están produciendo en segmentos como la automoción, la salud, el urbanismo… Pero la tecnología y la industria electrónica no solo están provocando cambios en los sectores económicos, sino que también generan nuevas tendencias en los hábitos, el ocio, el consumo y la forma de trabajar. Según los últimos estudios, casi un 34% de los autónomos y pymes trabajan en movilidad, y de éstos la mitad lo hace más del 75% de su tiempo fuera de su lugar de trabajo. Además, 1 de cada 4 autónomos y pymes utiliza el hogar como lugar principal de trabajo gracias a que se lo permiten los adelantos tecnológicos. Los dos principales indicadores para medir la digitalización de un profesional o de un negocio son el uso de dispositivos electrónicos y de herramientas digitales en las actividades diarias de una empresa. En el primer semestre de 2016 las ventas de bienes tecnológicos en Europa occidental superaron los 99.000 millones de euros, el 1,2% más que en el mismo periodo de 2015, según GfK Temax. Y, concretamente, el sector de electrónica de consumo registró en esta primera mitad del año un crecimiento del 3,6%, hasta los 13.535 millones de euros. Uno de los últimos informes de Vodafone España pone de manifiesto que la innovación es una preocupación de las sociedades avanzadas; una actitud que refleja la evolución de la sociedad, que tiene repercusión directa sobre el bienestar y la seguridad de los ciudadanos y que afecta a las empresas, los técnicos y centros de investigación. Pero esta innovación no puede conseguirse a cualquier precio, sino que debe llevar implícita una cultura de consumo eficiente que, por otra parte, es el único camino para garantizar la sostenibilidad y la competitividad de la industria. Así, los fabricantes deben hacer que innovación y sostenibilidad vayan de la mano y convertir ambas premisas en una estrategia conjunta de futuro, que tendrá que seguir adaptándose a los cambios continuos que se están produciendo en las tecnologías y los dispositivos inteligentes. Unos cambios que nos están haciendo avanzar, fundamentalmente, desde el producto hacia el servicio. Conscientes de todo ello, IFEMA ha organizado Matelec Industry, un salón al servicio de los distintos sectores industriales, que ayudará a potenciar sus capacidades productivas hacia un entorno de Smart Factory e Industria 4.0 con la automatización de procesos y la gestión energética. En definitiva, un evento que cubrirá la necesidad de encuentro entre oferta y demanda, y en el que se darán a conocer los últimos avances en la industria electrónica y las nuevas tendencias tecnológicas que marcarán el futuro del sector. �� 0pinión La industria electrónica, un sector en continua transformación E 132


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above