Page 150

Anuario TPI 2016

Jesús Pérez, director del Cluster de Innovación en Envase y Embalaje esde el Clúster de Innovación en Envase y Embalaje, más que en el presente o el pasado queremos poner el acento del sector en los retos futuros que éste está demandando y que, sin duda, pasan por dos pilares fundamentales como son la innovación y la sostenibilidad. En este sentido, una de las apuestas más acertadas de este sector son las tendencias ‘Ecofriendly’ y la aportación de experiencias al consumidor, junto con la optimización de los envases y la búsqueda de nuevos materiales. El respeto por el medio ambiente es una de las bazas de los envases en la actualidad, y, tras esta premisa, no solo nos encontramos con que un envase ha de ser fácilmente reciclable o reutilizable, sino que ha de proceder de fuentes naturales o biodegradables. El reto fundamental es reducir el impacto ambiental y la huella de carbono, para, de este modo, contribuir a la reducción del impacto global. Aquí vemos como grandes compañías como Coca Cola ya están avanzando en este terreno y tomando la delantera como por ejemplo con su botella Plant Bottle fabricada al 30% con bioplásticos, a partir de plantas. Situación que reduce la producción de huella de carbono en un alto porcentaje en relación al tradicional PET. Los avances con nuevos envases y la investigación dentro de éstos es esencial y en ese sentido el Clúster de Innovación en Envase y Embalaje también está aportando sus granito de arena e implicando a sus empresas asociadas en la investigación y el logro de nuevos materiales. En este caso, hemos coordinado el ‘proyecto destinta’ que valida el uso de plástico destintado como materia prima análoga en calidad al producido por la industria petroquímica. Otro de los terrenos en los que se está avanzando a pasos agigantados y, más que futuro, es ya presente es en el packaging inteligente y activo. Tintas del envase que cambian de color, si el producto está en mal estado, o envases que liberan compuestos naturales para conservar mejor los productos frescos. Aunque muchas de estas soluciones, ya están en el mercado, necesitan estabilizarse para llegar a ser rentables comercialmente. A parte de estas dos premisas, en el sector agroalimentario se está añadiendo un extra al envase como es que, a parte de contener un alimento, el envase pueda servir para calentarlo y para comerlo. Junto a ello, las compañías están utilizando su packaging como un elemento y potente herramienta de marketing. Todas estas premisas, junto a la necesaria optimización de los materiales y la racionalización de los envases y embalajes hace que las empresas del sector tengan que invertir en nuevos desarrollos, mediante la innovacion de productos y procesos, para cubrir las necesidades del mercado. Sabemos que no todas las empresas tienen la capacidad de investigar por su cuenta y que el mercado español es una fragmentación de pymes y micro pymes y por ello, buscamos como entidad llegar a que todas estas compañías puedan estar presentes en proyectos e investigaciones innovadoras, favoreciendo la cooperación, porque este es el mejor camino para enfrentarse a las apuestas futuras del sector. �� 0pinión Las apuestas del embalaje D 150


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above