Page 30

Anuario TPI 2016

Sonia Fdez. Ayala, directora General de ANDECE. uando has pasado por un desplome de tu mercado de un setenta por ciento en cinco años, llega el momento en que un mantenimiento de las ventas o un ligero incremento, por nimio que sea, puede parecer como caído del cielo. Pero no cae de ninguna parte. Se lucha día a día. Ves poco a poco cerrar a algunos, incluso con capacidades tecnológicas avanzadas. En la Asamblea General de ANDECE de 21 de abril de este año 2016, pudimos dar dos buenas noticias. Según los datos disponibles de Registro Mercantil, referidos a Cuentas Anuales 2014, por un lado, las ventas registraban un incremento del ocho por ciento y, por otro lado, el EBITDA ya aparecía “en negro”. Las cifras en rojo asustan, decepcionan, desincentivan. ¿Por qué sigo en este sector? Será porque después de la tempestad viene la calma. Hay que asirse fuerte, muy fuerte, a los datos positivos de visados de viviendas y a los proyectos de inversión, nacional o extranjera, en oficinas, hoteles, centros comerciales y centros logísticos. El contrapunto: la evolución de la licitación pública. El Reino de España se está descapitalizando. Se mantiene el gasto corriente y se deja a un lado la inversión. Nos empobrecemos. El capital humano especializado en obra civil se deslocaliza. Llegados al absurdo, y si hiciese falta construir un puente, ¿recurriríamos a traerlos de vuelta de Latinoamérica, Norteamérica o resto de Europa? No hay que parar. Queda mucho por hacer, por mejorar. Sorprende ver a los niños, casi bebés, como adoptan y aprovechan la tecnología con naturalidad, para su propio beneficio: jugar y disfrutar. ¿Un modelo para la industria 4.0? Habrá que sacarle jugo, hasta la última gota, a las posibilidades tecnológicas a nuestro alcance. Sin miedo, con cabeza. Un pilar fundamental para que no solo el EBITDA, sino también el resultado, luzcan en negro. En ANDECE ya contamos con un primer catálogo BIM de productos genéricos. Las plataformas tecnológicas ofrecen un interesante posicionamiento de mercado. La digitalización en la industria puede dar pie a mejoras de costes y productividad. Procesos industriales, administrativos, comerciales optimizados: hacer más con menos y hacer mejor. Hay que hacer mejor porque el mercado es implacable y también porque la sociedad lo exige. Quien no ha pensado en las consecuencias para el futuro de nuestros hijos o nietos, de las actuaciones presentes de nuestra forma de proyectar y construir. Preferimos no ver montoneras de escombros ¿verdad? Si hay algo que fomenta la transparencia y que guía sobre los mínimos exigibles, esas son las normas. Nuestra asociación se ha basado en ello para desarrollar las reglas de categoría de producto sobre las que obtener las declaraciones ambientales de productos prefabricados de hormigón, UNE 127757 IN. La construcción industrializada es sostenible de por sí. La producción en planta genera menos residuos, supone mayor seguridad laboral, implica plazos y costes ajustados y controlados. La construcción industrializada en hormigón aporta, además, sus propiedades intrínsecas. La durabilidad es clave en el análisis de ciclo de vida de las construcciones. La inercia térmica del hormigón proporciona eficiencia energética sin coste adicional. Todo apunta pues, hacia un mejor futuro para la industria del prefabricado de hormigón. Que las fuerzas externas no lo impidan, que se materialice y que desde ANDECE lo veamos y promovamos. �� 0pinión Brisa de aire fresco C 30


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above