Page 4

Anuario TPI 2016

4 esde el Grupo TPI volvemos a cerrar el año con el anuario multisectorial que estrenábamos oficialmente en 2015 por estas mismas fechas. Un anuario con el que pretendemos ofrecer una perspectiva global de la economía española a través de los sectores de actividad en los que Grupo TPI tiene presencia y que recopilamos en nuestra publicación online Profesionales Hoy (www.profesionaleshoy. es): infraestructuras, minería, construcción, bebidas, construcción naval, electrónica, energía, espacios verdes, packaging, puericultura y TICs. Perspectiva muy halagüeña a tenor de la confianza mostrada por los empresarios españoles sobre el futuro de nuestra economía. A pesar de que hemos estado un año con un poder ejecutivo paralizado por la interinidad que supuso la indefinición del resultado electoral, se ha podido constatar el cambio de tendencia que ya reflejábamos el año pasado. Ahora, una vez formado un Gobierno, el optimismo que se desprende de las encuestas de opinión empresarial se debiera ver reforzado. Pero más que opiniones, los hechos son los que debieran apuntalar ese optimismo y aquí, quizás, es donde existen importantes lagunas. Por una parte, los datos de los diferentes sectores que recogemos en la presente publicación ratifican la tendencia a la estabilización de las distintas áreas de actividad. En algunas, incluso, podemos apreciar el crecimiento del negocio, si bien no están exentas de riesgos, como la ralentización sufrida en algunos sectores en el segundo semestre. Sobre todos estos datos nos ayudan a clarificar y entenderlos las opiniones de los expertos y profesionales que han colaborado con sus tribunas en el anuario de este año. Unas opiniones, no obstante, cuyo común denominador también es el optimismo sobre el futuro inmediato, pero más importante si cabe, el deseo porque ese futuro vaya a mejor. Y aquí es donde está la otra parte. El deseo que emana de estas tribunas es un deseo compartido por la mayoría de la sociedad, que ha pasado de la depresión que genera toda recesión económica, al anhelo porque cambien las cosas y, ahora, por las ganas de hacer que cambien. Un dato que puede pasar inadvertido, pero que bien saben los estudiosos de las tendencias económicas que se convierte en sustancial, precisamente, para hacer que las cosas tomen un rumbo u otro. Ese deseo de cambio, de que todo vaya a mejor, puede convertirse en el motor para asentar el cambio de tendencia iniciado al término de la pasada legislatura política, donde los datos macroeconómicos apuntaban que la crisis había acabado, que habíamos tocado suelo con las caídas y que podíamos empezar a levantarnos. Lo importante ahora es apuntalar esa recuperación. Que el cambio de tendencia se convierta de verdad en tendencia, de crecimiento y desarrollo económico y social, que buena falta nos hace después de pasar unos años de calvario. Unos años en los que gran parte del tejido industrial y empresarial español se ha deshecho. No en vano, sectores en los que Grupo TPI siempre ha tenido una fuerte presencia, como el de la arquitectura y edificación, la construcción de infraestructuras o la minería, se han visto duramente golpeados. No han sido los únicos en sufrir, todos hemos sufrido, pero los que aún permanecemos en pie nos merecemos no sólo recoger los frutos del esfuerzo que ha supuesto llegar hasta aquí, sino de poder ser optimistas, de pensar en un futuro, en crecer, prosperar… No tenemos una bola de cristal para predecir si de verdad estamos ya en la senda correcta o todavía nos quedan padecimientos por el camino. De lo que si estamos convencidos es que por fin España se ha puesto a andar. Así que ahora toca ir dando pasos y, si Dios quiere y ningún político lo estropea, podremos hacer el camino correcto. Esperando que un año más tanto el anuario como la fiesta en la que volvemos a lanzarlo sean de su agrado, le deseamos que en 2017 se cumplan todas sus expectativas y la economía nos acompañe a todos en ello. Felices fiestas. D EDITORIAL


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above