Page 54

Anuario TPI 2016

Isidro Zarzoso, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER) as baldosas cerámicas españolas tienen una posición de liderazgo a nivel mundial en cuanto a calidad, diseño y funcionalidad. El producto en sí es de los más tradicionales de la historia de la arquitectura, y se continúa utilizando por su calidad y durabilidad. Además, nuestras empresas no cesan su investigación en la búsqueda de soluciones más sostenibles, tanto pasivas como activas; más innovadoras; y en definitiva que mejoren el hábitat de los usuarios. El impulso de la aplicación cerámica en las actuaciones de reforma y rehabilitación de viviendas y edificios es el presente y futuro. Un apoyo decidido por parte de las distintas Administraciones a la reforma y rehabilitación de viviendas y edificios, no sólo tendría un impacto beneficioso en el fortalecimiento de la economía y de nuestra industria, sino que la calidad urbana y de los ciudadanos se vería mejorada. Así lo estiman numerosas entidades y agentes. Nuestra industria destaca por su I+D+i y trabaja con tesón para afrontar las dificultades que experimenta la economía. Lo hace en múltiples frentes de futuro y con actividades sectoriales de innovación y promoción nacional e internacional, para la búsqueda de usos no tradicionales de la cerámica, en nuevos segmentos y espacios tanto arquitectónicos como decorativos. Somos una industria competitiva clave en el desarrollo económico de España. Es alentador observar que en el mercado doméstico se produce una ligera reactivación, que en buena parte se debe al tímido crecimiento de las reformas animadas por la mejora de la economía nacional. La cifra de ventas en el mercado nacional reveló el año pasado cierto cambio de tendencia y un avance, aunque ligero, con un crecimiento del 12%. No obstante, es necesario que las administraciones públicas se planteen un plan específico con suficiente dotación presupuestaria que active la reforma y que además de incluir deducciones tributarias, considere las ayudas directas, otras medidas fiscales y líneas de financiación; pues las que están en marcha son insuficientes. Todo ello debe ir acompañado de una adecuada política de comunicación para garantizar su éxito, y de habilitar mecanismos fáciles para que el usuario solicite las ayudas. La industria regresa al foco del debate político y son numerosos los ejercicios de reflexión para convertirla en un motor sostenido de la economía. El sector ha demostrado su esfuerzo y proactividad. Motivo por el cual precisamos de políticas industriales comprometidas y bien definidas que reflejen una clara apuesta, permitiendo el trabajo en un contexto competitivo y en un clima de confianza. �� 0pinión La clave de futuro: un necesario impulso a la reforma y la rehabilitación L 54


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above