Page 67

Anuario TPI 2016

67 que permiten lanzar a la población cualquier cosa, esté ajustada a la realidad o esté distorsionada. No importa. - La exagerada proliferación de normas y restricciones publicadas por las Autoridades Autonómicas y Locales, muy por encima de lo establecido por la Comisión y Parlamento Europeos, creando obstáculos, barreras y prohibiciones, que no siempre se ajustan a la realidad e impiden la actividad industrial y el aprovechamiento de unos recursos que son patrimonio de todos los españoles. - La obsolescencia de la vigente Ley de Minas de 1973, que fue muy buena, pero que queda inhabilitada, en buena parte, por la actual ordenación administrativa del Estado y la proliferación de normas y procedimientos autonómicos y locales. - La falta de comunicación veraz, detallada y concreta por parte de empresarios, asociaciones empresariales y profesionales que, unida a una insuficiente difusión del Conocimiento por parte de los centros universitarios, ha dejado el campo vacío para que sin oposición lo ocupen los anti-industria. El reto está ahí. Así lo hemos entendido en CONFEDEM y ahí estamos intentando transmitir al conjunto de la Sociedad, con la colaboración de Centros Universitarios, Colegios Profesionales e incluso Organismos de la Administración, la realidad de la Industria, su actuación rigurosa con ajuste a los preceptos de la Responsabilidad Social Corporativa y la Sostenibilidad y los beneficios que se derivan para las comarcas directamente afectadas y para el conjunto del Estado el disponer de una Industria Básica sólida, eficiente, solvente y potente. A partir de la Iniciativa de Materias Primas de 2008, la Unión Europea nos brindó una Oportunidad que, en razón a la oposición antes mencionada, hasta ahora hemos desaprovechado. Lo que es grave disponiendo de inversores serios, avanzados conocimientos técnicos, disponibilidad de las más modernas tecnologías, recursos geológicos interesantes y una necesidad cada vez más imperiosa de disminuir la impresentable bolsa de desempleo y el peligroso endeudamiento externo. La obsolescencia de la vigente Ley de Minas de 1973, que fue muy buena, pero que queda inhabilitada, en buena parte, por la actual Cuando nos reunimos con Asociaciones del exterior, encontramos que nos manifiestan su extrañeza e incomprensión ante el espectáculo que ofrece el panorama antes descrito. Porque está bien que España sea diferente, pero no tanto, cuando en muchos aspectos positivos ganamos a nuestros colegas de fuera. Por último, para reforzar todos los argumentos expuestos, venimos trabajando en colaboración con AENOR en la difusión de un magnífico paquete de normas, que nos sitúan en términos de Sostenibilidad por encima incluso de países de primera línea, complementadas con un sistema de certificación independiente, para garantizar a los buenos habitantes de esta tierra tan magnifica que es España, que lo que defendemos no es bueno solo porque lo digamos nosotros sino porque lo corrobora un sistema de certificación serio e independiente. Finalmente, resaltar que el futuro de la Metalurgia está muy comprometido por el elevado coste de la energía en España. Es necesario reducir este coste con carácter de urgencia. Las políticas energéticas desarrolladas últimamente en nuestro país han sido desafortunadas y han dado lugar a un diferencial negativo con nuestro entorno próximo, que lesiona la competitividad de nuestra industria. También aquí ha habido una influencia negativa de las asociaciones anti-industria y de los "apóstoles del pánico". �� ordenación administrativa del Estado y la proliferación de normas y procedimientos autonómicos y locales


Anuario TPI 2016
To see the actual publication please follow the link above