Home / AA Noticia principal / Casa Decor regresa al Barrio de Salamanca con un edificio construido bajo los preceptos estéticos del racionalismo

Casa Decor regresa al Barrio de Salamanca con un edificio construido bajo los preceptos estéticos del racionalismo

Tras siete años explorando distintas zonas de Madrid (Las Letras, Malasaña, Chueca…), Casa Decor 2019 vuelve al barrio de Salamanca, un emplazamiento que ya ha acogido este gran escaparate del diseño en doce ocasiones. General Oráa, Velázquez, Goya, Príncipe de Vergara, Jorge Juan… han transitado por las calles más emblemáticas del barrio, hasta llegar a la esquina de Núñez de Balboa con Juan Bravo, uno de los bulevares más hermosos y agradables de Madrid. Este edificio en esquina, muy reconocible para el paseante de la zona, forma parte de la riqueza urbanística del Barrio de Salamanca, como el colegio Jesús María, el palacio de Juan March o la Embajada de Italia (antiguo palacio de los marqueses de Amboage), muy cercanos a su próxima sede.

Construido en 1925, el edificio de la calle Núñez de Balboa 86 constituye un ejemplo de las imponentes viviendas que se realizaron en el Ensanche de Madrid hacia el este, proyectado por el arquitecto sevillano Carlos María de Castro, a partir de 1860. El Ensanche de Salamanca se diseñó con una trama octogonal, al estilo del Eixample barcelonés, inspirados, a su vez, en la cuadrícula urbana de otras ciudades, como París, Nueva York o Londres.

Desde su concepción, el Ensanche estuvo destinado a zona residencial de la aristocracia y alta burguesía, con edificios de viviendas de no más de tres pisos, patios interiores y numerosas zonas ajardinadas, que posteriormente fueron modificadas. Fue José de Salamanca y Mayol, un hábil hombre de negocios –considerado como el primer gran inversor inmobiliario que se conoce– quien adquirió las primeras licencias de urbanización de terrenos. De ahí, que se bautizara el barrio con el nombre de su promotor.

Dentro del Ensanche Salamanca, ya en el siglo XX, se desarrolló un sector hacia el norte, en las inmediaciones de las calles Ortega y Gasset y Juan Bravo, que estuvo configurado por palacetes, hoteles y viviendas señoriales construidos por la aristocracia y la nueva burguesía de antes de la Guerra Civil. A este desarrollo posterior pertenece el edificio de Núñez de Balboa 86.

Los entresijos del edificio

A pesar de que la construcción del edificio de Núñez de Balboa es del primer cuarto del siglo XX, cumple con la normativa arquitectónica que, desde un inicio, se deseó para el Barrio de Salamanca: planta baja y tres pisos de viviendas, esquina en chaflán y patio interior (probablemente, parte un antiguo patio de manzana).

La fachada, no obstante, muestra un estilo más vanguardista que las clásicas edificaciones decimonónicas, que se perpetuaron adentrado el siglo XX. Por los trazos rectos, cuarterones geométricos y ausencia de elementos ornamentales superfluos, podría decirse que se inspira en los preceptos de un racionalismo temprano. Llama la atención el uso del ladrillo como elemento decorativo en los paños verticales entre ventanales, la rejería de los balcones, sencilla pero trabajada, y la balaustrada de la planta baja, que se repite en las terrazas de la cuarta. Así mismo, es destacable el arco sobre la ventana del primer piso, con dos columnas a cada lado, que enmarca la entrada principal, y el uso de columnas adosadas, lisas y con capitel clásico, que flanquean las ventanas de la última planta, y que aportan cierta solemnidad neoclásica a la fachada.

Con 2.250 m2, el edificio cuenta con una planta baja, tres pisos de viviendas, y una cuarta planta, con una sala principal a modo de torreón, que se completa con la vivienda del portero hacia la zona de atrás, y sendas terrazas de 58 y 74 m2, con vistas a las dos vías. Un patio central, de 100 m2, determina la disposición en L de las viviendas, dotando de luz a todas las estancias interiores.

En resumen, un edificio de viviendas singulares, ya que cada una de ellas cuenta con 330 m2, en los que se suceden amplios vestíbulos, salas y antesalas, despachos, numerosos dormitorios, espaciosos cuartos de baño, cocinas de 30 metros, que incorporan un comedor de diario, y zona de servicio. En otras palabras, magníficas viviendas, en las que aún se puede respirar el esplendor señorial de antaño.

Seis semanas de exposición

Esta edición, que se inicia el 24 de enero y finaliza el 10 de marzo 2019, transcurrirá a lo largo de 47 días, es decir, una semana más de lo habitual hasta entonces, de cinco semanas. Dado el éxito de taquilla de la pasada edición, en donde se batió el récord de visitas (49.393), Casa Decor ha decidido prolongar las fechas de la exposición para que el público pueda visitar la casa de manera espaciada y, así, mejorar la experiencia de su recorrido. De forma paralela, los profesionales y empresas podrán aumentar el retorno de sus proyectos y maximizar su participación durante más días.

About ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

Jardines verticales: cómo convertir el cemento en poesía visual

TEXTO: Fernando Pozuelo. Fernando Pozuelo Landscaping Collection @Jardindeautor Los jardines verticales han irrumpido con fuerza en …

Publicidad

Actualidad sobre eficiencia y recursos energéticos

Actualidad sobre paisajismo y jardinería

Actualidad sobre la obra pública