Home / AA Noticia principal / Teresa Batlle: “La mejor eficiencia energética es la que proporciona confort sin necesidad de máquinas”

Teresa Batlle: “La mejor eficiencia energética es la que proporciona confort sin necesidad de máquinas”

Firme defensora de concebir el proyecto siempre desde el parámetro de la sostenibilidad, Teresa Batlle lleva treinta años desarrollando programas en los que el respeto por el medio ambiente y la eficiencia energética están presentes en cada paso que da, por pequeño que sea. Desde Pich Architects, el estudio que dirige junto con Felipe Pich-Aguilera, impulsa proyectos de innovación e investigación aplicada, estableciendo para ello un fuerte diálogo con la industria y los centros tecnológicos.

Vuestra arquitectura habla de valores, de compromiso, de respeto, de responsabilidad ¿cuáles son los pilares que sustentan los proyectos que lleváis a cabo?

Intentamos integrar nuestros desiderátums ciudadanos, nuestros deseos y aspiraciones, en la arquitectura que realizamos, y este es uno de los motivos por los que llevamos muchos años involucrados en temas de sostenibilidad: económica, social y, sobre todo, ambiental. En un momento dado, nos tuvimos que implicar en construir lo que habíamos proyectado, algo que nos hizo ser conscientes de que faltaba mucho en la calidad de la construcción. Y fue esta relación con los industriales, que son los que realmente proporcionan los productos, la que nos llevó directamente a la conciencia de recursos, del consumo de energía y, en definitiva, a la conciencia medioambiental. En este ámbito, creo que el tema de la economía circular, a día de hoy, lo engloba todo.

Si hablamos de arquitectura sostenible, ¿qué factores entran en escena?

Centro de Investigación del Recinto Hospitalario de Sant Pau.

La arquitectura tiene una importancia que no se le está dando en lo que se refiere al aspecto propiamente ambiental, de bienestar. Se habla mucho de eficiencia energética en maquinaria y, realmente, la mejor eficiencia, en materia de energía, es aquella que proporciona confort sin necesidad de ninguna máquina. La sostenibilidad empieza por una mejor arquitectura que consiga la mayor reducción de la demanda energética, y luego ya entrarán en juego los sistemas constructivos, los materiales que utilizas, el uso que le das… En nuestro caso, en el estudio hablamos mucho de capas, sistemas y atmósferas, ya que realmente cuando hacemos arquitectura estamos creando un ambiente interior, con el menor consumo de energía y recursos posibles. La buena arquitectura es, a fin de cuentas, la que da una calidad de vida del interior y urbana.

“La buena arquitectura es la que da una calidad de vida del interior y urbana”

¿Qué materiales no pueden faltar en un proyecto de Pich Architects? ¿Todo depende de su uso?

Parque científico y tecnológico agroalimentario en Lleida.

Teniendo en cuenta la industria y los productos que existen, el usuario tiene que intentar utilizarlos de la manera más eficiente y respetuosa con el medioambiente. No se trata de poner en alza unos y descartar completamente el uso de otros más “nocivos”. Por ejemplo, en el caso del hormigón, somos conscientes que es de los que más afecta a las emisiones de CO2 a la atmósfera, pero la solución no es tacharlo de la lista, sino conseguir que los responsables se esfuercen en reducir tales emisiones. En este sentido, estamos asesorando a empresas relacionadas con el hormigón para que utilicen su producto de la mejor manera desde el tema de eficiencia y demanda energética.

Si nos paramos a analizar el tema de la madera, en España ahora se empieza a hablar de los beneficios de su uso, pero no se ha tenido en cuenta la visión de que realmente un árbol, para que sea utilizado, necesita unos años. Concretamente en Cataluña, se debate mucho sobre la plantación de árboles, pero esto conlleva que hay que esperar al menos diez años para que realmente podamos empezar a tener una conciencia de una madera competente para la edificación.

Y si ahondamos en los certificados sostenibles, como es el caso de BREAAM o LEED, ¿consideras que son efectivos? ¿Permiten una mayor concienciación tanto en los agentes que componen el sector como en la sociedad?

Reforma integral edificio de oficinas Aura Seguros.

Es cierto que todos estos certificados sirven para concienciar pero, si nosotros como arquitectos consideramos que la manera de crear edificios sostenibles, eficientes o saludables se basa en mirar los indicadores y decir si se cumplen o no, algo estamos haciendo mal. El aspecto medioambiental no tiene que ver con el LEED, sino con un buen proyecto, con la concepción del mismo. Teniendo en cuenta la luz, por supuesto, pero también aspectos como el aire o la envolvente.

¿Es medible la sostenibilidad dentro de un proyecto?

Si, plenamente, no es pura intuición. El problema se da cuando tienes que cumplir una serie de puntos y estos los derivas hacia poner una bicicleta en lugar de poner una envolvente eficiente. Como la arquitectura científicamente es mucho más difícil de demostrar, permanece en segundo nivel, mientras que se sitúa en primer lugar una luz eficiente, unos grifos o unos váteres con dos descargas. Primero hay que hacer un edificio que demande lo mínimo y, después, ya nos fijaremos en todo lo demás.

“En lo referente a las políticas energéticas, empezaría por el incentivo y no por la subvención”

En lo que se refiere a las políticas energéticas, ¿se ajustan a las necesidades que demanda el sector constructivo? ¿Cómo erradicar los problemas existentes desde su raíz?

Empezaría por el incentivo y no por la subvención. Existe una desconfianza muy fuerte hacia todo lo que se hace, un gran control y una fiscalidad enfermiza para dar las ayudas. Es cierto que ha habido muchas subvenciones, pero la dificultad de promotor o del usuario en pedirlas es tan grande que no se estimula en absoluto la rehabilitación.

Pasemos de la teoría a la práctica, cuéntanos algún proyecto que hayáis llevado a cabo desde el estudio y que demuestre vuestro compromiso con la eficiencia energética.

Un proyecto interesante es el Instituto de Investigación Sant Pau, que cuenta con una envolvente cerámica, tecnológica y con una perforación continua de la misma gama cromática que los pabellones históricos del hospital modernista. Desde el espacio urbano tiene un juego de luz precioso y, además, estamos protegiendo el edificio del sol. A ello se suma que hemos puesto los colores hacia el interior, por tanto estamos creando bienestar. Como dato, resaltaría que las estrategias de eco eficiencia permiten un ahorro del 62% de consumo de energía (kWh) respecto un edificio de referencia de la misma tipología que cumpla la normativa.

La arquitectura es muy abstracta, hay una parte muy concreta física, pero luego hay una parte muy abstracta que es generar bienestar. Nosotros no solo creamos un edificio, sino que creamos un espacio en el que se esté bien, que sea confortable.

Gran parte de vuestros proyectos se ubican en Cataluña, ¿os sentís más cómodos trabajando en casa o buscáis focalizaros en otros lugares?

La experiencia internacional nos ha gustado mucho, incluso se considera con más respeto nuestro trabajo. Yo creo que la crisis nos ha hecho daño, como si todo estuviese rígido y empequeñecido, hay una actitud temerosa, no hay voluntad de mejorar lo que construimos, ni de escuchar los cambios que la sociedad está demandando, sino de seguir haciendo todo como siempre se había hecho.

¿Y cuál dirías que es la misión del arquitecto ante este panorama?

Bloque de viviendas “Pintor Alsamora” en Barcelona.

Yo creo que los arquitectos podemos dar más de sí. El que el proyecto funcione, que cumpla las normas, que tenga un precio asequible, etc. profesionalmente lo hemos de dar, es nuestra obligación. Pero, además de ello, nuestra misión está en aportar un valor más allá de simplemente lo funcional, lo técnico, lo normativo…

Dentro del sector los engranajes tienen que cambiar, y el encargado de ello tiene que ser el arquitecto. Industriales, consultores, promotores… todos tienen que trabajar en la misma mesa, junto con nosotros, para entender las necesidades del conjunto y proyectar desde ellas. Los condicionantes para mí no son una limitación, son simplemente puntos a poner en el proyecto. El precio no es una limitación, ni el sistema, los recursos o la eficiencia energética. Al revés, son los ingredientes para hacer un buen pastel, que es el proyecto.

“Algo estamos haciendo mal si consideramos que la manera de crear edificios sostenibles se basa en mirar si cumplimos una serie de indicadores”

Acabemos hablando de futuro, ¿qué formas de habitar el territorio y de edificación se te vienen a la cabeza de aquí a unos años?

Centro Wellness en Monterey, México.

Lo primero es que los jóvenes ya no quieren poseer, sino disfrutar, y esto se traduce en que el alquiler se impondrá frente a la propiedad. También hay que prestar mucha atención al tema de compartir (vivienda, espacio de trabajo…) y, para ello, será necesario que las normativas eliminen la edificación por usos y no etiquetar si esto es vivienda, una oficina o un equipamiento. En cuanto a las innovaciones, creo que los productos y sistemas tenderán a una calificación ambiental importante y a una conciencia sobre la escasez de ciertos recursos, una situación que, inevitablemente, nos hará tener muy presente la economía circular en nuestro día a día.

About Laura García-Barrios

Coordinadora Editorial NAN Arquitectura y Construcción

Te puede interesar

La III edición del Concurso Eurostars Hotel Lab desvela como serán las habitaciones de hotel del futuro

Eurostars Hotels cierra la tercera edición del Concurso de Innovación y Diseño de Espacios Hoteleros, Eurostars Hotel Lab, con 176 proyectos focalizados en el rediseño de una habitación de hotel.

Publicidad

Actualidad sobre eficiencia y recursos energéticos

Actualidad sobre paisajismo y jardinería

Actualidad sobre la obra pública